TÍTULO:"The dispatches of Field Marshal the Duke of Wellington, during his various campaigns in India, Denmark, Portugal, Spain, the Low Countries, and France fron 1799 to 1818" Londres. 1838.

     Me he limitado a traducir únicamente los que afectan a la ciudad de San Sebastián o alos protagonistas del asedio.

     Al final de este trabajo de traducción de los Despachos, tenéis a vuestra disposición la descarga en pdf del Vol. X y XI de los Despachos de Wellington.

 

Para los miembros de la Comisión de la Oficina de Transporte.

Irurzun, 24 de junio, 1813.

Caballeros,

El capitán Leith Hay de 11º de infantería, que fue hecho prisionero hace poco tiempo, ha sido autorizado a regresar al ejército británico, por lo que les agradecería que enviasen a Francia para su intercambio al capitán Cheville de la artillería francesa, actualmente prisionero en libertad condicional en Abergavenny.

Adjunto una carta para este oficial, que les ruego le sea correctamente remitida.

Tengo el honor de ser, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente Coronel Bourke.

Orcoyen, cerca de Pamplona, 24 de Junio, 1813.

Sir,

Le muestro a continuación el duplicado de mis despachos al Secretario de Estado del 22 y 24 del actual, y de hoy, que contienen las cuentas de la batalla del 21, cerca de Vitoria, y de los acontecimientos posteriores en este trimestre.

Usted Avill habrá visto que me propongo poner sitio a Pamplona, y quiero a hacer uso, en esa operación, de veintiocho 12 libras franceses, tomados al enemigo en la batalla de Vitoria.

Adjunto cartas para los oficiales al mando de Ferrol y de la provincia de Galicia, para pedir que  conjuntamente con usted pongan los medios necesarios para el envío a Deba a la cantidad de 28.000 disparos para los 12 libras, , y le pido que presione tanto como pueda estar en su poder la entrega de los disparos en los arsenales, y que se ponga de acuerdo con el Comisario General y los oficiales de la Armada británica en A Coruña, o cualquier otra Autoridad británica que pueda estar allí, para el alquiler de embarcaciones para llevar los disparos a Deba, y que inculque en ellos la necesidad de que, por el bien del servicio de Su Majestad y la causa, todas las personas deberían esforzarse para realizar este servicio en ejecución.

Tengo el Honor de, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Orcoyen, cerca de Pamplona, 26 de Junio, 1813.

Tuve el día de hoy el honor de recibir su carta del 19. Antes de que reciba esta, usted probablemente habrá oído hablar de la victoria del 21. Los enemigos están en retirada a Francia, por lo que me propongo de forma inmediata comenzar el asedio de Pamplona.

Envié ayer un oficial para Santander, con las instrucciones para llevar al puerto de Deba el tren de asedio y su equipo, que está ahora, espero, en Santander. Me temo que será necesario transbordar la artillería, etc. a embarcaciones más pequeñas, ya que las comunicaciones por tierra desde Deba son mucho más convenientes que por Bilbao, por lo tanto, he dado instrucciones de que la artillería, etc. pueda ser transbordado a pequeñas embarcaciones, tomadas en Santander, en su caso, o solicitadas allí, y se advirtiera a los buques en los que se embarcaron  que  no puede entrar en Deba a causa de al poco calado de agua.

Le pido que me ayude con estas medidas con su influencia y asistencia en Santander.

Me propongo utilizar en el asedio de Pamplona algunos de los cañones franceses de 12 libras capturados en la batalla de Vitoria, y he pedido a la  Coruña 28.000 disparos para los doce libras  para este servicio, que también deben ser llevados a Deba. Sería muy conveniente que esas municiones pudiesen llegar en un barco de guerra de pequeño tamaño, o, en todo caso, te pido que tomes las  medidas necesarias para darle un convoy.

Después de haber tomado Pamplona, no será difícil hacernos dueños de Santoña, Castro Urdiales, e incluso de San Sebastián, (...) ​​pero en la actualidad debemos dirigir todos nuestros esfuerzos a esta última (Pamplona).

Le envío esta carta para usted a Bilbao y un duplicado a Santander.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Orcoyen, cerca de Pamplona, 26 de Junio, 1813.

El enemigo continuó su retirada ayer por la mañana hacia los alrededores de Pamplona, ​​junto a la carretera de Roncesvalles hacia Francia, y ha sido seguido por nuestras tropas ligeras.

La fortaleza de Pamplona se ha bloqueado el día de hoy, y he hecho los arreglos necesarios para el desembarque y la traída del tren de artillería para atacar ese lugar.

Te adjunto la copia de una carta que he recibido del Coronel Longa el 22, indicando que ha tomado seis piezas de artillería a un destacamento de tropas bajo el mando del general Foy, en su retirada hacia Francia por el camino de Mondragón.

Debería haber informado a Su Señoría en mi despacho del 24, que el 23 me había separado del Teniente General Sir Thomas Graham que va por la izquierda en dirección a Tolosa, con la finalidad de realizar las operaciones necesarias en ese sector. En una carta suya del 25, parece que llegó ayer a Tolosa,  después de haber encontrado oposición en la ocupación de esa ciudad por las tropas bajo el mando del general Foy, que se retiraron. Menciona la ayuda que había recibido del Coronel Longa, y de dos batallones del ejército de Galicia, del General Girón por la izquierda, que le ayudaron en su ataque a Tolosa.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Orcoyen, 27 de Junio, 1813. 6 a.m.

Ahora he recibido su carta de ayer desde Tolosa. Sabiendo que Murray comunicó a todos
cuanto pasaba por este lado, no os he escrito a vosotros, y me remito a la carta que le escribí a usted ayer, y de la cual enviaré un duplicado esta mañana, para detallar lo que pretendo hacer.

Ahora estoy tras Clausel con la cuarta división y la división Ligera. Sir Rowland Hill sitiará este lugar.

Puede que sea demasiado tarde para usted, para hacer daño a Foy, pero usted puede seguir avanzando, y luego defenderse en el gran camino, de acuerdo a las instrucciones de ayer.

Me propongo llevar la artillería, etc. para el sitio de Pamplona desde Deba por Tolosa.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Caseda, en Aragón, 28 de Junio, 1813. 2 p.m.

Recibí por la noche su informe del 26, y ésta mañana de Lord March su carta del 27, y el general Murray me ha mostrado dos cartas que ha recibido esta noche y esta mañana.

No sé de nada de la retirada desde Vitoria por el gran camino, ni del gran camino en la actualidad, con excepción de los soldados que han venido con Foy desde Bilbao, y de las guarniciones que ha recogido en su camino.

Los soldados declararon haber pasado por Irurzun hacia Tolosa camino de San Estevan, desde donde volvieron a Irurzun, y marcharon con el resto del ejército hacia Pamplona, desde donde se han retirado totalmente hacia Zubiri. En Zubiri, los ejércitos del Sur y del Centro, y parte del de Portugal, fueron a St. Jean Pied de Port, donde han llegado el día 26. Parte del de Portugal se fue por Berrueta hacia Bayona.

La relato, sin embargo, que se ha dado a las tropas españolas y portuguesas, en su carta al General Murray, me ha inducido a cambiar mis planes un poco. La quinta y sexta divisiones fueron llevadas entre Vitoria y Logroño, en previsión a un movimiento probable de Clausel sobre Salvatierra, según indicaban todos los informes auténticos del momento, y una carta en clave que escribió para la Rey.

Su movimiento, sin embargo, se ha dirigido a lo largo del Ebro, y he ordenado volver a la quinta división de infantería, y usted podrá ver todo esto en el Cuartel General en el momento en que esté a su disposición.

En segundo lugar, si no podemos depender de las operaciones de las tropas españolas y portuguesas en la búsqueda de un enemigo que vuela, ciertamente no podemos depender de ellos en las operaciones que deberán llevar cubriendo el sitio de Pamplona.

En consecuencia, propongo al bloqueo de ese lugar en vez de poner sitio a la misma. Vamos a conseguir el lugar más tarde; pero otras ventajas asistirán a este modo de proceder.

Clausel llegó a Tudela anoche. Me he movido en esta dirección con el fin de tratar de detenerlo en su marcha hacia Jaca, pero creo que va a continuar su marcha a lo largo del Ebro para unirse Suchet.

Créame, etc.

WELLINGTON.

Desearía que tu informe hubiese llegado a tiempo para ir con el correo del 26, pero ya que no ha sido así, y tienes razones para estar satisfecho con la conducta de algunos de los Portugueses y españoles, ¿no cree que sería conveniente que se modificase el informe en cierta medida en lo que respecta a ellos?

Todavía no he conseguido el regreso de los muertos y heridos. Y lamento observar en su carta al general Murray que ha sido alcanzado, pero espero que no haya sido grave, y mientras tanto se mantendrá en silencio hasta que estés bien.

 

Para el Mariscal de Campo Marqués de Wellington.

Tolosa, 26 de Junio, 1813.

My Lord,

Era muy tarde el día 23, cuando recibí la orden de marchar por el Puerto de San Adrian hacia Villa Franca, y el tiempo y el camino era tan sumamente malo, que sólo una pequeña parte de la columna pudo salir de la montaña ese día: no fue hasta la tarde del día 24 cuando pude pasar a Segura por Villa Franca, con la brigada del general de división Anson de los dragones ligeros, los batallones de la ligera de la Legión alemana del Rey, y de las dos brigadas portuguesas,  el resto de las tropas no pudo ser sin embargo, utilizadas.

La parte trasera de la columna del enemigo estaba entonces pasando por el Camino Real en Villa Franca, que ocupó, con una fuerza considerable, en un terreno a la derecha del Camino Real y del río Oria, frente al pueblo de Olaverria, alrededor de una milla y media de Villa Franca.

La Brigada del Mayor General Bradford marchó por Olaverria, y se empleó para desalojar al enemigo de la derecha, mientras que el resto de las tropas avanzaron por la chaussée, defendida por tiradores del enemigo situados en las alturas, además de un fuerte cuerpo en la localidad de Beasain.

Como el enemigo reforzó las tropas de su izquierda, se hizo necesario seguir adelante por la chaussée, realizado por el batallón de la Ligera, al mando del coronel Halkett, asistido y flanqueado por algunas compañías de la brigada portuguesa del Mayor General Pack, servicio llevado a cabo, al más puro estilo galante, por estos valientes soldados, que empujaron al enemigo desde el pueblo de Beasain.

El enemigo tenía tropas listas apostadas en la sucesión de alturas firmes a cada lado del profundo valle, al pie del cual discurre la carretera, fue necesario un tiempo considerable para alcanzar sus flancos, durante el cual evacuó Villafranca, sin más lucha.

Las brigadas portuguesas a la derecha y a la izquierda del valle les hacían retroceder en su avance hacia Itsasondo, y las tropas se reunieron en Villafranca. En este sentido, del mismo modo, la cabeza del cuerpo del cuerpo del general Girón y del coronel Longa llegaron en el transcurso de la noche.

A la mañana siguiente (el 25) el enemigo evacuó Celequia, y, pero como había organizado una posición muy fuerte entre ella y Tolosa, cubriendo la carretera de Pamplona, el cuerpo del coronel español Longa se marchó por Alzo hacia Lizarza, para rodear su izquierda , mientras que el Teniente General Mendizabal envió algunos batallones por Azpeitia para rodear su derecha, apoyados en una alta montaña, con un barranco de difícil acceso a su frente.

El enemigo fue expulsado desde la cima de una importante colina, que se extiende entre las carreteras de Pamplona y Vitoria, con un ataque muy hábil de Teniente Coronel Williams, con dos compañías de granaderos del Regimiento 1º, y tres del 4º de cazadores, perteneciente a la brigada del general pack.

Las conductas del teniente Queiros y del Alférez Vasconcellos, del 4º de cazadores, se distinguieron en esta ocasión. Este último oficial perdió un ojo por una bala de mosquete.

Este cerro fue ocupado de inmediato por la brigada del general de división Bradford, con el apoyo de los tres batallones de línea de la Legión Alemana del Rey.

El resto del día transcurrió principalmente con escaramuzas con los tiradores del enemigo, dando tiempo para que el cuerpo español que llegase a su destino.

Un ataque general comienzó entre las seis y las siete de la noche. Dos cañones de las tropas del capitán Ramsay, y dos de 9 libras de capitán Dubourdieu, bajo una escolta de tropas de los Dragones Ligeros del XI al mando del Capitán Childer y el avance de los batallones ligeros del coronel Halkett, fueron llevados rápidamente hacia adelante por la chaussée, y dispararon con grandes efectos contra varios cuerpos del enemigo formados en la llanura cerca de la ciudad, mientras que la columna, compuesta de los batallones alemanes ligeros, la brigada de Guardias, y la división española del general Girón, continuaron avanzando por la Chaussée.

Dos batallones españoles y uno portugués, formando una columna separada a la izquierda de la Chaussée, pasaron rápidamente por la izquierda de la ciudad. El General Bradford y los batallones de línea de los alemanes avanzaron contra el enemigo que estaba en su frente, por la carretera de Pamplona, ​​y el coronel Longa desde el lado de la montaña, aún más a la derecha, rodeando y forzando, las posiciones muy fuertes, y todos los puestos con cuerpos de los enemigos a la derecha de la ciudad.

Aún así, el enemigo mantuvo la posesión de la ciudad, que era mucho más capaz de la defensa de lo que parecía.

La puerta de Vitoria se atrincheró, así como la puerta de Pamplona en el puente, y ambas estaban flanqueadas por conventos y otros edificios grandes ocupados por el enemigo, la ciudad estaba completamente cerrada. Por tanto, un 9 libras se preparó al amparo del fuego del batallón ligero, cerca de la puerta, y de este modo la reventó.

Estaba ya oscuro, y no era posible distinguir a las tropas de los diferentes países que participaron, lo que dio al enemigo la oportunidad de escapar desde cualquier punto, una oportunidad de escapar con muchas menos pérdidas de lo que debía haber sufrido, si hubiéramos tenido la luz del día.

La actuación de todas las tropas interesadas en este ataque fue muy meritoria, la de los batallones de línea en la carretera de Pamplona y de los batallones ligeros en la puerta de Vitoria, fue tal como era de esperar de estos distinguidos cuerpos, y la columna de la izquierda, hizo igual honor a las armas españolas y portuguesas.

El cuerpo del coronel Longa, tras repetidas marchas largas y severas, realizó y ejecutó, con el mayor espíritu, el trabajo fatigoso de este día, y se comportó de la manera más valiente. Los batallones enviados desde Azpeitia por el Teniente General Mendizabal rechazaron, con gran firmeza, un ataque del enemigo, y después lo persiguió hasta las montañas, tomando un buen número de prisioneros.

Aún no he conseguido que regresen, pero creo que por encima de 200 prisioneros fueron capturados por los dos cuerpos españoles, y muchos heridos se quedaron allí. Las pérdidas del enemigo en muertos, también, deben haber sido considerables.

Este sitio tiene, además de las defensas en las puertas, torres nuevas para los flancos de la pared exterior y una fuerte blocao de madera en la plaza, lo que demuestra la importancia que el enemigo daba a su ocupación.

Sería injusto para las tropas empleadas en este asalto, no mencionar su conducta ejemplar cuando tomaron posesión de la plaza, no cometiendo ningún exceso.

La Legión alemana y cuerpo del coronel Longa pasaron, y formaron inmediatamente más allá de la ciudad.

Tengo el honor de adjuntar una lista de los muertos y heridos de los británicos y portuguéses en estos dos días, lo que, teniendo en cuenta la naturaleza del servicio, no se podía esperar que fuese menos considerable.

Los españoles perdieron varios oficiales muertos y heridos ayer, pero no tengo ninguna noticia de los mismos.

Tengo el honor de ser

TENIENTE GENERAL GRAHAM.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Ostiz, 3 de Julio,  1813.

My Dear Sir,

He recibido hace un momento la carta del día 2. Mi impresión es que las tropas no se han comportado como temías tal y como ponía en su carta a Murray, por lo que estoy muy contento al ver que estabas equivocado.

Te felicito por tu éxito. Puedo enviarte los pedidos de los pontones y 18 cañones, mientras espero el Informe del comandante Smith para ultimar detalles sobre el ataque de San Sebastián, que parece ser una operación muy diferente a la del ataque a Pamplona.

General O'Donnell ha tomado Pancorbo, con 650 prisioneros, mediante capitulación.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde de Bisbal.

Ostiz, 3 de Julio, 1813. Mediodía.

Permíteme que te esté agradecido, y que os de mis felicitaciones más sincera por vuestro éxito en Pancorbo. Casualmente nosotros no tenemos aún vuestro relato sobre este avance, pero si el resultado, que es perfecto., por lo que os doy mis cumplidos. También os estoy muy agradecido por una carta que me escribió el otro día sobre nuestra victoria del 21.

Los franceses han pasado el Bidasoa, y han destruido los puentes. Nuestras tropas están en Irún y en San Juan Pie de Puerto, a nuestra derecha. Tenemos Pamplona bloqueada por las tropas, que se recuperan tras su marcha tras Clausel. El enemigo ha destruido Guetaria, y Longa ha capturado su guarnición de Pasajes. Ya no tienen más posiciones en la costa que San Sebastián y Santoña. Las cosas sin embargo no van tan bien en la costa de Levante. El General Murray a levantado el sitio de Tarragona, y desgraciadamente ha perdido su artillería, y creo que el Duque del Parque ha perdido el terreno que había ganado, por el avance de Suchet en Cataluña, siguiendo los movimientos de Murray, pero tengo esperanzas de que todo se arregle.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Ostiz, 3 de julio, 1813.

My Lord,

(...)

Le adjunto el informe que he recibido de Teniente General Sir Thomas Graham de sus acciones con el enemigo los días 24 y 25 de junio, que parecen haber sido más graves de lo que me había imaginado cuando me dirigí a su Señoría en el ultimo 26.

El General Foy contaba con la guarnición de Bilbao,  y las de Mondragón y Tolosa, además de su división del ejército de Portugal, por lo que su fuerza era considerable. Me da gran satisfacción ver que las tropas españolas y el portuguesas, mencionadas por Sir Thomas Graham, se han comportado tan bien.

Sir Thomas Graham informa que en todos estos asuntos las tropas españolas se han comportado muy bien. La guarnición de Pasajes, que constaba de 150 hombres, se entregó el 30 a las tropas al mando del coronel Longa.

El enemigo, al ver a algunos de nuestros barcos en Deba, evacuaron la fortaleza y la ciudad de Guetaria a la primera oportunidad, y su guarnición se fue por mar a San Sebastián.

Este lugar está bloqueado por tierra por un destacamento de las tropas españolas.

Han evacuado también Castro Urdiales y su guarnición ha  ido por mar a Santoña.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Ostiz, 3 de Julio. 1813.

My Lord,

(...)

Ruego a Su Señoría que observar de qué manera se mantiene el bloqueo de la costa. Quiero realizar el sitio de San Sebastián, que es según le he descrito bastante diferente al de Pamplona, pero no puedo llevarlo a cabo hasta que sepamos que estamos seguros en el mar. Realmente creo que esta es la primera vez en los últimos años que un comandante británico en la costa ha tenido motivos para tener dudas sobre este punto.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lanz, 4 de Julio, 1813.

Sir,

Tengo la intención, si es posible, atacar a San Sebastián, y tiene orden por escrito el oficial a cargo del tren a bordo de los transportes desde Bilbao, para llegar al puerto de Pasajes, y ponerse bajo la  dirección de Sir Thomas Graham, que manda a las tropas aliadas estacionadas cerca de allí.

Conozco que hay una comunicación constante por mar entre Bayona y San Sebastián, que lo sería muy conveniente que usted tratara de interrumpir, y con este objeto, y con el fin de prestar la ayuda en el operaciones contra San Sebastián, probablemente sería deseable que se estableciera la armada bajo su mando quieta en Pasajes, con la excepción de un buque, vigilando Santoña.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Coronel Dickson.

Lanz, 4 de Julio, 1813. 7 p.m.

My Dear Sir,

Por lo que he oído hablar de San Sebastián, me inclino a preparar el asedio de ese lugar, por lo que tengo obligación de que se envíe a un oficial a Bilbao, con la orden de traer el tren desde allí a Pasajes.

Enviaré una carta junto con este oficial que se entregará a Sir George Collier, y deseo que el Mayor Frazer se ponga en comunicación con Sir George en lo que respecta al convoy del tren en su trayecto entre Bilbao y Pasajes, para la seguridad marítima, ya que mientras esté allí, estará en realidad a la vista de los puestos franceses.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Coronel Sir Richard Fletcher, Bart.

Lanz, 4 de Julio, 1813. 7 p.m.

My Dear Sir,

De los informes que he recibido del Mayor Smith sobre el estado de San Sebastián, concibo que nuestros medios son suficientes como para que podamos obtener la posesión de ese lugar, que, por lo tanto, estoy deseoso de atacar.

He ordenado de la artillería vaya de Bilbao a Pasajes. He ordenado que el Mayor Smith obtenga y tenga preparadas fajinas, gaviones, etc, , y le pido que, sin pérdida de tiempo, haga conocer a Sir Thomas Graham el precio fijado para estos artículos en Pamplona.

Los zapadores, etc, recibirán ordenes para ser enviados a San Sebastián, por lo que le voy a pedir que seguidamente vaya allí.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lanz, 4 de Julio, 1813.

De los informes que he recibido del Mayor Smith sobre el estado de San Sebastián, y en vistas a la situación general de nuestros asuntos, estoy muy ansioso por atacar ese lugar. Aunque el tren, que se destina es similar al del sitio de Burgos, y no sería suficiente para el de Pamplona, ​​me parece, de todas maneras, que es totalmente suficiente que el de San Sebastián. Ahora está en Bilbao, y deseo que se ordene de inmediato su traslado a Pasajes. Asimismo, he escrito a Sir George Collier, que manda el escuadrón de la costa, para solicitarle que permanezca quieto frente a la plaza o en Pasajes, para mantener mejor el bloqueo marítimo de San Sebastián, o en todo caso, para ayudar eventualmente en el sitio. Asimismo, he escrito a Inglaterra para pedir un aumento de la fuerza marítima en la costa.

Estaré muy agradecido si usted pide al Mayor Smith que haga los preparativos necesarios de fajinas, gaviones, etc., para esta operación. He pedido a Sir R. Fletcher, que  le permita conocer los precios que se habían acordado para pagar por estos para el sitio de Pamplona.

Sir R. Fletcher se ocupa ahora en la disposición y en la construcción de las obras para el bloqueo de Pamplona, pero tan pronto como se organicen estos, voy a enviarlo a San Sebastián. Mientras tanto, el comandante Smith podrá actuar por él. Asimismo, voy a enviar el Teniente Coronel Dickson y a todos los medios de la artillería, zapadores, etc.

Estaré muy agradecido si usted me permite conocer su opinión sobre si las tropas españolas podrían llevar parte en este asunto con algunos ingleses, ayudando en ocasiones para liderar un asalto, etc. Sería muy deseable que fuera ​​posible, ya que nos ahorraría soldados Ingleses y Portugueses, de los cuales se han perdido muchos desde el 21, aunque tengo la certeza, de que el enemigo también ha perdido muchos. Sin embargo, como las pérdidas están ocasionadas en gran medida a nuestras irregularidades, estoy esperando que no sean completamente irrecuperables.

Entiendo que San Sebastián está ahora bloqueada por las tropas españolas, pero si más que un simple bloqueo fuese considerado necesario por el comandante Smith, antes de que yo pueda recibir su respuesta, puede colocar las tropas para continuar el asedio, y me veré obligado hacia usted para conseguir cualquier tropa que usted pueda pensar que es adecuada.

Hill está en Berrueta; Byng cerca de St. Jean Pied de Puerto, y la 7ª división estará mañana atravesando el Puerto de Arraiz. Clausel estaba en Zaragoza el 1.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Irurita, 8 de Julio, 1813. 4 p.m.

My Dear Sir,

(...)

Te adjunto la nota sobre la artillería pesada que ordené que fuera para Pasajes en los transportes. Me gustaría que los 24 libras se utilizasen, en lugar de los cañones de 18, porque deseo mantener al día completa la munición de estos últimos para el campo.

Tras el examen, creo que es mejor darle al General Oswald el mando del asedio de San Sebastián, con la Quinta división, y, alguna de las brigadas, o la de Pack o la de Bradford. Me ocuparé de que los batallones españoles le ayuden como usted necesita. No creo que se pueda confiar en dejar solos a los españoles todavía, y no me gustaría ver a nuestra artillería expuesta al riesgo de un mal mantenimiento. Además, no funcionaría, y sus propios oficiales no pueden hacer que funcionen. Yo todavía no he recibido mi despacho por el Fancy, y creo que sería conveniente que, en todo caso, Sir George Collier pudiera detenerla, y le estaría agradecido si se decírselo.

Créame, etc.

WELLINGTON.

Desde que escribí lo anterior, he recibido el envío por la Fancy. Es de de Lord Keith, y no contiene nada importante. Sin embargo, es deseable que la Fancy espere. Verá que estoy totalmente de acuerdo con ustedes en lo que respecta a las tropas españolas.

 

Para el Conde Bathurst.

Irurita, 9 de Julio, 1813.

My Dear Lord,

Adjunto una carta que he recibido del Señor Keith, respecto a los medios navales en esta posición, que concuerda exactamente con los informes recibidas de Sir G. Collier,  quien tiene su mando.

Envío a su señoría, por este motivo, un despacho sobre nuestra futura comunicación con Inglaterra y las medidas a adoptar para nuestros futuros suministros. La ejecución de estas medidas, sin embargo, dependerán enteramente de nuestros medios de comunicación con Inglaterra, de su celeridad y seguridad, como actualmente tenemos.

Escribí a Sir G. Collier el otro día para tomar disposiciones particulares sobre nuestros barcos, con el tren de maltrato, que están en el flanco del ejército en Pasajes, y sobre bloquear San Sebastián por mar, pero él se vio obligado a dejar su puesto por propia iniciativa, ya que no tiene suficientes transportes para transportarlo. Esta no es la manera correcta para que el servicio se desarrolle bien.

No sé qué medidas tomar sobre nuestro soldados vagabundos. La situación ayer, era que teníamos  12.500 hombres menos en armas de los que teníamos el día antes de la batalla. No están en los hospitales, ni están muertos, ni han caído en manos del enemigo como prisioneros, he enviado oficiales con partidas del personal del Cuerpo de Caballería en todas las direcciones, pero todavía se nada de ninguna de ellas. Creo que se ocultan en las aldeas de las montañas.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Zubieta, 10 de Julio, 1813.

My Dear Lord,

(...)

A la derecha el enemigo ha permanecido casi en la misma situación desde que cruzaron el Bidasoa, y destruyeron el puente de Irún. Los preparativos se están haciendo, y ya están muy adelantados para atacar la fortaleza de San Sebastián, de la que tengo esperanzas de que nos vamos a apoderar en un corto tiempo (...).

(...)

Créame. etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 16 de Julio, 1813.

My Dear Sir,

He recibido su carta de esta mañana, justo ahora. No hemos escuchado ningún disparo durante el día, por lo que esperamos que el convento se haya rendido. Hicimos el asedio de Badajoz con las divisiones del ejército tercera, cuarta, y Ligera, que no ascendían a 11.000 hombres, y destacamentos de grupos de trabajo y de los guardias de las trincheras que eran muy largas. En este sitio no se requieren guardias, al menos en uno de los lados, y el trabajo es comparativamente insignificante, pero nunca he visto un sitio en el que...., si puede......, no se emplearía a todo el ejército.

No puede haber ninguna razón, sin embargo, por la qué la primera división no pueda ser empleado, al menos en el ataque de la derecha, y todo el resto de las tropas empleadas en el sitio, a excepción de los guardias, que pueden ser absolutamente necesarios para las trincheras y los artilleros para trabajar las armas de fuego, y esta debe considerarse disponible para cubrir el sitio y para mantener las posiciones que cubren al puerto de Pasajes, en caso de que el enemigo intentase interrumpir la operación.

No comprendo por qué el Mayor Smith deseaba tener más cañones en la colina además de los dos, ya que parecía pensar que la distancia era demasiado grande incluso para los dos. Si eran necesarios podría haberlos tenido, porque de acuerdo a sus disposiciones, se dejaron cuatro cañones de 24
de los barcos de aprovisionamiento, que ya tenían que haber sido instalados en la batería, con cuatro más prestados de la Surveillante.

Los oficiales de los ingenieros y artillería son los mejores jueces en estos asuntos, sin embargo, ellos puede alterar sus opiniones, como otros, y si desean tener cuatro en lugar de dos cañones sobre el cerro, sólo tienen que reducir el fuego de la zona baja, o pedir prestadas dos armas más a Sir George Collier, además de los seis que ya tienen.

Espero que usted tenga el convento en su poder, al menos hoy, antes de que se abra fuego desde las colinas de arena, ya que de lo contrario la brecha se hará antes de que esté preparado el ataque, y apoyar al ataque en el istmo desde su posición.

Aquí no hay nada extraordinario. El teniente Reid ha descubierto un camino para los cañones, que ya ha informado, desde aquí hasta Oyarzun.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 17 de Julio, 1813. 12 del mediodía.

My Dear Sir,

Al reflexionar sobre su falta de tropas para el asedio de San Sebastián, y al mismo tiempo sobre la necesidad de que disponga de un cuerpo suficiente, en particular de guerreras rojas, para cooperar en la cobertura, pienso que sería deseable que las siguientes disposiciones se debe hagan. En primer lugar, que un número suficiente de las tropas británicas y portuguesas, suficiente para llevar a cabo las obras en el lado del convento, y para mantener el terreno y el bloqueo por ese lado, deben acampar en ese lado, y todo el resto de las tropas deben ser acampadas cerca de la 1 ª división, como están ahora.

Cada mañana a la luz del día un destacamento deberá marchar desde esta última, con la fuerza suficiente para realizar los trabajos de las trincheras en el ataque desde el lado de las colinas de arena, calculando sobre cuatro relevos en veinticuatro horas para los grupos de trabajo, y dos relevos en veinticuatro horas para el que protege el terreno, si estos no son necesarios para aumentar la protección de esa parte. Los grupos que queden fuera de servicio, con la excepción de los usados recientemente en las trincheras, podrán marchar de regreso igualmente a la luz del día. Estas tropas pueden quedar acantonadas, durante su período de servicio, en las casas de la parte alta de la carretera de Pasajes a San Sebastián, a partir de donde podrían relevar a todos los grupos en las trincheras cada seis o doce horas.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 17 de Julio, 1813. 5 y media de la tarde.

My Dear Sir,

Acabo de recibir su nota del mediodía de hoy, y quiero felicitarlo por apoderarse  del reducto y del convento.

Al escribirle a usted anoche le dije que debía tener le posesión del convento en veinticuatro horas, antes de que el fuego comenzase desde las baterías de las colinas de arena. Teniendo en cuenta el trabajo que se realizará en la parte alta del convento, sin embargo, para conectar la aldea quemada con el convento, ycon la explanada de la izquierda de la aldea quemada, Yo diría que debería haber tomado ese terreno antes del tiempo que antes le he mencionado. Como es probable que el fuego de las baterías de las colinas de arena harán una brecha en un tiempo muy corto, sería probablemente mejor que no fuesen  abiertas, al menos hasta que puedan comenzar a destruir las defensas de la obra del cuerno, y por tanto hasta que todas las obras en el convento, en la explanada y en el pueblo quemado, se terminen.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 18 de Julio, 1813. 7 a.m.

My Dear Sir,

Desde que le escribí ayer por la noche he visto al General Murray, quien me ha explicado las grandes dificultades que se experimenta por la falta de medios de transporte del país, y que los hombres están obligados a llevar la munición desde los muelles.

Te recomiendo usar las mulas de munición pertenecientes tanto a las divisiones, como a las brigadas de Pack y Bradford, en el transporte de la munición en un lugar más cercano a las trincheras al que se pueda ir con seguridad. Desde allí se proporcionaría el servicio de las baterías de las colinas de arena y de las alturas, al estar tan cerca el lugar de descarga.

Los carros de los 18 libras, y los carros de la artillería de campaña que están en Hernani, también serían útiles, para suministrar a los 18 libras de ese lado, aunque de todos modos, estos carros y los pocos carros del país que no están, lo harían bien.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Oficial Quater Master General de Santander.

Lesaca, 18 de Julio, 1813.

Sir,

En caso de que algún barco llegase a Santander, con tropas a bordo, les ruego que se vayan a dirigir todos los que tienen infantería a bordo para Pasajes, y todos los que vienen con caballería a bordo dirección a Bilbao.

Tengo el Honor de, etc.

WELLINGTON.

 

Para Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 18 de Julio, 1813.

Te adjunto un despacho que he recibido del Secretario de Estado, en el que desea que le haga saber donde quiero que las tropas que ahora esperan en Inglaterra e Irlanda deben desembarcar, de manera que si es posible, usted sitúe un crucero frente a Cabo Machichaco para darles mis instrucciones. En consecuencia, le estaré muy agradecido si usted ordena que todos los buques que tengan infantería a bordo pueden dirigirse para Pasajes, y todos los que van con la caballería y los caballos  se dirijan a Bilbao.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 19 de Julio, 1813.

My Dear Sir,

No he recibido sus cartas hasta las 14:00 de ayer. Creo que sería muy conveniente que usted mantuviera tantas tropas como sea posible reunir en el campamento frente a Oyarzun. Si la marcha de allí a la Chaussée es difícil para un gran grupo de hombres, podría hacerse en diferentes períodos del día por las tropas, ya que a estas se les debe exigir los relevos de las trincheras. El enemigo cree que sólo tenemos una división británica en Oyarzun, etc.

Veo que hay una buena carretera desde Fuenterrabia a Pasajes, por debajo del Monte Jaizquibel, al leer el informe de las campañas de los Pirineos occidentales en el inicio de la guerra revolucionaria. Este camino debe ser considerado importante, hasta el punto de estar protegido por las posiciones de las tropas de Mendizabal.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 19 de Julio, 1813.

My Dear Lord,

(...)

Una vez más debo llamar la atención de Su Señoría sobre las preocupaciones navales de la costa. Todavía no ha llegado nada, a excepción de dos o tres pequeños barcos para llevar los despachos, y no tenemos nada para el bloqueo exceptuando el Surveillante, de la que hemos sacado seis cañones y algunos barcos españoles habilitados por el General de Girón.

Cualquier cosa en forma de fuerza naval podría expulsar a Sir G. Collier.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 19 de Julio, 1813.

My Lord,

Habiendo examinado la situación de la Gran Calzada de Vitoria hasta Irún, y nuestras perspectivas para el asedio de San Sebastián, me pareció deseable obtener la posesión de los pasos de las montañas hacia Vera; y en consecuencia regresé a San Estevan el 14, y el 15 hice avanzar a la 7 ª y a la Ligera divisiones, que se posicionaron en las alturas que dominan Sara y Vera, los segundos ocupando Vera. El enemigo, ha hecho una insignificante resistencia, y retiró sus posiciones hasta la cima del Puerto de Vera.

Hemos establecido una batería de cuatro cañones de 18 contra un convento, que el enemigo había fortificado y ocupado fuertemente, a unos 600 metros de las fortificaciones de San Sebastián, cuya posesión era necesaria, previa al inicio de más operaciones contra el lugar. Esta batería se abrió en la mañana del día 14, y el convento fue destruido hasta el momento en que el Teniente General Sir Thomas Graham ordenó que el edificio, y un reducto que protegía su flanco izquierdo, fuesen asaltados el 17. Yo todavía no he recibido el informe con los detalles de esta operación, que, sin embargo, fue un éxito, y nuestras tropas se establecieron en el convento, y en el pueblo inmediatamente debajo de él, que el enemigo había quemado, y tras esto nuestros trabajos han continuado con gran actividad, y entiendo por Sir Thomas Graham que las baterías se abrirán para destruir y enfilar las defensas en el punto de ataque en el día de mañana. Las mismas baterías serán utilizadas para efectuar una brecha en la muralla de la ciudad.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 20 de Julio, 1813. 2 p.m.

Acabo de recibir su carta a las 05 a.m. por el capitán Calvert. Los oficiales de ingenieros y artillería no parecen ser atendidos rápidamente en sus demandas de grupos de trabajo, y deben tenerlos, por supuesto. Parece, pues, que será necesario mantener la quinta división entera acampada cerca del ataque de la izquierda, ya  la brigada de Bradford, cerca de la derecha a lo que no tengo ninguna objeción. En caso de cualquier movimiento del enemigo en Irún, serán necesarios todos los hombres no es imprescindibles para proteger las trincheras, que deberán marchar hacia el campamento de Oyarzun.

En lo que respecta al ataque, a menos que se necesiten más hombres de los que la quinta división puede proporcionar, no veo ninguna razón por la que la primera división se deba emplear en el mismo, a no ser de los que se hayan empleado en los trabajos de asedio. Si lo han hecho, algunos de ellos deberán estar en el ataque.

No me sirven los recuerdos de Badajoz o Burgos, y la razón de no hacerlo es porque se ha confirmado por los papeles del rey, a saber, que a los oficiales franceses se les ha ordenado no rendir el lugar antes de haber sido asaltado. Pero espero que nuestros hombres, en esta ocasión, se ocupen únicamente, cuando estén adentro, en la destrucción del enemigo, en lugar de, como es habitual, en el saqueo, por lo que creo que el lugar debe ser negociado. Pero como es deseable que la negociación se debe hacer en un momento en el que el enemigo no conozca nuestras intenciones, lo mejor es enviar el mensajero mañana por la mañana.

Creo que el ataque debería tener lugar a la luz del día, particularmente si las defensas se destruyen eficazmente, y como el enemigo tiene su retirada abierta hacia el castillo, y los medios de salida desde allí cuando les plazca, los oficiales y los hombres deben ser advertidos, sobre todo, del peligro de vagabundear por la ciudad en busca de botín.

Créame, etc.

WELLINGTON.

(...)

 

Para el General Conde de la Bisbal.

Lesaca, 20 de Julio, 1813.

(...)

Nuestro fuego ha comenzado hoy contra el cuerpo principal de la ciudad de San Sebastián.

Tengo el Honor.

WELLINGTON.

 

Para el Espoz y Mina.

Lesaca, 20 de Julio, 1813.

(...)

Nuestro fuego ha comenzado hoy contra el cuerpo principal de la ciudad de San Sebastián.

Tengo el Honor.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Lord William Bentinck, K.B.

Lesaca, 20 de Julio, 1813.

My Lord,

(...)

Es imposible darle en este momento a su señoría más instrucciones. En el curso de unos pocos días espero tener posesión de San Sebastián, y propongo a continuación, o avanzar por Francia, o hacerme con todas las guarniciones de Aragón, con el fin de conectar más estrechamente con usted, manteniendo el bloqueo de Pamplona.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 20 de Julio, 1813.

My Dear Lord,

(...)

Al escribir a usted ayer sobre nuestros medios navales, omití mencionarle a usted que los barcos españoles que han sido armados son atendidos por el batallón español de Marines, en detrimento del ejército, y además de en los trabajos de asedio, las tropas portuguesas están empleadas en la descarga de los buques en el puerto de Pasajes

Estoy convencido de que ningún ejército británico combinado jamás ha estado empleado antes en tales funciones. (...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir T. Graham, K.B.

Querido Sir, Lesaca, 22 de Julio, 1813. 9 A.M.

(...)

He ordenado a Girón que se mantenga y apoye las alturas entre Irún y el Bidasoa, y le estaré muy agradecido a usted si puede enviar hacia adelante para apoyarle toda la artillería de campo que está alrededor de Hernani y Oyarzun, con los hombres que se puedan ahorrar de los cañones pesados. (...)

En lo que se refiere a la capitulación, no tengo ninguna objeción para que tengan los honores de guerra y conserven las propiedades privadas, pero los oficiales y los hombres deberán ser prisioneros de guerra. Estoy seguro, sin embargo, que no aceptarán ninguna capitulación. Me gustaría exceptuar de esta al Gobernador de Guetaria, pero eso es, creo, imposible.

Créame, etc.

WELLINGTON.

PD Acabo de recibir su carta de las 16:00 No estaba equivocado, por lo que veo, en mi conjetura respecto a la capitulación.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 22 de Julio, 1813. 11 a.m.

My Dear Sir,

He recibido su carta del día 21 al mediodía. Estaré encantado si cualquier arreglo que se haga sea satisfactorio para usted, pero será casi imposible para mí interferir de ninguna manera en los acuerdos navales de la costa. El Almirantazgo es responsable de ellos, y espero que adopten algunas medidas para darnos una comunicación segura y fácil a lo largo de la costa, y los medios para utilizar sus puertos con mayor comodidad. Si no lo hacen, ellos serán responsables de cualquier fallo que pueda ocurrir.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 22 de Julio, 1813. 11 a.m.

Sir,

He tenido el honor de recibir su carta del 21 de junio, y estoy muy preocupado porque la "Surveillante" haya sido empujada contra la costa.

He resuelto con el Comisario General que, por el momento, todos los buques que tengan a bordo equipos o almacenes con suministros para los campamentos, se envíen de Santander a Bilbao, donde deben permanecer hasta que se les llame de Pasajes para ser descargados, momento en que partirán para allí.

Enviaré estas órdenes a Santander, pero mientras tanto, sería conveniente que usted enviase un buque a Bilbao con la finalidad de hacer regresar a todos los que estén de camino y vea a su paso, con excepción de los que tienen tropas o almacenes de municiones militares.

 Tan rápido como los suministros equipos de los barcos en Pasajes sean descargados, le ruego que usted ordene a los de Lisboa regresar allí, y a los de Inglaterra volver a Inglaterra.

Hay un gran número de buques que esperan en A Coruña a que se forme un convoy, por lo que se verá en la obligación de enviar un barco para darles convoy a Santander, y de allí, finalmente, a Bilbao.

Adjunto una carta al capitán del puerto de Pasajes con las intenciones que usted tiene.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 24 de Julio, antes de las 12  a.m.

Acabo de recibir su carta de las cinco de la mañana, y siento que las circunstancias no hayan permitido su ataque al lugar esta mañana.

Me gustaría que considerara que si, el fuego continúa esta tarde, no valdría la pena tomar posesión de las brechas, y consolidar las posiciones sobre ellas, bien provistos de municiones de fusil, manteniendo una comunicación con ellos a través del agua por medio de algunos pontones. Si no podemos entrar en la ciudad por las brechas, uno podría imaginarse que el enemigo no podrá herir a los hombres, al menos a los de la gran brecha. Los que están en la más pequeña podrían ser heridos por el fuego de la barraca y la batería de cañones.

¿No valdría la pena dirigir todas nuestras armas esta tarde y mañana por la mañana contra la parte de la pared que comenzaste, pero después interrumpiste, para tener una brecha por la mañana? Si funciona, tendrá una tercera brecha. Creo que estaría en el extremo de la muralla que es tan deseable para nosotros conseguir su posesión.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 24 de Julio, 4 p.m.

(...)

Debemos tratar de recuperar estas posiciones (Maya), sin embargo, apenas podemos mantener el asedio de San Sebastián, y creo que sería conveniente que usted efectúe los arreglos propuestos en mi nota de anoche, sobre todo embarcar las armas y los almacenes que saque fuera de las baterías, dejando sólo lo suficiente para mantener el fuego.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 25 de Julio, 10 p.m.

My Dear Sir,

(...)

En cuanto al sitio este se encuentra en la situación de que no podemos hacer nada más hasta que llegue la munición, etc., desde Inglaterra, que hará que su fuerza sea mucho más fuerte, lo que sería deseable, y debería haber embarcado todos los carros, ruedas , etc., y todo lo demás no es absolutamente necesario, (...).Las armas de fuego deben asimismo deben ser devueltas a la "Surveillante", y las otras que salieron de las baterías hasta sus lugares de destino, con excepción de dos de la derecha para mantener el fuego contra las brechas, y los cuatro de 18 libras de la izquierda. Dos obuses pueden ser dejados en la colina.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

En las alturas del frente entre Villaba y Huarte, 28 de Julio, 1813,  10 1/2 a.m.

(...)

En el estado actual de las cosas, no creo que el enemigo pueda interrumpir o molestar su posición en la Gran Calzada de alguna forma. Estoy triste al verme obligado a abandonar el asedio de San Sebastián, que me temo debemos debilitarlo a bloqueo, justo para mantener las trincheras.

15:00 y media A pesar de que te dije en el comienzo de esta carta, que yo no creía que Soult nos atacase, lo hizo a nuestra izquierda a los tres minutos después de comenzada, por lo que la escritura de esta carta fue interrumpida. El enemigo fue rechazado en todos los puntos con unas pérdidas considerables.

(...)

Debería estar muy feliz, pero me temo que no voy a poder contentarle, proponiéndole que el general Robertson sea empleado con este ejército, por lo que le voy a escribir a usted sobre este tema.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

San Esteban, 1 de Agosto, 1813. 8 p.m.

My Dear Sir,

(...)

Sería muy conveniente que usted levantara pontones, artillería y caballería, y que haga todos los arreglos necesarios para cruzar el Bidasoa, manteniendo el bloqueo de San Sebastián con el fin de reanudar el asedio.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

San Esteban, 1 de Agosto, 1813.

My Lord,

Las dos brechas practicables que se habían efectuado en San Sebastián el 24 de julio se ordenaron atacar en la mañana del día 25.

Me preocupa tener que informar que este intento de obtener la posesión del lugar ha fallado, y que nuestras pérdidas fueron muy considerables.

Fui al sitio el día 25, y, después de haber consultado con el Teniente General Sir Thomas Graham y el estado mayor de los ingenieros y de la artillería, me pareció que sería necesario aumentar los trabajos del ataque antes de que este se repitiera. Pero, al advertir el estado de nuestras municiones, me encontré con que no teníamos una cantidad suficiente como para hacer algo efectivo hasta que llegasen las que había pedido el 26 de junio, y que tenía razones para creer que estaban embarcadas en Portsmouth, esperando (...). Por lo tanto, deseé que el sitio se convirtiera por el momento en un bloqueo, una medida que me pareció ser la más deseable cuando volví a Lesaca por la noche.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el Mariscal de Campo Marqués de Wellington.

Hernani, 27 de Julio, 1813.

El ataque de la brecha en la línea de la muralla del flanco izquierdo de San Sebastián tuvo lugar en la mañana del día 25, cuando el descenso de la marea dejó el pie de la muralla en seco, hecho que sucedió poco después de amanecer. Siento tener que informar que a pesar de la distinguida valentía de las tropas empleadas, algunas de las cuales hicieron grandes intentos en abrir camino a la ciudad, el ataque no tuvo éxito. El enemigo ocupaba en firmeza todas las defensas del lugar dominando desde las mismas todas partes de la brecha, y desde las cuales, , podían lanzar tan destructivo fuego de metralla y fusilería, flanqueando de enfilada a la columna, así como a lanzar tantas granadas de mano contra las tropas, que se hizo necesario desistir del asalto.

Las pérdidas sufridas por tanto, son graves, especialmente las del tercer batallón de Royal Scots, el principal de la brigada del Mayor General Hay, que cumplió su deber desde las trincheras, formando la columna de ataque. La Brigada portuguesa del Mayor General Spry, la del Mayor General Robinson, y el 4º de Caçadores del Brigadier General Wilson estaban en reserva en las trincheras; todos bajo la dirección del General Oswald, comandante de la quinta división.

A pesar de que este ataque ha fracasado, sería una gran injusticia no asegurar a Su Señoría, que las tropas se comportaron con su valentía de costumbre, y sólo se retiraron, cuando pensé que una perseverancia más en el ataque habría ocasionado un sacrificio inútil de los valientes hombres. El Mayor General Hay, el Mayor Frazer, el coronel Honorable CF Greville, y el coronel Cameron, al mando de la Royal Scotch, 38 y noveno regimientos, se distinguieron en gran medida. El Mayor Frazer perdió la vida en la brecha, junto a muchos de sus valientes compañeros.

El comportamiento en el conjunto de las operaciones del sitio hasta la fecha, de los oficiales y soldados de la artillería real y Ingenieros, nunca se superará en su infatigable celo, la actividad, y la valentía, y le ruego que se mencione, en particular, a su señorías, Tenientes Coroneles Dickson, Frazer, y May, y al Mayor Webber Smith, de la Artillería Real, Teniente Coronel Sir R. Fletcher, Teniente Coronel Burgoyne y Mayores Ellicombe y CF Smith, de los Ingenieros Reales.

Tres oficiales de este cuerpo, empleados para conducir diferentes partes de las columnas de ataque, se comportaron admirablemente, pero sufrieron gravemente. El Capitán Lewis ha perdido su pierna, el Teniente Jones fue herido en la brecha, y tomado prisionero, y el Teniente Machell, después de su regreso, fue muerto en las trincheras.

Me permito recomendar a su Teniente Señor Campbell, de la novena, que dirigió la esperanza perdida, y que fue gravemente herido en la brecha. Tengo la gran satisfacción también en afirmar a su señoría que la ayuda y asistencia más cordial fue ofrecida por Sir George Collier, al mando de buques de Su Majestad en esta costa, y de todos los oficiales y marineros de la escuadra empleados en tierra.

Sin el esfuerzo que me brindó y ha representado para mí en particular y faltaba, del Teniente Coronel Dickson , y en los términos más enérgicos la conducta firme y valiente de un destacamento de marinos en las baterías, bajo el mando del Teniente O'Reilly (primer Teniente del barco de Su Majestad Surveillante), por su comportamiento ejemplar, mientras estaba en tierra. Ruego, también, mencionar el Sr. Digby Marsh, master's mate, en calidad de teniente, en las baterías, después de que el Teniente Dunlop fuese gravemente herido.

Tengo el Honor, etc.

THOMAS GRAHAM.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 4 de Agosto, 1813. 9 a.m.

(...)

Propongo reanudar las operaciones del sitio tan pronto como el tren y almacenes lleguen desde Inglaterra. Y le he dado órdenes al Comisario General para dar indemnizaciones como se propuso por la pérdida de barcos y tenerlos reparados.

Le estaré muy agradecido si usted da las órdenes, si no los ha dado, para que el camino desde Pasajes al muelle, y el propio muelle, se puedan reparar de acuerdo con los memorandos, Nos. 3 y 4, de la carta del Coronel Dickson en primera instantánea. Además, si usted pudiera que Sir G. Collier tuviese una torre erigida en el muelle de acuerdo a su oficio N º 5.

Voy a tener  las embarcaciones pedidas de los diferentes puertos, pero no puedo responder de su llegada.

He escrito varias veces a Inglaterra, y escribiré de nuevo en esta oportunidad, para tener un aumento de nuestra fuerza naval, que es el único modo de tener un bloqueo eficiente, y medios para continuar el asedio como conviene.

Le estaré muy agradecido si usted pide al Coronel May, de la Artillería, al cuartel general, que solucione los problemas de municiones del ejército, que ahora están en mis manos.

He recibido de Sir R. Fletcher un plan para la reanudación y prosecución del asedio, y él parece creer que es necesario que se realicen más trabajos.

Si ese es el caso, sería mejor comenzar de inmediato, y el Coronel Dickson debería iniciar de la mejor forma el rearme de las armas de fuego, etc., y volver a armar las baterías, por lo menos hasta el punto de poder proteger los trabajos de Sir R. Fletcher.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para Sir Robert Kenedy, Comisario General.

Lesaca, 4 de Agosto, 1813.

Sir,

Varios barcos han sido dañados, y otros se han perdido por completo, en el puerto de Pasajes, en las operaciones de desembarque y embarque de las armas y los suministros para el asedio de San Sebastián. Le pido que de las direcciones que se pueden tomar medidas, en comunicación con el Coronel Dickson, para que los barcos dañados sean calafateados y reparados de otra manera, y que a los propietarios se les pueda pagar su valor por los barcos perdidos. Esto debe hacerse sin pérdida de tiempo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Mariscal WC Beresford, K.CB

Lesaca, 4 de Agosto, 1813.

My Dear Beresford,

(...)

Mi reumatismo todavía me mantiene en casa.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

San Esteban, 4 de Agosto, 1813.

My Dear Lord,

Sir Thomas Graham informa que hay una comunicación diaria entre San Sebastián y el ejército francés por mar, y, de hecho, los barcos entran y salen cuando les place.

El sitio está muy retrasado, y en caso de que fuese necesario levantarlo, la pérdida de las armas y los almacenes sería inevitable, debido a la falta de medios navales, los botes del puerto de Pasajes son excesivamente malos, y todos navegados por mujeres , que no son iguales en las labores de carga y descarga de los mismos, además de que la mayoría de barcos ya están destruidos por los pesos que hemos puesto en ellos.

Suplico a vuestra señoría que considere estos puntos, y que me haga saber si Gobierno va o no a enviar una fuerza naval suficiente como para cooperar con el ejército en este sitio. La plaza cuenta con provisiones para nueve meses, y no hay ninguna posibilidad de conseguirla que no sea mediante asedio.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir T. Graham, K.B.

Lesaca, 6 de Agosto, 1813. 7 a.m.

My Dear Sir,

El mensajero me trajo la carta adjunta ayer, referida al tren que se espera desde Inglaterra, de la que se desprende que las diferentes partes no se habían preparado y embarcado como yo esperaba, y que, incluso después de la recepción de mi carta del 26 de junio había habido errores. Le estaré muy agradecido si usted enseña al Coronel Dickson el contenido en esta carta. Parece ser que estos barcos contienen todas las cosas, menos lo que queremos, es decir, municiones. Es realmente ridículo lo poco que se conoce en Inglaterra la naturaleza de una operación militar. Siempre que se les deja actuar por si solos se equivocan. Yo, además, dudo que estas armas sobre carruajes de guarnición sean de alguna utilidad para nosotros.

Me gustaría tener el informe de Dickson sobre el estado de las municiones para los 24 y 18 libras, incluyendo la gran oferta de 400 disparos que recibieron de la flota del Canal, y sobre el resto del equipo. Los pedidos, sin embargo, vienen, con más de lo que se refiere en el adjunto.

El plan de renovar el ataque contra la plaza requerirá un equipo mucho más grande de carros que el que hemos tenido antes, por lo que yo ya he hablado con Álava sobre el tema. Será necesario, sin embargo, que Dickson me hiciese un informe detallado, indicando el número de carros que se requiere en cada lado.

Hay muchos carros con las brigadas de Wilson y de Bradford, y con la Legión alemana, e incluso con el cuerpo de la quinta división, entiendo, y le agradecería a usted que hiciese cumplir las órdenes del ejército sobre el tema, que son , que no han de tener ninguno, si tienen carros de primavera. Si no aparecen carros, han de tener uno para cada regimiento. Todos estos carros deben ser entregados a la Comisaría. Mi conclusión es que Sir Richard Fletcher no querrá ninguno.

Estoy muy ansioso por ver el plan del Mayor Smith para fortificar irún.

Créame, etc.

WELLINGTON.

En una posdata de la carta de Lord Bathurst, del 27, indica que la flota había sido detenida por vientos contrarios, y que el error sobre la artillería ya había sido rectificado. Por tanto, tengo la esperanza de que vamos a tener lo que queremos.

 

Para el Teniente Coronel Sir Richard Fletcher, Bart.

Lesaca, 6 de Agosto, 1813. 7 a.m.

My Dear Sir,

Mucho se podría hacer para fortalecer las posiciones del ejército a la derecha, pero se requerirá oficiales de ingenieros y herramientas de trinchera. Le ruego que me haga saber dónde están los equipos de campo de herramientas de trinchera, y los oficiales que se pueden enviar para este servicio sin pérdida de tiempo.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 7 de Agosto, 1813.

My Dear Lord,

Te adjunto el informe del coronel Dickson sobre el estado de las armas y los almacenes para continuar el asedio de San Sebastián. Cuando lo esperado en el "Three Sisters" y "Friendship" llegue, se verá que vamos a seguir estando muy deficientes en cuanto a las municiones e incluso a las armas; y los carros son de tal naturaleza que no pueden ser utilizados convenientemente en las baterías. Espero, por tanto, que los equipos de las municiones requeridas originalmente sean enviados.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir T. Graham, K.B.

Lesaca, 10 de Agosto, 1813. 11 a.m.

Querido Sir,

He recibido la suya del 9. He enviado órdenes a los oficiales generales al mando de varios cuerpos españoles, con respecto a la munición, y, mientras tanto, le estaría agradecido si usted le dice al Coronel Dickson que le ruego que no dé nada a nadie a no ser que la solicitud esté autorizada por usted mismo, por Sir R. Hill, o por mí.

He hablado con Sir R. Kennedy en relación a la queja de Sir G. Collier sobre las embarcaciones armadas españolas, cuya denuncia, observo, se refiere a la vieja historia de la nave estadounidense anclada en el Bidasoa, que parece ser que Girón ha arreglado para zarpar hacia el oeste. Ni yo ni nadie tiene mando, que yo sepa, más que  la Armada española, a excepción del capitán del puerto de Pasajes, a quienes he solicitado que atiendan las solicitudes de Sir George Collier en todo.

Espero que nuestra marina tenga una fuerza suficiente por su cuenta sin los españoles. Sería una gran ventaja, de hecho, ser capaces de interrumpir el cabotaje a lo largo de la costa de Burdeos a Bayona. Pero primero tenemos que asegurar nuestra propia costa.

¿En qué líneas se refiere usted que quiere cañones para ellos?

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 11 de Agosto, 1813.

Sir,

He tenido el honor de recibir su carta del 9 del corriente.

Es conveniente que los buques que han llegado desde Lisboa volviesen allí cuando hayan completado sus descargas.

(...)

Nunca he oído hablar de ningún artillero del "Freya", pero, en general, es deseable que todas las tropas, artillería y almacenes de artefactos explosivos, sean llevados a Pasajes.

En cuanto a los transportes con la infantería, quiero que lleguen desde Inglaterra a Pasajes, te lo ruego;

Primero. Que 500 o 600 hombres prisioneros franceses en Pasajes, que han sido enviados allí, podrán llevarse a Inglaterra.

Segundo. Que los buques con caballos irán a Bilbao y pueden ser enviados de vuelta a Inglaterra, sin pérdida de tiempo.

'Tercero. Los transportes de infantería para 2800 los hombres pueden ser enviados a Bilbao, para llevar a Inglaterra ese número de prisioneros enviados allí.

Cuarto. Que un buen  transporte de infantería para 200 hombres se puede enviar a Bilbao, para llevar a Inglaterra ese número de inválidos que el ejército británico envió allí, siendo generalmente hombres cuyas extremidades han sido amputadas, a consecuencia de las heridas recibidas en la batalla de Vitoria.

Los transportes que vayan desde Pasajes a Bilbao pueden llevar a cualquier soldado enfermo o herido que pueda haber en Pasajes, sobre este punto le pido que se comunique con el Mayor General Lord Aylmer.

Todos los medios de transporte de infantería que salen de Inglaterra, y no van a ser utilizados como anteriormente he señalado, deben ser devueltos sin pérdida de tiempo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Coronel Torrens.

Lesaca, 11 de Agosto, 1813.

Sir,

Algunos días anteriores a la muerte del Teniente Coronel Ridewood, del regimiento 45, que murió por las heridas recibidas en la batalla de Vitoria,  este firmó su renuncia, que entiendo se ha transmitido gracias a su viuda a la oficina del Comandante en Jefe.

(...)

En el caso, sin embargo, Su Alteza Real debería pensar que sería inadecuado desechar los elegidos por la comisión presidida por el Teniente Coronel Ridewood, y aprovecho la oportunidad para recomendar al Teniente Provisional Coronel Craufurd, del noveno regimiento, como oficial bien calificado para que le sucediera en el regimiento 45. Ha tenido muchos años de servicio, y ha mandado con frecuencia el noveno regimiento en ocasiones importantes, y siempre se ha distinguido.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 11 de Agosto, 1813.

My Dear Lord,

(...)

Me permito sugerir a Su Señoría que el regimiento 77º puede ser enviado desde Lisboa a Gibraltar, para relevar al 37º, y que el regimiento 29º podría ser igualmente incorporado al ejército, probablemente para estar de guarnición en San Sebastián.

Como el batallón provisional, consistente en el 2º Batallón del 30º y el 2º Batallón del 44º, fueron enviados a casa cuando el 2º Batallón del 59º regimiento se unió, creo que su protegido, el teniente .... , del 44º, no estaba con el ejército, pero voy a preguntar por él.

Créamé, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 11 de Agosto, 1813.

My Dear Lord,

(...)

Las operaciones del sitio de San Sebastián están a la espera de la llegada de la artillería y municiones que se espera de Inglaterra.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 11 de Agosto, 1813.

My Dear Lord,

(...)

WELLINGTON.

P.D. Que Usted sepa que el bloqueo naval de San Sebastián está tan ineficazmente mantenido, que tenemos las pruebas entre los papeles del general Gazan, tomadas a finales de las operaciones, diciendo que zapatos y sacos de arena han sido enviados a ese lugar por el mar desde St. Jean de Luz. "

 

Para el Teniente General Sir T. Graham, K.B.

Lesaca, 13 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

Recibí anoche los documentos llegados en el "Polly". El Sr. Croker me dice el 5, que un convoy con el "President", que tiene la primera parte del tren de asedio a bordo, tenía viento favorables en Falmouth.

(...)

Te adjunto el informe que el general Girón me envió de Guetaria, y uno que he recibido de Sir George Collier esta mañana.

Le estaría muy agradecido si usted pide a Sir Richard Fletcher que envíe un oficial allí, uno de quien se puede confiar, a ver qué tiempo y dinero se requeriría para construir pozos, que, me parece, es todo lo que el lugar requiere. Además de estimar la guarnición que debería estar allí, ya que voy a meter el agua en barriles para su distribución, si la terminación de los pozos no dura mucho tiempo.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir T. Graham, K.B.

Querido Sir, Lesaca, 15 de Agosto, 1813. 8 P.M.

Yo estaba muy preocupado desde que leí la nota que me entregó el General Oswald, diciendo que su salud estaba en un estado tal que inducía a pensar que iba a regresar a Inglaterra. Por mucho que lamente esta circunstancia, no puedo, pero creo que tiene razones para renunciar, si usted encuentra que su salud no es suficiente para los esfuerzos necesarios, y sólo puedo demostrarle mi gratitud por regresar a nosotros cuando lo hizo. Voy a hacer que el Gobierno del Rey conozca el estado de su salud en la primera oportunidad.

He recibido su nota del día de hoy con respecto a los trabajos que se realizarán en la segunda línea, detrás del Bidasoa.

Usted puede depender de ella, porque hagamos lo que hagamos en otro lugar, no podemos hacer que la posición entre Oyarzun y el Bidasoa sea demasiado fuerte. He estado a caballo todo el día, y espero ser capaz en un día o dos para ir y verlo sobre el terreno, pero mientras tanto es deseable que no se pierda más tiempo en el comienzo de las obras de la segunda línea que usted propone. La segunda línea es, si cabe, más importante que la primera, que no es muy fácil de sostener con un cuerpo inferior de tropas sin una fuerte segunda línea. Me alegro de oír hablar de la llegada de la flota.

Créame, etc.

WELLINGTON

 

Para el Mariscal Beresford, K.B.

Lesaca, 15 de agosto 1813. 8 P.M.

Mi Querido Beresford

"He recibido sus cartas del 13 y 14, y por lo que dices, creo que es bastante claro que Guetaria no puede ser de ninguna utilidad para nosotros, y por lo tanto, tengo que esperar únicamente el informe de los oficiales de Ingenieros para pedir que sea destruida por completo.

No hay ninguna novedad. Te adjunto el proyecto de una paz que me envió mi corresponsal, que jura que se le entregó el sobre como lo que Napoleón está dispuesto a consentir. Esto demuestra únicamente que se están preparando en Francia las mentes de la gente para grandes concesiones.

"Estoy contento porque se encuentre mejor. Yo también me encuentro así, pero aún no estoy del todo libre de dolor cuando me muevo, a veces incluso estando sentado y quieto.

-Créeme, & c. 'Para Mariscal Beresford.

WELLINGTON.

 

Para Sir Charles Stuart, K.B.

Lesaca 15 de Agosto, 1813.

Mi Querido Sir,

He recibido su carta del 6 , y he dado instrucciones para que una carta sea dirigida al Gobierno portugués en lo referente al general Peacocke, que, espero, sea satisfactoria para ellos. Yo, además, enviaré su carta a Inglaterra en la primera oportunidad.

Nunca tuve la menor duda de las ventajas que reportaba al país la presencia del Ejército portugués. Sólo espero que esta no se vea afectada por equívocos por la ausencia de las recaudaciones.

Yo no le he escrito desde hace mucho tiempo, por lo que temo que usted no ha sido bien tratado en el discurrir de la correspondencia como otros. En el curso de las noticias y las intenciones militares, no tengo nada que añadir a mis despachos. Creo que soy demasiado fuerte para Soult, a la defensiva, y probablemente voy a pasar a la ofensiva tan pronto como pueda tomar San Sebastián o Pamplona, ​​y podré escuchar a las potencias del norte sus decisiones sobre su frente de una manera u otra.

Ha habido noticias en la frontera de que se firmó la paz, pero no tengo ninguna razón para creerlas. No obstante, el estado en el que las cosas sigue igual en Alemania que a principios de julio, a pesar de lo que los ministros y el Señor Catheart hicieron. Con el fin de mostrar cómo se encontraban, y mi opinión sobre ellos, adjunto (entre nous) la copia de una carta que escribí a Lord Bathurst ayer,

Los informes de la Batalla de Vitoria se recibieron en Brandeiss desde Dresde el 8 de Julio. Bonaparte se enteró de la Batalla solamente el 6, ya que fue guardada en secreto por Maret, peo el Conde Bubna se enteró el 7. Las últimas batallas, sin embargo, son muy importantes, y me temo que van a dar lugar a concesiones por parte de Bonaparte a Austria y a Rusia y Prusia, que pueden conducir a una paz con esos poderes, con exclusión de Inglaterra y de los Poderes de la Península.

Créame, etc.

WELLINGTON

 

Para el Honorable Frederick North.

Lesaca, 15 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

He recibido hoy su carta del día 11, por la cual le estoy muy agradecido, y lamento mucho no haber tenido el placer de conocerlo. Me he dirigido a Sir George Collier, que manda la escuadra de la Costa Norte de España, para solicitarle que le facilitase, por todos los medios a su alcance, un pasaje para Inglaterra a usted y a su grupo en Bilbao. He oído que el rio de Bilbao es navegable, por lo que he ordenado que algunos transporten vayan allí, para lograr su objetivo antes de ir a Pasajes, desde donde algunos transportes han de ser enviados de inmediato, o desde Santander, donde hay un paquete en espera de ser enviado, y que no voy a mandar a Inglaterra hasta el próximo domingo, 22.

Le escribo a Sir George Collier, quien le enviará esta carta, para solicitarle que le indique qué debe hacer. Pero tengo que añadir a los consejos que le dará, que el asedio de San Sebastián se está llevando a cabo a sólo dos kilómetros de Pasajes, y que ese puerto está lleno de medios de transporte, artillería, naves de almacén, suministradores, etc., Y la ciudad y sus barrios llenos de soldados de todas las naciones, arrieros, etc. etc., por lo que sería muy incómoda la espera allí. Yo por lo tanto, más bien le recomendaría embarcar en Santander, pero tengo que decirle que no se puede llegar en un carruaje. Aunque no creo que haya pasaje en Santander, por lo que deseo que puedan llegar en el futuro a Pasajes.

-Créame, etc. "Excmo. F. North. ''

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier R.N.

Lesaca 15 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

El señor North y su grupo, consistente en el Señor Bayning, el Señor de Joinville, el Sr. Howard, el Dr. Holland, y el Sr. Taylor, se encuentran en Bilbao, y están deseosos de ir a Inglaterra, por lo que le estaré muy agradecido si usted les facilita los medios para su partida en un transporte ya sea desde allí o desde Pasajes. Añadí advirtiendo a lo que usted ya les ha dicho sobre la dificultad de salir de Bilbao, aunque le he dicho a Mr. North que usted probablemente crea conveniente que venga hasta Pasajes; pero, por otro lado, se encontrarán con una necesidad de alojamiento y otros inconvenientes derivados de las operaciones que tienen lugar en la zona. Le estaré muy agradecido si le envía al Señor North a Bilbao la carta adjunta, junto a la que le escribirá a él con respecto a su pasaje a Inglaterra.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 17 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

He recibido hace una hora su carta de las 16:00 del medio día de ayer, sobre Guetaria.

"He recibido dos cartas de Sir William Beresford, que ha leído en este momento, en las que parece ser de la opinión de que son totalmente inútiles como protección de la rada y del puerto, y que la población no puede defenderse contra una fuerza superior, y su utilidad sólo sería para evitar que un enemigo marítimo superior utilizase el puerto y rada, que, sin embargo, como ya se indicó anteriormente, no podría proteger eficazmente.

Espero únicamente el informe de los ingenieros para dar la orden para que se destruya eficazmente. Las instrucciones que usted ha dado a Sir Richard Fletcher no interfieren sustancialmente con esta intención, y, si se ejecutan en su totalidad, tendrán un costo de sólo 150 dólares. Podría ser bueno, sin embargo, parar la misión, si se puede hacer, hasta que yo tenga el informe de los ingenieros-


-Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el mariscal W. C. Beresford, K.B.

Lesaca, 17 de Agosto, 1813.

En su carta sobre el tema de Guetaria, se mencionó que los 600 hombres de guarnición que había allí también podrían emplearse en otras partes. Desconocíamos que hubiese  allí algún hombre. Mendizabal podría tener el objetivo, colocando algunos hombres allí, y si los hay allí, desearía que fueran a Bilbao, donde hay un gran número los presos, y nadie para cuidar de ellos.

Por si hay tropas en Guetaria, me veo obligado a enviar esta orden oficial en las cartas adjuntas. Si no hay ninguno, te ruego que devuelvas las cartas.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 18 de Agosto, 1813.

(...) Todavía estoy esperando para la artillería y municiones para continuar el ataque de San Sebastián. (...)

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst

Lesaca, 18 de Agosto, 1813.

Querido Lord,

Adjunto lo que el Comisario General dice al Sr. Sampayo que se necesita para comprar grano en Irlanda.

También incluyo la situación. La deserción es terrible, y es bastante inexplicable , sobre todo entre las tropas británicas. No me sorprende que ocurra entre los extranjeros, como la que ocurre entre los extranjeros que el Gobierno a alistado , en general, sacados de las prisiones , pero , a menos que estos seduzcan a los soldados británicos , no hay razón para que deserten tal cantidad como lo hacen . Tratamos a los desertores de manera , que nunca hemos hecho en los últimos tres años con ninguno de los enemigos .

Hay en este momento de 800 a 900 en confinamiento en Lisboa , que llevan allí , creo , dos años , debido a que el Ministerio de marina ha dado órdenes de que no deben ser enviados a casa . Esto, y alistarlos en Lisboa para el cuerpo de West India del general Campbell , han curado al ejército francés de las deserciones hacia nosotros.

Todavía no hemos asumido la fuerza de los regimientos 76 y 84 º , que han llegado. Hemos llevado por la fuerza , sin embargo , los primeros 300 reclutas que llegaron.

Señoría verá por mi informe, que todavía estamos esperando el tren de maltrato, y que hemos perdido dieciséis días del mes de Agosto, ya que debería haber renovado el ataque a San Sebastián, si hubiera tenido los medios. Este es el período más importante de la campaña, en particular por el ataque de una plaza en el Golfo de Vizcaya . (...) Escuchamos de Francia, que se ultima la paz. Estoy muy temeroso de afirmar, que los aliados pueden ser inducidos a dar su consentimiento a una renovación de la tregua por un período prolongado de tiempo, con el fin de concluir las negociaciones de paz , por el que Bonaparte podría separar una gran fuerza contra la nosotros. (...)

WELLINGTON.

Hemos aumentado la fuerza naval, a excepción de los buques de correo. Es bastante curioso que todos los conocimientos que tengo de San Sebastián proceden de los Cuarteles Generales franceses, quienes la obtienen por mar! Acabo de enterarme de que un destacamento de zapadores, y algunos médicos, han llegado al lugar, y veo el asalto relatado por el General Rey en el "Journal de París".

 

Para el Conde Sathurst.

Lesaca, 18 de Julio, 1813.

He recibido una carta de Sir Thomas Graham, en la que me dice que su salud se encuentra un tanto afectada por el servicio y el clima, y que será necesario para restablecerse retirarse a casa un par de semanas.

Usted será el mejor juez por si fuera necesario enviar a alguien más fuera.

WELLINGTON.

 

Para el teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 19 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

He recibido su nota a las 06 a.m. de esta mañana, y siento no poder hacer nada más sobre los barcos que lo que he hecho. Nunca he visto hacer las cosas de otra manera en España: siempre hay un gran entusiasmo y un gran deseo de éxito, pero cuando se pide un esfuerzo, la llamada no es contestada.

He escrito al General Álava, tanto sobre los carros y barcos. Estoy contento de poder decir, sin embargo, que la artillería contará con 100 carros nuestros, y que hay 100 más que viene desde Tolosa, de las cuales 30 ya han llegado allí, y son utilizables para este servicio. Estos suman más que los carros que pidieron 300 países.

WELLINGTON.

 

Para D. Miguel Álava.

Lesaca, 19 de Agosto, 1813.

Lamento informarle que hay barcos que han llegado a Pasajes para ayudar en el puerto en las operaciones del sitio de San Sebastián, y que no hay suficientes carros del país para realizar esta operación. No puedo evitar comentar, y le ruego que se dé a conocer a la gente de las provincias, que los magistrados no han dado ninguna asistencia para que yo lleve a cabo las operaciones necesarias para la liberación de la provincia del enemigo, y que voy a dar a conocer mi opinión sobre su conducta en el conjunto de España.
Yo mismo adjunto una carta que se ha recibido del señor Dunmore, en lo que respecta a la asistencia recibida de la ciudad de Vitoria. Los habitantes de esa ciudad, y de estas provincias, experimentarán la diferencia, si, a consecuencia de esta falta de asistencia, nos vemos obligados a abandonarlos al enemigo.

También adjunto un informe que he recibido de Bilbao, del que se desprende que los magistrados se negaron a darnos el uso de los conventos para los hospitales. Le ruego que observe, que son necesarios estos hospitales para los oficiales y los soldados heridos en la lucha de las batallas de este país, y confío en que algunas medidas se adoptarán para obligar a los magistrados para dar la asistencia que necesitamos de ellos.

En cualquier caso, voy a tener cuidado de que el país entero conocerá de su conducta.

Tengo el Honor de ser, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 19 de Agosto, 1813.

Me he enterado por Sir Thomas Graham, que la "Sparrow" llegó de Inglaterra a Pasages esta noche, después de haber zarpado el día 10. Dijo que la "President" estaba a la vista con un convoy de naves mercantes con municiones, pero no hay noticias de ningún aumento de la fuerza naval en la costa, y sir Thomas Graham me informa, que lord Keith le había dicho que él había recomendado que un buque de guerra de línea debería ser enviado a la costa, pero no había recibido respuesta, y que no se dejó nada a su discreción. Pido permiso de nuevo para poner bajo la opinión de Su Señoría, de manera oficial, una representación de los inconvenientes y desventajas con los que el ejército está llevando a cabo sus operaciones, como consecuencia de la falta de una fuerza naval adecuada en esta costa.

Los suministros de todo tipo que hay en Lisboa y otros puertos de Portugal, y en La Coruña, se retrasan por falta de convoyes, mientras que el bloqueo marítimo de San Sebastián no se mantiene en absoluto, y el enemigo mantiene una constante comunicación con San Sebastián desde St. Jean de Luz y Bayona, y han introducido, además de suministros de diferentes clases, refuerzos para la guarnición de los artilleros y los zapadores y algunos oficiales pertenecientes al departamento médico.

El hecho de la comunicación existente entre San Sebastián y los puertos de Francia es famosa en el mundo entero, por el informe del asalto del 25 de julio del General Rey que ha sido publicado en los periódicos franceses.

En este ataque a un lugar costero, un poco de ayuda general ha sido recibida por el ejército por parte de la marina, pero la fuerza naval en esta costa es demasiado débil como para darnos lo que necesitamos, y por cuya falta, ahora estamos muy afligidos. Los soldados están obligados a trabajar en los transportes para descargar los barcos, porque los marineros no se pueden suministrar, y se han visto obligados a utilizar los barcos del puerto de Pasajes, manejados por las mujeres, en el desembarco de la artillería y las tiendas, porque no había una fuerza naval para abastecernos con la ayuda necesaria en los barcos. Estos barcos del puerto son ligeros, y por la debilidad de la construcción, muchos de ellos se han destruido, o plantean muchos inconvenientes, por lo que habrá un gran retraso por falta de barcos en las nuevas operaciones de asedio, y los soldados se verán obligados a cargar y descargar los barcos, mientras las mujeres que navegan ellos ayudan con su desigual mano de obra.

En mi opinión, si tuviéramos una fuerza naval suficiente, podríamos, si el tiempo lo permite, hacer un ataque desde el mar a la vez que el ataque contra las brechas de las murallas. Este ataque lograría, en todo caso, dividir la atención del enemigo, y probablemente evitar una gran parte de las pérdidas en el asalto de las brechas, si no tienden a asegurar el éxito del asalto.

(...)

Nunca he tenido la costumbre de preocupar al Gobierno con los pedidos de refuerzos, y siempre he llevado el servicio en la medida de mis posibilidades, con lo que se ha puesto a mi disposición, y si la Armada de Gran Bretaña no puede permitirse más que una fragata y algunos bergantines y cortadores, aptos y utilizados únicamente para llevar a despachos, a cooperar con este ejército en el sitio de un lugar marítimo, cuya posesión, antes de que comience la temporada mala, es importante para el ejército, así como para la marina, así se cumplirá, lo mejor que se pueda, sin esa ayuda, pero espero que su Señoría me haga saber con certeza si voy o no a tener más ayuda de medios navales.

Tengo el Honor de ser, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 20 de Agosto, 1813.

Acabo de recibir su nota a las 18:00 y media de la noche. Le estaré muy agradecido si usted muestra al Capitán Otway el estado del bloqueo naval de San Sebastián. El enemigo tiene un trato diario con el lugar. Esto es obvio, no sólo a partir de la información que yo tengo, sino también por las publicaciones en los periódicos de París del informe del General Rey del asalto del 25 del mes pasado. Sabemos además de los suministros que han enviado al lugar, de los hombres de artillería, sapeurs y oficiales del personal médico, ya que de hecho pueden enviar lo que quieran.

Pero además del bloqueo, la marina, en general, tiene que ayudar un poco en el ataque a un lugar marítimo en las necesidades de mano de obra de los servicios a los que los marineros están más acostumbrados, como en la carga y descarga de barcos, y en los propios barcos. La ayuda de una fuerza naval en el sitio de San Sebastián es de lo más importante. Pero tiene que ser obvio, que con a pesar del celo de Sir G. Collier, una única fragata no puede hacer nada de esta manera.

No digo nada sobre el estado relativo de la fuerza naval del enemigo y de la de Su Majestad en esta costa, pero creo que el enemigo es superior, y puede ahuyentar a Sir George cuando les plazca, ni advierto de otros servicios, que lo más deseable debe ser que la Armada ayude al ejército, pero tengo que decir que no tienen la ayuda que necesitamos, y que todos los demás ejército han tenido, para el ataque de este lugar, que es el objetivo más importante para el ejército y la marina y debe apoderarse de él antes del inicio de la mala temporada. Creo que estará de acuerdo conmigo en pensar que si tuviéramos medios navales suficientes, y el clima fuera bueno cuando se haga el asalto, sería una gran ayuda un ataque en el paseo marítimo del castillo. Pero este ataque no se puede hacer sin una gran ayuda naval. En estas circunstancias, el capitán Otway juzgará si debe o no quedarse. Creo que es justo, sin embargo, informarle, que en el último año he informado al Gobierno de la insuficiencia de fuerzas navales en las costas de España y Portugal, y que, desde que crucé el Ebro, y en particular en los ocho últimos meses, más de una oportunidad se ha perdido (...).

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 20 de Agosto, 1813.

En respuesta a esa parte de su nota de la última noche, referente a los equipos, tengo que mencionar, que yo creo que será mejor empezar con nuestro propio equipo, dejando el de Cuxhaven entero mientras que no necesitemos usarlo.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 21 de Agosto, 1813.

He recibido la suya del 20, y le he escrito a Sir George Collier, y enviado una carta a lord Keith que contiene otra de Lord Melville.

He pedido dos brigadas de artillería de Tolosa, que estaban adjuntas a la tercera y la cuarta divisiones, y ahora están al servicio de Dickson.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 21 de Agosto, 1813.

He tenido el honor de recibir dos cartas suyas, fechadas el día 20, una a las 3 pm. Yo escribí una el día 19 con respecto a la disposición de los medios de transporte que llevaron a Pasajes al 85 º, y los reclutas de la infantería.

Tengo razones para creer que hay 4.000 presos en Bilbao, en lugar de 2800, como le dije a usted en mi carta del 11, y me veré obligado hacia usted si puede prever en consecuencia para enviarlos a Inglaterra .

Le ruego que decida usted sobre el mejor modo de disponer de Teniente Delafons para el servicio.

Advertir de las crecientes dificultades de la barra de Bilbao, por lo que me parece que va a ser conveniente en el futuro ordenar a todos los buques en primera instancia ir a Santander, y de ahí llevarlos como desean a Guetaria, donde pueden permanecer hasta poder ser recibidos en Pasajes. Nadie debe entrar en Bilbao excepto los más ligeros (...).

Es mi opinión que mientras el enemigo permanezca en Laredo, a los buques de pesca de ese puerto no deberían permitírseles hacerse a la mar.

En lo que respecta a los servicios de la "President", "Revolutionaire", etc., Y a los medios navales generales sobre esta costa, y la costa de Portugal, le adjunto un extracto de mi última carta a la secretaria de Estado, lo que le hará conocer mi opinión sobre todos los puntos que advertía en el despacho de Lord Keith.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 21 de Agosto, 1813.

Mi querido Sir,

En respuesta a su carta privada del 20, tengo que darle las gracias por el periódico. No parece que contenga nada en relación con las operaciones del asedio al que ningún cuerpo puede oponerse. Yo respondo ante usted oficialmente respecto a losrefuerzos navales.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente Geneal Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 21 de Agosto, 1813.

El Capitán Otway hará mucho bien en la costa, ya que va a ayudar en el bloqueo, e impedirá las comunicaciones que le dije que se estaban realizando. Pero yo no quiero, en ningún caso, interferir con sus instrucciones de Lord Keith.

Le escribí a Sir George Collier ayer en respuesta a una carta suya, y le comuniqué lo que le había escrito al Secretario de Estado el día 19. Espero que esto le indujese a mantener la "Revolutionaire" y la "President".

Le escribí a Sir Richard Fletcher ayer respecto a las obras, y espero que envíe un ingeniero que sea capaz para llevarlas a cabo.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 22 de Agosto, 1813.

Esta mañana he recibido su carta de ayer.

Le ruego que se considere usted autorizado para utilizar todos los obuses y morteros en la forma que considere conveniente, pertenecientes a todos los equipos. Es mala suerte que no se verificase la distancia un poco más correctamente, y no se descubriesen en un momento anterior las ventajas que se derivan en el ataque izquierdo de morteros y obuses, entre las medidas anteriores, se podrían haber adoptado algunas para el transporte hacia allá de los almacenes que hemos usado a lo largo de la posesión.

Yo deseaba que el General Murray le comunicase a usted mi opinión respecto a este plan de bombardeo, y ahora lo pongo por escrito, para que -------- puede saber lo que pienso de él, que él recordará que es inexacta mi conformidad con lo que siempre he pensado, decidido y realizado en la ejecución de los antiguos cercos.

Estoy bastante seguro de que el uso de morteros y obuses en un sitio, para conseguir los efectos conocidos como molestia general no responden a ningún propósito contra un lugar español ocupado por las tropas francesas, excepto contra los habitantes del lugar, y finalmente, cuando nos apoderemos del lugar, contra nosotros mismos, por la comodidad que deberíamos obtener al tener las casas del lugar en perfecto estado de conservación. La intención de utilizar sus morteros y obuses contra cualquier trabajo en particular ocupado por el enemigo, como el caballero, su uso podría responder a su propósito, si supiera exactamente dónde está situado el atrincheramiento del enemigo, su uso podría responder a su propósito. Pienso que podría, porque me acuerdo de que, en el sitio de Ciudad Rodrigo, nuestras trincheras fueron bombardeados por 11 o 13 grandes morteros y obuses durante diez días, durante los cuales se lanzaron 13.000 proyectiles contra nosotros, pero que pocas pérdidas ocasionaron, a pesar de que nuestra trincheras estaban siempre llenas, y puedo decir con seguridad que no impiden nuestro progreso ni un momento. Creo que por lo tanto, es poco probable que, incluso sabiendo dónde está el atrincheramiento del enemigo, el bombardeo tuviese más efecto sobre él mismo que el bombardeo del enemigo en Ciudad Rodrigo contra nuestras trincheras. Si este efecto del bombardeo es una cuestión dudosa. Restan señalar qué ventajas se derivan de un bombardeo general de la ciudad, y sobre este punto, espero que no se olvide de las opiniones expresadas en el momento en la brecha fue practicable en San Sebastián, y de que las mayores dificultades de un asalto son, en consecuencia, las que provienen de un incendio en el vecindario. El bombardeo general, puede prender fuego a la ciudad, ya que probablemente, después del ataque del atrincheramiento del enemigo esta se convertirá impracticable. No creo que el uso de nuestros morteros y obuses en San Sebastián hasta ahora hayan hecho al enemigo el más mínimo daño. Cuando la guarnición está fuera, es obvio que el bombardeo no puede materialmente hacer perjuicio alguno a ellos, al mismo tiempo que se trata de un inmenso aumento de las dificultades y del trabajo del asedio, y la conflagración que puede ocasionar puede ser perjudicial en el ataque , y va a ser muy incómodo para nuestros amigos los habitantes, y, finalmente, para nosotros mismos. Estas son mis opiniones, y los motivos para ellas y tengo invariablemente, como sabe, que actuar en consecuencia, y cuando se ha producido una desviación parcial sobre las mismas, como en el segundo asedio de Badajoz, creo que principalmente se motivó por la falta de otros artefactos, y se sabe que el bombardeo no sirvió a ningún otro propósito, excepto para destruir la ciudad. No estoy en absoluto deseoso, sin embargo, que estas opiniones se pongan en práctica, y sólo sugiero, que si la ciudad debe ser bombardeada, bien podría hacerse desde las colinas de arena,  como desde la izquierda, y que estas medidas ahorrarán mucho transporte y mano de obra.

Lamento mucho la noticia de la indiscreción de los oficiales principales de la ..... . Es imposible callar la boca de las personas si son tan indiscretas como para ofrecer sus opiniones sobre un tema como la viabilidad del asalto a una brecha, donde las opiniones no pueden ser de ninguna utilidad, salvo para hacer el éxito absolutamente inalcanzable por los oficiales inferiores y tropas que escuchan tales opiniones. Hay algunos oficiales muy valiosos, y algunos de los mejores regimientos del el ejército, en el..... Y voy a estar muy triste por liberarlos, con el fin de que los oficiales y tropas de otros pueden irrumpir en el lugar. Tengo que hacerlo, sin embargo, por ser necesario, y también dar a conocer la causa de esta necesidad.

Entiendo que haya dudas por que el enemigo ha trabajado dentro de la brecha, pero aunque hiciese todo lo que se propuso, no veo cómo pueden evitar que nos establezcamos en el medio baluarte, a la izquierda de la línea interior, y en la torre izquierda que mira hacia el lugar. Si la batería de 13 cañones no está lo suficientemente cerca, se debe avanzar más cerca.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 24 de Agosto, 1813.

He recibido su nota del día de hoy. No hay duda de que los obuses y morteros será más eficientes, y la única forma de atacar el castillo, y le ruego que se utilicen todos contra la ciudad, si cree que pueden dar cualquier ventaja, en cualquier forma que puede ser señalado.

 Sólo espero que no se usen en....... 's noción de "molestia general", y que las casas de la ciudad no sean destruidas a menos que fuera necesario.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 24 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

Le estaré muy agradecido si usted pide al Coronel Dickson que me envíe un informe de cada equipo, sin incluir las destinadas a Cuxhaven, para que yo envíe por más munición para los obuses y morteros.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 27 de Agosto, 1813.

Querido Sir,

Me dio mucha pena no tener el placer de verte ayer. Te dejé una nota, sin embargo, con mi opinión sobre el estado de las cosas, que por lo que yo observo en su nota de las  14:00 coincide casi completamente con la mía, y le pedí al Mayor Smith que le señalase el punto al que me pareció que seis cañones de la batería de la margen izquierda debían ser trasladados, ya que desde el me pareció, ciertamente, ver el fondo de la cara derecha del baluarte, por lo que lo dominaría en pocas horas. En cualquier caso, la batería, en su situación actual, no puede ser utilizada satisfactoriamente, ya que está muy lejana para dañar significativamente siquiera las defensas, y a pesar de que el pie de la muralla no se puede ver desde el punto que se propone trasladar, se puede esperar que al menos el fuego será más eficaz contra las defensas. Entiendo sin lugar a dudas, sin embargo, que la muralla se ha destruido en el nuevo sitio.

Será necesario preparar inmediatamente el asalto del lugar, y me veré obligado si usted me hace saber que todavía duda de las tropas de la ........... , Ya que, si lo hace, hay que enviar a algunas otras, que, con ellas, mostrarán el .......... que no han sido llamados a realizar lo que es impracticable.

Sería muy deseable que la parte posterior de la roca fuese examinada de cerca por parte del personal y oficiales de ingenieros, y algunos de los de la Marina, con el fin de determinar si un ataque tendría probabilidades de tener éxito.

Le estaría muy agradecido si usted pide al Mayor Smith que me envíe un informe, con la señalización de los reductos, etc., con una exposición de la propuesta de perfiles, zanjas, etc. para cada uno, y una estimación de la cantidad de hombres necesarios para trabajar en cada uno, para que yo pueda dar órdenes para su ejecución.

Le sería igualmente muy agradecido si usted pide al Coronel Dickson que me envíe un informe de la artillería y las municiones que vienen con cada uno de los últimos equipos, a fin de que yo pueda pedir más morteros y municiones para los obuses.

Adjunto una carta de General Álava, en la que se refiere a un almacén de productos franceses pertenecientes a un español, tomado por el general Bradford en Tolosa, y dividido entre sus hombres. Le estaré muy agradecido si usted le pide al General Bradford que declarare lo que sabe por si desea decir algo sobre este tema.

Créame, etc.

WELLINGTON.

Vuelvo a su plan sobre San Sebastián.

 

Para el Mariscal Sir W.C. Beresford, K.B.

Lesaca, 27 de Agosto, 1813.

Mi querido Beresford, 12 del mediodía.

"He estado muy ocupado estos últimos días, por lo que no he podido escribirle a usted. Yo estuve ayer en San Sebastián, en la que no creo que los asuntos vayan en el sentido correcto.

(...)

Espero que te encuentres mejor.

Créme, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

Lesaca, 27 de Agosto, 1813.

Le adjunto la relación de las órdenes que he enviado al General Freyre, en lo que respecta a las embarcaciones armadas españolas y sus tripulaciones, ya en el puerto de Pasajes, y le estaré muy agradecido si es tan amable de darme su opinión sobre estos barcos y sus tripulaciones, tan pronto como sea posible, después de que su comandante se haya comunicado con usted, y usted haya sido capaz de determinar su aptitud para el servicio.

Tengo el Honor de, et.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 28 de Agosto, 1813. 2 1/2 P.M.

Querido Sir,

He recibido su carta a las 7 a.m. de esta mañana. He ordenado a 300 hombres de las divisiones cuarta y Ligera marchar hacia Oyarzún mañana por la mañana, y me veré obligado si usted pide 400 más de la primera división a juntarlos en el mismo lugar. Espero que estos y algunos más de la brigada del Lord Aylmer sean suficientes para mostrar el camino a la brecha, haciendo posible su asalto.

-Voy a ir a Pasajes por la mañana, para hablar con Sir George Collier respecto a un ataque desde el mar, y las medidas necesarias para ello, etc.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 2 de Septiembre, 1813. Veinte minutos antes de la 7 A.M.

Querido Sir,

Acabo de recibir en este momento su carta de las 18:00 ayer, lo cual prueba una vez más lo poco fiable que es el correo ordinario cuando se desea tener una comunicación rápida de instrucciones desde aquí.

Pienso que la Brigada de Lord Aylmer, y todos los demás hombres llegados recientemente desde Inglaterra, no son aptos para el servicio activo, y por lo tanto, a pesar de que podrían hacerlo muy bien restaurando el orden en la ciudad, no pueden continuar en el asedio.

Lo mejor que puedes hacer con la quinta división, es relevarlos por dos brigadas de la primera división, y mandarlos hacia el campamento de la primera división. Estos, más las brigadas de Pack y Bradford, diría yo, son suficientes para completar lo que se ha hecho. Los españoles no harían ningún bien. Lo mejor es enviar un preboste a la ciudad, y que tenga un patíbulo erigido, que las puertas se mantengan cerradas y a nadie se le permita entrar a excepción de los que tengan deberes. No tengo ninguna objeción a que se trate con Rey, pero no tengo noticias de rendición.

Freyre me ha enviado un mensaje diciéndome que espera ser atacado esta mañana, pero yo no he oído nada sobre este ataque, y veo todos los campos de esta zona muy tranquilos.

Créame, etc.

WELLINGTON.

El dragón dice que no fue mandado hasta las 9 de anoche. El retraso en la comunicación se produce con tanta frecuencia, que vale la pena investigar.

 

Para Su Alteza Real el Comandante en Jefe.

Lesaca, 2 de septiembre, 1813.

«Tengo el honor de adjuntar una copia de mi carta de esta fecha al Secretario de Estado, dando cuenta de la toma por asalto de la ciudad de San Sebastián, el 31 de agosto, y de otras operaciones militares, con la esperanza de que contará con la aprobación de su Alteza Real.

Tengo el Honor de ser, etc.

WELLIGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 2 de Septiembre, 1813.

My Lord,

El fuego contra el fuerte de San Sebastián comenzó el 26 de agosto, y fue directamente dirigido contra las torres que flanqueaban el bastión de la cara este, contra el medio bastión del ángulo sudeste, y la terminación de la cortina de la cara sur.

El Teniente General Sir Thomas Graham había ordenado que una posición debía ser construida en la isla de Santa Clara, lo que se efectuó en la noche del día 26, y el destacamento del enemigo en la isla fue hecho prisionero. El Capitán Cameron del 9º tenía el mando del destacamento que realizó esta operación, y el Teniente General Sir Thomas Graham aplaude particularmente su conducta y la de Teniente Chadwick, de los Ingenieros Reales. La conducta del Teniente, el Excmo. James Arbuthnot, de la Royal Navy, que mandó las embarcaciones, fue muy meritoria, como asimismo el de Teniente Bell de los Royal Marines.

Todo lo que se considera necesario realizar con el fin de facilitar el acercamiento a las brechas realizadas en la muralla de San Sebastián, se ha efectuado el 30 de agosto, y la brecha se realizó al final del baluarte; el lugar fue asaltado a las 11 horas de la jornada del día 31, y se logró.

Las pérdidas por nuestra parte han sido graves. El Teniente General Sir James Leith, que se había unido al ejército sólo dos días antes, y los generales Oswald y Robinson, fueron heridos desgraciadamente en la brecha, y el Coronel Sir Richard Fletcher resultó muerto por una bala de mosquete en la boca de las trincheras. Con este oficial, y el Teniente Coronel Craufurd del noveno regimiento, el servicio de Su Majestad ha sufrido una grave pérdida.

Tengo el honor de adjuntar el informe del Teniente General Sir Thomas Graham de la operación, para su Lordship que espero observe con agrado el distinguido ejemplo de valentía y la perseverancia de los oficiales y las tropas de Su Majestad en virtud de las mayores dificultades que tratan.

Todos los informes coinciden en alabanza de lo realizado por el destacamento de la 10 ª brigada portuguesa , bajo el Mayor Snodgrass, que cruzó el río Urumea , y tomaron por asalto la brecha de la derecha bajo todo el fuego que podría ser dirigida contra ellos desde el castillo y desde la ciudad .

La guarnición se retiró al castillo, dejando alrededor de 270
prisioneros en nuestras manos , y espero que pronto tendré el placer de informar a Su Señoría de que tenemos la posesión de esa posición.

Dado que el fuego en San Sebastián se había reanudado , el enemigo había llevado a la mayor parte de su fuerza al campamento de Urugne , y no había razón para creer que iban a hacer algún intento por aliviar el lugar. Tres divisiones del cuarto ejército español , mandadas por el General Don Manuel Freyre , ocuparon las alturas de San Marcial y la ciudad de Irún, por lo que el acceso a San Sebastián por el camino estaba cubierto y protegido , y fueron apoyados por la primera división de infantería británica al mando del general Howard, y la brigada del Señor Aylmer, a su izquierda , y en la parte trasera de Irún , y por la división del general Longa , que acampó cerca de la Sierra de Aya, en la parte trasera a su derecha . Con el fin de asegurarme aún más, trasladé dos brigadas de la cuarta división , el día 30, al Convento de San Antonio, uno de los cuales (General Ross ), bajo el Teniente General Sir L. Cole , el mismo día , más tarde se trasladó a la Sierra de Aya, y el otro en la mañana del 31 , dejando la novena brigada portuguesa en las alturas entre el Convento de Vera y Lesaca . Brigada de la séptima división del mayor general Inglis fue trasladada el día 30 hasta el puente de Lesaca , y me dio las órdenes para las tropas en los Puertos de Echalar , Zugarramurdi y Maya , para atacar puestos débiles del enemigo frente a estas posiciones.

 

Para el Mariscal de Campo Marqués de Wellington K.G.

Oyarzun, 1 de Septiembre, 1813.

En obediencia a las órdenes de su señoría del día anterior, para atacar y formar un alojamiento en la brecha de San Sebastián, que se extiende ahora a la izquierda, a fin de abrazar la torre más externa, el final y el frente de la cortina inmediatamente sobre el bastión de la izquierda, así como las caras del mismo bastión, el asalto tuvo lugar a las once, AM de ayer, y tengo el honor de informar a su Señoría de que la heroica perseverancia de todas las tropas empleadas se vio finalmente coronada por el éxito.

La columna de ataque se formó con la segunda brigada de la quinta división, mandada por el General Robinson, con apoyo inmediato de los destacamentos formados al margen* y teniendo en reserva al resto de la quinta división, consistente en la brigada Portuguesa del Mayor General Spry y la primera brigada al mando del Mayor General Hay, así como también el quinto batallón de cazadores de la brigada del general Bradford, al mando del Mayor Hill; todos bajo la dirección del Teniente General Sir James Leith, Comandante de la quinta división.

* 150 voluntarios de la división ligera, al mando del Teniente Coronel Hunt, del regimiento número 52, 400 de la primera división (que consta de 200 de las brigadas de la Guardia, bajo el Teniente Coronel Cook, de 100 del batallón de Ligera, y 100 de los batallones de línea de la Legión alemana del Rey), al mando del Mayor Robertson, y 200 voluntarios de la cuarta división, al mando del Mayor Rose, del 20 de infantería.

Después de haber organizado todas las cosas con Sir J. Leith, crucé el Urumea hacia las baterías del ataque de la derecha, desde donde todo se veía más claramente, y desde donde las órdenes para el fuego de las baterías, según las circunstancias, podría ser inmediatamente dadas. En cuanto la columna apareció fuera de las trincheras fue como antes expuesta a un intenso fuego de proyectiles y metralla y una mina explotó en el ángulo izquierdo de la contraescarpa del hornabeque, haciendo gran daño, pero no pudo con el ardor de las tropas en la cabeza del ataque. Nunca hubo una cosa tan falaz como la apariencia externa de la brecha, siendo imposible estimar y conocer las dificultades reales, casi insuperables de la brecha . A pesar de su gran extensión, no había más que un punto en el que era posible entrar, y sólo en filas individuales. Todo el interior de la pared a la derecha de la cortina formaba una escarpa perpendicular de al menos 20 pies hasta el nivel de las calles, de modo que el canto estrecho de la propia cortina, formado por la ruptura de su extremo y su parte delantera, fue el único punto de acceso. Durante la suspensión de las operaciones del sitio, por falta de municiones, el enemigo había preparado todos los medios de defensa que el arte podía concebir, por lo que un gran número de hombres fueron protegidos por trincheras y traviesas, en el hornabeque, en las murallas de la cortina, y en el interior de la ciudad frente a la brecha, preparados para verter el fuego más destructivo de fusilería desde ambos flancos contra la aproximación a la cima de la cresta estrecha de la cortina.

Todo lo que el valor más decidido podía intentar, en repetidas ocasiones se trató en vano por las tropas, que fueron llevadas a la parte delantera de las trincheras en olas sucesivas. Nadie sobrevivió al intento de ganar la cima: y aunque la pendiente de la brecha ofrecía refugio contra la fusilería del enemigo, la naturaleza de los escombros de piedra impidió a pesar de los grandes esfuerzos de los ingenieros y grupos de trabajo la posibilidad de formar un alojamiento para los soldados, expuestos a los proyectiles y la metralla de las baterías del castillo, contra las que se dirigieron particularmente, obedeciendo las instrucciones de su señoría, y, en todo caso, nunca se hubiera podido obtener un alojamiento sin tomar la parte alta de la cortina.

En este estado desesperado del ataque, después de consultar con el Coronel Dickson , al mando de la Artillería Real , me atreví a pedir que las piezas se volvieran contra la cortina . Un intenso fuego de artillería se dirigió contra ella, pasando solamente a unos metros sobre las cabezas de nuestros soldados en la brecha, y se mantuvo con una gran precisión gracias a la práctica por tanto tiempo en uso . Mientras tanto , acepté la oferta de una parte de la brigada portuguesa del Mayor General Bradford para vadear el río, cerca de su desembocadura. El avance del 1er Batallón , Regimiento 13 , bajo el Mayor Snodgrass, sobre la playa descubierta hasta el otro lado del río , y de un destacamento del regimiento 24 , bajo el Teniente Coronel M'Bean , en su apoyo , se hizo de la manera más hermosa , bajo un fuego muy intenso de metralla. El Mayor Snodgrass atacó, y finalmente llegó a la pequeña brecha a la derecha de la grande , mientras el destacamento del Teniente Coronel M'Bean ocupó la derecha de la gran brecha . No debo dejar de mencionar , que una oferta similar fue hecha por el primer regimiento Portugués de la brigada del general de brigada Wilson , bajo el Teniente  Coronel Fearon , y que tanto el General Bradford, y el general de brigada Wilson, habían , desde el principio , insistido de la manera más apasionada para que se empleasen sus respectivas brigadas en el ataque, ya que habían tenido participado por lo general en el trabajo y las fatigas del ataque de la derecha.

Observando ahora el admirable efecto del fuego de las baterías contra la cortina, aunque el enemigo se protegió mucho, se ordenó realizar un nuevo gran esfuerzo para ganar la cima alta a pesar de todos los peligros, al mismo tiempo que un intento de asalto  contra el hornabeque.

Le correspondió esta suerte a la segunda brigada de la quinta división, bajo el mando del coronel Excmo. Charles Greville, y salir de las trincheras para este fin, y al 3 º Batallón de los Royal Scots, bajo el Teniente Coronel Barns, apoyados por el 38, bajo el Teniente Coronel Miles, quienes afortunadamente llegaron al asalto de la brecha de la cortina justo en el momento en que una explosión en la muralla de la cortina, (ocasionado por el fuego de la artillería) creó cierta confusión entre el enemigo. El estrecho se ganó, y se mantuvo, después de un terrible enfrentamiento, y las tropas de la derecha de la brecha, en ese momento lograron forzar las barricadas de la parte superior de la línea estrecha del muro, encontrando un camino entre las casas que estaban unidas a él. Por lo tanto, después de un asalto que duró más de dos horas, en las circunstancias más difíciles, al fin se obtuvo una base firme.

Era imposible frenar el ímpetu de las tropas, y en una hora más el enemigo fue expulsado ​​de todo el sistema de defensas preparadas en las calles, sufriendo una severa pérdida durante su retirada hacia el castillo, dejando toda la ciudad en nuestro poder.

A pesar de que debe ser evidente para su señoría, que las tropas estaban animadas con la valentía y entrega más entusiasta, y que todos tienen derecho a los mayores elogios, sin embargo, estoy seguro de que su Señoría desea ser informado en particular, sobre los, que, a partir de su situación, tenía posibilidades de ganar la distinción peculiar, y, pero la distancia a la que yo me encontraba, no me permite llevar a cabo este acto de justicia por observaciones personales. Me he tomado la molestia de recopilar información de los oficiales superiores. El Teniente General Sir James Leith ha justificado, de la manera más completa, la confianza depositada en su juicio y distinguida valentía, conduciendo y dirigiendo el ataque, hasta que le obligaron a ser retirado a regañadientes, después de recibir una contusión severa en el pecho, y con el brazo izquierdo roto.

El Mayor general Hay le sucedió en el mando, y hábilmente condujo el ataque hasta el final. El Teniente General Sir J. Leith expresa sus grandes agradecimientos hacia los generales Hay y Robinson (este último se vio obligado a abandonar el terreno por una herida grave en la cara) , y a los Tenientes Coroneles Berkeley y Gomm , Asistente Ayudante General y Asistente Quarter Maestro General de la quinta división , por sus celosos servicios, durante este arduo concurso. Se recomienda vivamente se notifique a su señoría a su ayudante de campo , el capitán Belches , del 59 de infantería, que , junto con el Comandante General Hay, da testimonio de la conducta altamente meritoria del Capitán James Stewart, del batallón tercero de los Royal Scots , ayudante de campo del Mayor General Hay, y se recomienda se mencione a su Señoría al Ayudante de campo del Major General Robinson , el capitán Wood, cuarto de infantería, como también a los Capitanes Williamson y Jones de ese regimiento : el primero fue gravemente herido en el mando del 4º , después de haber formado parte de la esperanza perdida en el mejor estilo y permanecer mucho tiempo más después de haber sido herido . El capitán Jones le sucedió en el mando de la brigada, y lo llevó a cabo con gran habilidad.

Sir James Leith igualmente particulariza al Capitán Taylor, regimiento 49, Brigada Mayor de la primera brigada, y al Teniente Le Blanc, del 4º, que dirigió a la compañía de infantería ligera del regimiento, inmediatamente después de la vana esperanza, siendo el único oficial superviviente del avance.

El Mayor General Robinson une su testimonio de alabanza de los Capitanes Williamson y Jones, y del Teniente Le Blanc, ya mencionados. Igualmente elogia encarecidamente al Capitán Livesay, quien sucedió en el mando del 47º de infantería al Mayor Kelly cuando resultó muerto, y lo mantuvo hasta resultar herido, recayendo el mando en el Teniente Power, quien hábilmente cumplió con su deber, así como también el Capitán Pilkington, que sucedió en el mando de la 59 ª cuando el Capitán Scott resultó muerto, y lo mantuvo hasta resultar herido, cogiendo el mando de ese batallón  en el Capitán Halford, quien lo dirigió con gran crédito lo mismo que  el Brevet Mayor Anwyll, Brigada Mayor de la segunda brigada.

El Mayor General Hay tiene ahora el mando de la quinta división, y menciona en términos de grandes elogios la excelente conducta del General Spry, al mando de la brigada portuguesa, y la muy distinguida valentía del coronel de Regoa, y del regimiento Portugués 15º, bajo su mando , y al Coronel M'Crae, con el tercer regimiento Portugués, y el General Spry menciona en términos elogiosos al Teniente Colonel Hill, comandante del 8 ª de Cazadores, y al Mayor Charles Stuart Campbell, comandante del 3 ª regimiento portugués en ausencia del coronel M'Crae del deber general, y expresa sus grandes agradecimientos hacia el Capitán Brackenbury, del regimiento 6º, su Ayudante de Campo, y para el Brigada Mayor Fitzgerald. El Mayor General Hay habla muy bien de los servicios del Coronel, el Excmo. C. Greville, del 38º, al mando de la segunda brigada, y de la notable valentía del Teniente Coronel Barns, en el asalto con éxito de la cortina, con el valiente batallón de los Royal Scots, y también a la conducta ejemplar del Teniente Coronel Cameron, del 9º de infantería  y la de los Tenientes Coroneles Miles y Dean, de la 38º, así como de la de todos los oficiales y tropas empleados, y se expresa como muy especialmente en deuda por el celo, la inteligencia y la intrepidez del Brigada Mayor Taylor, y del capitán Stewart, de los Royal Scots, que actúa como su ayudante de Campo, ya anteriormente mencionado.

El Mayor General Hay expresa asimismo su gran satisfacción por la conducta valiente y juiciosa de Teniente Coronel Cooke, al mando del destacamento de guardias; del Teniente Coronel Hunt, al mando del destacamento de la división Ligera, que fue herido de gravedad, y de todos los oficiales y tropas de los destacamentos.

El Mayor General Hay llevó a su división a lo largo de las murallas personalmente, con el juicio y la valentía que tan a menudo ha marcado su conducta.

Tengo ahora únicamente que repetir las expresiones de mi más alta satisfacción con la conducta de los oficiales de la Real Artillería e Ingenieros, como antes particularizé en el informe del primer ataque. Cada rama del servicio de Artillería ha sido dirigida por el Coronel Dickson con la mayor capacidad, al igual que la del departamento de Ingeniería por el Teniente Coronel Sir Richard Fletcher, hasta el momento de su muy lamentable caída en la boca de las trincheras. El Teniente Coronel Burgoyne le sucedió en el mando, y está ansioso de que yo le transmitiera los sentimientos de Su Señoría Sir R. Fletcher por el gran mérito y valentía del capitán Henderson, en el ataque de la isla, en la mañana del 27 del último; Y los esfuerzos perseverantes de los Mayores Ellicombe y Smith, en el impulso de las operaciones de los dos ataques, el último oficial es el que ha tenido el mérito de lograr los primeros reductos en el ataque por la derecha.

El mismo Teniente Coronel Burgoyne fue herido, y sólo abandonó el campo a causa de la pérdida de sangre, pero estoy feliz por poder decir que es capaz de llevar a cabo sus deberes en su departamento.

La conducta de la Marina de Guerra ha continuado con el mismo principio de celo y cooperación por Sir George Collier, y los servicios de Teniente O'Reilly, con los marineros empleados en las baterías, han sido igualmente notables como antes.

Su señoría me permitirá ahora que llame su atención sobre la conducta de ese distinguido oficial el Major General Oswald, quien ha tenido el mando temporal de la quinta división en ausencia del Teniente General Sir James Leith, durante toda la campaña, y, quien tuvo que renunciar al mando de la división a la llegada de Sir James Leith en el 30 último.

Después de haber llevado adelante con dedicación infatigable todos los deberes penosos del ataque izquierdo, nadie es más capaz que Sir James Leith de dar la mejor información y ayuda. Sir James Leith reconoce que lo hizo con una generosidad y celo por el servicio en el más alto grado loable, y continuó sus valiosos servicios hasta el final, actuando como voluntario, y acompañando al Teniente General Sir James Leith a las trincheras con motivo del asalto. Tengo la satisfacción infinita en asegurar a su señoría de mi perfecta aprobación por la conducta del Mayor General Oswald, desde que la quinta división formó parte de la columna izquierda del ejército.

Yo puedo asegurar a Su Señoría que el Coronel De Lancey, diputado Quarter Maestro General, y el Teniente Coronel Bouverie, Asistente Ayudante General, adscrito  a la columna de la izquierda, han seguido prestando su ayuda más valiosa, y que el celo de Capitán Calvert, del regimiento 29, mi primer ayudante de campo, así como la del resto de los oficiales de mi Estado Mayor personal, que tienen todos derecho a mi más cálida y perfecta aprobación.

'Su señoría, con una atención muy agradecida por mi parte, me permitió nombrar a un oficial para ser el portador de los despachos de la casa de Su Señoría, y le ruego que recomiende para esta la misión al Mayor Hare, del 12º de infantería, un valiente soldado de fortuna , que en muchas ocasiones anteriores ha servido entre mi personal, y ahora se le emplea como Ayudante del Ayudante General.

Tengo el Honor de, etc.

THOMAS GRAHAM.

El Mariscal de Campo, Marqués de WELLINGTON.

P.S. No hay ninguna devolución por parte de la artillería y las tiendas no se han enviado, y me temo que la rentabilidad pueden no ser del todo correcta ante las graves pérdidas de las tropas.

He omitido mencionar la valiente conducta de Teniente Gethin, 11 º regimiento, actuando como Ingeniero, que condujo la columna Portuguesa al ataque, y tomó los colores del enemigo del Caballero.

(...)

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 3 de Septiembre, 1813. 5 1/2 p.m.

Acabo de recibir sus notas de las 6 de la mañana y de las 10  y media am después, enviadas a las 12 y un cuarto desde Hernani.

"Yo diría que el General Hay no encontrará ninguna dificultad para las comunicaciones cortando una zona entre el fuego y las partes no quemadas de la ciudad, tirando abajo una o dos casa, o, en todo caso, se podría comunicar hacia los puestos contrarios a los que el fuego no ha alcanzado desde hace algún tiempo, y luego por otra parte en la que se puede esperar que el fuego no encuentre nada más para alimentarse, por lo que se habrá extinguido.

Es probable que Rey desea tratar, como si el objetivo de su carta no fuera más que izar una bandera negra en el lugar ocupado por los heridos. La demanda del Etat nominatif es una tontería.

Yo le recomiendo a usted que le diga que hemos observado (a mi entender así era) que los prisioneros estaban siendo empleados en trabajos sobre las fortificaciones de la plaza, bajo el fuego de los sitiadores, lo que es contrario a todas las reglas de la guerra , que nosotros siempre nos ocupamos de nuestros prisioneros, en particular de los heridos, y que esperamos que él haya hecho lo mismo. A continuación, podría señalarle, que todos los esfuerzos que se han hecho para su alivio han fracasado, y ofrecerle la capitulación por última vez.

En estas noches de luna, sobre todo, nada puede impedir que los jinetes vayan a todas horas de la noche, y un hombre a caballo puede venir de Oyarzun aquí en tres horas, sin fatigar su caballo. Los criados sólo podrían hacerlo en el doble de tiempo. Pero la verdad es que nuestros oficiales no se ocupan de hacer entender al dragón claramente a dónde va, y la importancia de llegar a tiempo, (...) Si el dragón, en lugar de tener una carta simplemente entregada en su mano, recibe instrucciones detalladas de a dónde ir, por parte del Oficial de Estado Mayor, y le dijeran el tiempo que se calcula que él debe estar en ruta, y se vigila su llegada, y que cualquier irregularidad en el tiempo será estrictamente investigada, este deber se haría como cualquier otro.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst

Lesaca, 3 de Septiembre,1813.

My Lord

Tengo el honor de adjuntar una solicitud de artillería pesada adicional y almacenes para este ejército.

'La artillería pesada solicitado en mi despacho del 10 de febrero lo fue en tres partes, de los que la primera llegó a la Península, y se consumieron los almacenes, y las piezas están completamente desgastadas por el fuego en el comienzo del asedio de San Sebastián. Los almacenes de las otras dos partes, así como las destinadas a la de Cuxhaven, están casi consumidas, y esta solicitud tiene como objetivo sustituir las piezas de la primera parte desgastadas, y los almacenes de las tres que se han consumido.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 3 de Septiembre, 1813.

(...)

Sería muy deseable adoptar alguna medida con respecto a los regimientos 51º y 68º, es decir, ya sea para pedir su regreso a casa, o para permitirme formar con ellos un batallón provisional. Están totalmente sin oficialidad y con muy pocos hombres, y es bastante chocante comprobar la lista de oficiales muertos y heridos cuando entran en acción. El otro día el 51º perdió 12 oficiales muertos y heridos, y creo que no supera los 100 hombres. En cuanto a enviarles a casa, tengo que decir que, en este país, en particular, un soldado viejo vale por lo menos cinco nuevos. (...)

WELLINGTON.

 

Para F. S. Larpent, Esq., Deputy Judge Advocate General.

Lesaca, 4 de Septiembre, 1813.

Quedé muy preocupado al enterarme de su desgracia, que, sin embargo, no me cabe duda, se verá aliviada por el Conde Gazan desde que pudo haber estado bajo su control, y en cuanto se haya sabido que a su humanidad , en primer lugar, (...).

En guerras anteriores, una persona en su situación habría sido considerada un no combatiente, y habría sido puesto en libertad de inmediato, pero, en esta guerra, a causa de la violencia y de la hostilidad con la que se lleva a cabo, es para esperar que esto será lo último que ocurra, por un tiempo al menos, todo el mundo se considera tomado como prisionero de guerra, y no se liberan sin cambio. Hay varias personas ahora en mi poder en la misma situación y uno en este sentido, es decir, no combatientes, de acuerdo con las reglas conocidas y que antiguamente se practicaban en la guerra, entre otros, es el Secretario del Gobernador de San Sebastián, y autorizo ​​que le digas al duque de Dalmacia o al Conde Gazan, que voy a enviar de vuelta a cualquier persona que ellos señalen a cambio de usted.

Le envío con esta carta la suma de 200 dólares, de los cuales solicito que usted reconozca el recibo, y que usted me haga saber si puedo hacer cualquier cosa.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 4 de Septiembre, 1813.

My Lord,

Escribo sólo para corregir un error en mi despacho de segunda instancia. El número de prisioneros en San Sebastián es de 670, y no 270, como se suponía.

El gobernador ha tenido comunicación con el Teniente General Sir Thomas Graham, con objeto de lo que sin duda iba a comenzarse una negociación para la rendición de la plaza. Se aprovechó esta comunicación para enviarle un requerimiento, pero el exigía una suspensión de hostilidades durante dos semanas, y luego se rendiría si no era aliviado por los suyos, pero que la guarnición marcharía a Francia con armas y bagajes, sin ser prisioneros de guerra. Estas condiciones fueron rechazadas, y el fuego, que había sido interrumpido desde hacía algún tiempo, se reanudó ayer por la noche.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

Lesaca, 5 de Septiembre, 5 1/2 a.m.

Yo no he recibido su carta del 3 , de las 18:00, como usted bien sabe, hasta que le vi ayer, y no pude leer los contenidos hasta que regresé aquí anoche.

Veo que la carta del Teniente  Jones al Gobernador menciona que los prisioneros se guardan en el patio del almacén "sans blindajes" y muchos han sido muertos y heridos por el fuego dirigido contra ese edificio.

No he visto nunca dicha conducta y la pretensión fundada en ella, es decir, que no debemos dirigir nuestro fuego hacia ese lugar, es demasiado ridícula.

Le pido que envíe al General Rey una protesta en contra del mantenimiento de sus prisioneros en el patio de ese almacén," sans blindajes ", y así mismo en contra de hacerlos trabajar bajo el fuego.

En cuanto a un intercambio, pienso que podría ser muy bueno, si no tuvimos oportunidad de tomar el lugar, como vamos entonces a conseguir a nuestros hombres, a cambio de un número igual de los demás, los vamos a conseguir probablemente sin tal sacrificio, por lo que no creo que debería hacerlo, a pesar de que deben seguir expuestos al maltrato y la miseria que ahora sufren, y al peligro de nuestro propio fuego, durante unos días más. Más particularmente, en mi opinión, no debemos cambiarlos por soldados que vayan a ser enviados a la guarnición.

He pensado en la posición del general Hay en la ciudad. Creo que se debe mantener la primera línea de manera ligera, con el apoyo de una segunda en la Plaza, y la mayor fuerza en la muralla o en la calle de la muralla de la cara sur. Creo que el enemigo tiene el poder de avanzar a su izquierda, y si lo hace, no se detendrá hasta que llegue a las murallas de la cara sur, y en cualquier caso, se perderían muchos hombres en la contienda en la ciudad. Debe ser ligera en el frente, debe ser modificada, su pérdida será insignificante en la ciudad, y sería posible recuperarla, no sólo en sus puestos actuales, sino algo más por el avance de la reserva para expulsar al enemigo.

"Esta necesidad no impide, de hecho, que sea haga todo lo necesario, para la toma de sus barricadas frente al fuerte.

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley, K.B.

Lesaca, 5 de Septiembre, 1813.

Mi querido Henry,

No tengo nada nuevo que decir. Vamos a abrir nuestro fuego contra el castillo de San Sebastián el día 8, y creemos que no va a aguantar por encima de un día o dos. (...)

Siempre tuyo muy afectuosamente

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 7 de Septiembre, 1813.

Mi querido Lord,

(...)

Espero que el fuego se abrirá contra el castillo de San Sebastián el día de mañana.

(...)

Sin embargo puedo esperar hasta el 10 o el 11 para apoderarme del castillo de San Sebastián, (...).

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 9 de Septiembre, 1813. 7 a.m.

Acabo de recibir los artículos de la capitulación del castillo de San Sebastián, y doy mi consentimiento para lo estipulado en artículo 10º. Le pido que, por tanto, conceda libertad bajo palabra de honor al oficial que sea nombrado por el General Rey de que regresará a mi Cuartel General en siete días, si un oficial británico de la misma categoría así mismo no es enviado de vuelta a mi Cuartel General a cambio de él.
En lo que se refiere a la persona nombrada en el quinto artículo, voy a hacer lo que pueda para canjearlo, por lo que se mantendrá en Pasajes hasta que el Comandante en Jefe decida si va a enviar a una persona de la misma categoría a cambio de él.

Tengo el Honor de, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 9 de Septiembre, 1813. 7 a.m.

He recibido la capitulación, y sinceramente le felicito por su éxito. Te escribo unas líneas oficiales sobre la capitulación. Creo que Sir George debería haber formado parte de la capitulación, ya que, si recuerdo bien, las últimas operaciones en la isla se realizaron exclusivamente por la Marina.

Es desafortunado que no hayamos pensamos en ello antes, pero él puede ser invitado a concurrir en la capitulación y firmarla. No tengo ninguna objeción a que el capitán Bloye sea enviado a casa, y se lo voy a recomendar tanto a Sir George como al mismo capitán Bloye.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

Le estaré muy agradecido si usted tiene especial atención en examinar a los no combatientes y ancianos a los que se refiere el artículo 4º. Mi conclusión es de que ese examen significa saber si son o no "no combatientes". El ser no combatientes no significa que sean enviados a Francia, y concluyo, "29 oficiales" y "5 soldados" han sido canjeados como no combatientes. Le devuelvo la capitulación y otros documentos, no sea que usted no haya guardado una copia de ellos, pero me alegraré de tenerlos de nuevo.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 9 de Septiembre, 1813. 9 1/2 a.m.

Querido Sir,

Le estaré muy agradecido si usted le dará las siguientes órdenes al oficial al mando del Departamento de Ingeniería.

El tren de pontones debe juntarse, con excepción de los botes absolutamente necesarios para las comunicaciones con San Sebastián, y el tren debe ser montado en algún lugar cerca de Oyarzun.

También debe tomar de inmediato las medidas necesarias para asegurar el lugar ante un golpe de mano, en la limpieza de los escombros y en bloquear las brechas, y debe proporcionarme, sin pérdida de tiempo, un proyecto y un presupuesto para la reparación del lugar, con las mejoras que considere oportunas sugerir. También debe tomar medidas para reconstruir el puente, y al hacerlo, probablemente sería conveniente modificar el sitio, y convertir las colinas de arena en un "tete de pont". Yo dejo esto a su consideración, pero mientras tanto será necesario construir un puente con pontones del lugar, o tener un buen puente voladizo, para las comunicaciones normales a pie. He ordenado a una guarnición española que esté preparada para ir a la plaza, y esta entrará en ella tan pronto como se haga constar que todas nuestras tropas, etc, se pueden retirar con comodidad, y nuestros departamentos estén dispuestos a ceder a los departamentos españoles los almacenes y los artículos que contienen.

Por el momento, es mejor que la quinta división atraviese el Urumea, y acampe en cualquier terreno ideal, cerca de Oyarzun.

Todos los artilleros deben regresar a sus diversas brigadas, y la brigada de 18 libras, con su munición, debe ser llevada al Camino Real. El Coronel Dickson debe ordenar a la artillería y a los almacenes para que sean embarcado. Los todavía aptos para el servicio deben ser puestos en sus transportes, lo que se puede conseguir fácilmente. Los no aptos para el servicio deben ser embarcados y enviados a Inglaterra.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 10 de Septiembre, 1813. 10 1/2 a.m.

He recibido su carta de ayer. No tengo ninguna objeción en dejar por el momento los cañones dañados y nuestros carros en San Sebastián.

"Voy a hablar con el comisario general de avituallamiento de los medios de transporte. Yo diría que provisiones para 14 días son totalmente suficientes. Los transportes de caballos sin duda deben estar provistos de barricas para suministrar agua, lo que debe ser más que suficiente para todos los hombres que puede haber.

El Cirujano Mayor del lugar, y los oficiales que bajaron por la brecha, serán enviados de vuelta a Francia en libertad condicional.

Créame, etc.

WELLINGTON.

P.S. El Comisario General no tendrá dificultades para proporcionar provisiones para 14 días en los transportes que llevan a casa a los prisioneros, es decir, galletas y carne salada.

 

Para el Almirante Sir Harry Neale.

Lesaca, 10 de Septiembre, 1813.

Sir,

He tenido el honor de recibir rápidamente su carta del 3, adjuntando la copia de las órdenes de día 18 de agosto, que había recibido de los Lores Comisionados del Almirantazgo, y en respuesta a la misma, le daré a usted la copia de una carta que he escrito hoy día al Capitán Otway del Navío de Su Majestad Ajax.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Otway, R.N.

Lesaca, 10 de Septiembre, 1813. 9 a.m.

Sir,

Recibí anoche su carta del 9 del corriente, desde la costa de San Sebastián. Usted habrá oído que la ciudad fue tomada por asalto el 31 de agosto, y que la guarnición del castillo capituló el 8 del corriente.

La única ayuda naval que se requerido por el ejército en la actualidad, es retirar unos 2.000 prisioneros de nuestras manos, de los cuales 97 son oficiales, ya que el Capitán Sir George Collier parece ser de la opinión que sería inadecuado transportar estos hombres en los pequeños transportes. Si usted pudiese tomar algunos de ellos, e incluso a los soldados, a bordo del Ajax y Bellona, nos libraría de un gran inconveniente.

Menciono esto porque mi conclusión es de que por las órdenes que usted dice que ha recibido, usted no cree correcto permanecer en esta costa por los motivos que necesitamos ayuda naval, a saber., para asegurar para nosotros la navegación por la costa norte de España, y la costa de Portugal, y para interrumpir la comunicación del enemigo entre el Garona y los ríos Adour.

Si usted puede retirar a algunos de los oficiales o soldados antes mencionados, solicito que se comunique sobre el tema con el Teniente General Sir Thomas Graham.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 10 de Septiembre, 1813.

My Lord,

Una batería fue construida en la fortificación del cuerno con grandes dificultades frente a las fortificaciones del castillo de San Sebastián, que se abrió en la mañana del 8 del corriente, y tengo el placer de informarle de que la guarnición se rindió antes de la noche. Te adjunto el informe del Teniente General Sir Thomas Graham *, y los términos de la capitulación acordados con la guarnición, las devoluciones de la artillería, municiones, etc., de la plaza.

Las pérdidas de la guarnición durante el sitio se dice que ha ascendido a dos tercios de su número original.

Me permito una vez más llamar la atención de Su Señoría sobre la conducta del Teniente General Sir Thomas Graham, y de los Oficiales Generales y tropas bajo su mando en la ardua tarea de la que estoy informando ahora sobre su final exitoso.

En virtud la Orden emitida recientemente por el Gobierno francés, las dificultades de las operaciones de un sitio y la cantidad de tiempo que estas deben tomar, son mucho mayores, y únicamente pueden ser llevados a su conclusión mediante un ataque a la brecha del cuerpo de la plaza. El mérito del éxito, por lo tanto, es proporcionalmente mayor, y si a ese tiempo de la duración de las operaciones contra de San Sebastián, se le resta el que los asaltantes estuvieron esperando municiones, es decir, desde el 25 de julio al 26 de agosto, se encontrará con que las operaciones no duran más de lo que ha sido necesario para un lugar que posee tres líneas de defensa, incluyendo el convento de San Bartolomé.

Durante las operaciones contra el castillo, la armada se hizo cargo del ataque contra la isla de Santa Clara, gracias al cual el enemigo estuvo muy molesto en sus posiciones del castillo.

El Capitán Sir George Collier, y los oficiales, marineros e infantes de marina, han continuado proporcionando toda la ayuda posible en su poder, y el Teniente General Sir Thomas Graham menciona especialmente al Capitán Bloye de la Lyra, y al Capitán Smith, y el Teniente Coronel Dickson, al mando de la artillería, ha informado de su agradecimiento para con el Teniente O'Reilly, de la Surveillante, que mandaba a los marinos empleados en las baterías. Parece que durante todo el asedio a la ciudad, el enemigo tenía una comunicación constante con Bayona, de donde recibió suministros de todo tipo, incluyendo artillería y municiones y refuerzos de todo clase de oficiales y soldados, y envió a todos los oficiales heridos y varios de sus hombres, pero esto fue debido a circunstancias que el Capitán Sir George Collier, y la escuadra bajo su mando no tenían posibilidades para remediar.

(...)

WELLINGTON.

 

*El Teniente General Sir Thomas Graham para el Mariscal Marque de Wellington

Hernani, 8 de Septiembre, 1813.

My Lord,

Tengo la satisfacción de informar a Su Señoría, que el castillo de San Sebastián se ha rendido, y tengo el honor de transmitirle la capitulación, que, bajo todas las circunstancias del caso, confío en que su señoría juzgue que hice lo justo concediéndolas a una guarnición, que sin duda hizo una defensa muy valiente.

Desde el asalto del 31 último, el fuego vertical de los morteros, etc. del ataque de la derecha se mantuvo ocasionalmente contra el castillo, causando unas pérdidas muy graves al enemigo, y ayer por la mañana una batería de diecisiete 24 libras en el hornabeque, y otra de tres cañones de 18, aún más a la izquierda, después de haber sido completadas con los extraordinarios esfuerzos de los oficiales de artillería y de ingenieros, ayudados por el celo infatigable de todas las tropas, más la totalidad de las piezas, con un total de 54 cañones, entre ellos los dos de 24 libras y el obús de la isla, abrieron fuego a las 10 AM, contra el castillo, con tales efectos que antes de las 13:00 la bandera blanca fue izada en la batería Mirador por el enemigo, y después de un breve debate, los términos de la rendición se acordaron. Por lo tanto, damos a su Señoría otro gran resultado en la campaña, con la posesión de los ejércitos aliados de este interesante punto de la costa cercano a la frontera.

 El Capitán Stewart, de los Reales, ayudante de campo del Mayor General Hay, que se distinguió grandemente durante el sitio, está por desgracia entre los muertos de esta última acción.

Omití en mi último informe mencionar mis agradecimientos para con el Capitán Smith, de la Royal Navy, que emprendió y ejecutó la difícil tarea de subir las armas de fuego por la empinada escarpa de la isla a una batería que estaba manejada por marinos bajo su mando, lo que fue de gran servicio. El Capitán Bloye de la Lyra, ha sido desde el principio y constantemente utilizado de la forma más activa en la orilla, y me siento en deuda con sus servicios.

Además de los oficiales de artillería antes mencionados, que han seguido actuando con la misma distinción, no debo omitir los nombres de los Capitanes Morrison, Power, y Parker, que han estado constantemente en las baterías de brecha, y en el mando de las compañías. Me permito repetir mi anterior recomendación sobre el Capitán Cameron, del 9º de infantería, que se ofreció a dirigir el ataque a la isla, comportándose de manera tan capaz en esa ocasión, como durante todo el tiempo que mandó allí.

Tengo el Honor, etc.

THOMAS GRAHAM.

 

Convention" propoted for the Capitulation of the Fort of La Matte of San Sebastian, by the Adjutant Commandant, Chevalier de Songeon, Chief of the Staff to the troops stationed in the Fort, charged with full Powers by General Jley, commanding the said Troops, on the one side; and by Colonel de Lancey, Deputy Quarter Master Gemral, Lieut. Colonel Dichson, commanding the Artillery, and Lieut. Colonel Bourerie, charged with full Powers by Lieut. General Sir Thomas Graham, on the other side.

The above-named having exchanged their full powers, agreed as follows:

'Art. I. The French troops forming the garrison of Fort La Motte shall be prisoners of war to His Majesty's troops and their Allies.—Agreed.

'Art. II. They shall be embarked in His Britannic Majesty's ships and conveyed to England direct, without being obliged to go further by land than to the port of Pasages.—Agreed.

'Art. III. The General and other superior ofBcers, and the officers of regiments and of the staff, as well as the medical officers, shall preserve their swords and their private baggage, and the non-commissioned officers and soldiers shall preserve their knapsacks.—Agreed.

'Art. IV. The women, the children, and the old men, not being military, shall be sent back to France, as well as the other non-combatants, preserving their I rivate baggage.—Granted, for the women and children. The old men and noncombatants must be examined.

'Art. V. TheCommibsairedesGuerres, Bourbier de Guilly, having with him the wife and the two daughters of his brother, who died at Pamplona, requests Sir Thomas Graham to authorise his return to France, with the three above-named ladies, as he is their chief support. He is nut a military man.—This article shall be submitted to the Marquis of Wellington by Sir Thomas Graham.

'Art. VI. The sick and wounded shall be treated according to their iauk, and taken care of as English officers aud soldiers.—Agreed.

'Art. VII. The French troops shall file out to-morrow morning, by the gate of Mirador, with all the honors of war, with arms and baggage,and drums beating, to the outside, where they will lay down their arms; the officors of all

ranks preserving their swords, their servants, horses, and baggage, and the soldiers their knapsacks, as mentioned in the third article.—Agreed.

'Art. VIII. A detachment of the allied army, consisting of 100 men, shall occupy in the evening the gate of Mirador; a like detachment shall occupy the gate of the Governor's Battery. These two posts shall be for that purpose evacuated by the French troops, as soon as the present capitnlation shall be accepted and ratified by the Commanding Generals.—Agreed.

'Art. IX. The plans and all the papers regarding the fortifications shall be given over to an English officer; and officers shall be named equally on each side, to regulate all that concerns the artillery, engineer, and commissariat departments.—Agreed.

'Art. X. The General commanding the French troops shall be authorised to send to His Excellency Marshal Soult an officer of the staff, who shall sign his parole of honor, for his exchange with a British officer of his rank. This officer shall be the bearer of a copy of the present capitulation.—Submitted for the decision of Lord Wellington. The officer to be sent to Marshal Soult shall bo chosen by the Commanding Officer of the French troops.

'Art. XI. If any difficulties or misunderstanding shall arise in the execution of the articles of this capitulation, they shall be always decided in favor of the French garrison.—Agreed.

'Made and concluded this 8th day of September, 1813.

'le Chevalier De Soncjeon, Adjutant Command-
ant.
'Wm. De Lancey, Colonel.
'Alexander Dickson, Lieut. Col. com. Art.
'II. Bouvkrie, Lieut. Colonel.

: Approved, \

'Approved on the part i
of the Royal Navy, J

'Le General Rey, Gouverneur.
'Thomas Graham, Lieut. Gen.

'George Collier, Commanding the Squadron
of His Majesty's ships off San Sebastian.'

Return of Kitted, Wounded, and Misting of the Army under the Command of
Field Marshal the Marquis of Wellington, K.G., in the Siege of the Castle of San
Sebastian, from the 1st to the 8thSeptember, 1813.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 11 de Septiembre, 1813. 9 a.m.

Querido Sir,

Recibí anoche las tuyas de las 16:00 de ayer, y le adjunto una carta que he escrito al Capitán Otway, que le ruego lea, y la reenvíe a él. No me ha adjuntado documentos sobre lo acordado con Sir George Collier, ni han regresado los transportes. Escribo a Álava y al general Freyre, sobre los ingenieros civiles, los albañiles y carpinteros españoles y demás trabajadores.

Debería estar muy feliz por ayudar en un caso como el del Coronel Santuary, pero hay que mirar un poco la situación de nuestros propios compatriotas en Francia. Ruego que se le diga al Coronel Santuary, que con mi consentimiento, a cientos de oficiales franceses se les ha permitido salir de Inglaterra en libertad condicional, ya sea para regresar en un tiempo limitado, o a cambio de oficiales del mismo rango, y ni uno ha regresado, y ni un oficial Inglés ha sido enviado a cambio de los muchos oficiales franceses enviados de esta manera a Francia. Yo no digo que sea culpa de ellos, el Gobierno francés, probablemente, impidió su regreso, y no cumplieron con las condiciones de sus compromisos, y se les ha obligado, muy probablemente, a servir contra los austriacos, prusianos, rusos, etc.; pero eso no me importa.

Conociendo la realidad, tengo que actuar en consecuencia, y no voy a permitir que ningún oficial se vaya en libertad condicional, a menos que, como en el caso del Cirujano Mayor y Capitán de quien escribí antes, hicieron méritos por servicios. Al permitir que se vayan, yo sé que se los doy a los enemigos; Soult no enviará a nadie a cambio.

Créame, etc.

WELLINGTON.

He recibido del  Señor FitzRoy Somerset y de Sir George Collier las disposiciones para con los prisioneros. Lo que se propone para los enfermos y heridos británicos no necesita ser considerado en la actualidad.

 

Para el General Freyre.

Lesaca, 11 de Septiembre, 1813.

Estaría muy agradecido si se enviase un ingeniero civil desde la provincia de Vizcaya, para comunicarse con el Teniente Coronel Burgoyne, el ingeniero al servicio de Su Majestad Británica, en lo que respecta a la reparación de la plaza de San Sebastián. El General Mendizábal, probablemente sea capaz de saber dónde está.

También requiero que usted solicite un director albañil y un carpintero principal de la provincia para asistir al mismo oficial, y facilite las direcciones que puedan facilitar a los magistrados civiles para reunir albañiles, carpinteros y trabajadores comunes, con la finalidad de realizar las obras necesarias allí sin pérdida de tiempo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 11 de Septiembre, 1813.

Recibí la carta de Vuestra Señoría del 19 de agosto, y antes de que yo envié devuelta los dos navíos de línea desde las "Basque Roads", advertido en la carta del Ministerio de Marina, pensé que sería correcto pedir la opinión del Capitán Sir George Collier, y saber si se consideraba capaz, con los navíos bajo su mando, para llevar a cabo los distintos servicios que se requieren de la escuadra en esta posición, en cooperación con el ejército, y que adjunto la copia de su respuesta recibida ayer por la noche.

De momento la ciudad de San Sebastián ha sido tomada por asalto el 31 de agosto, y la guarnición se rindió en el castillo el día 8, y el día 9, el capitán Otway apareció frente a San Sebastián con el Ajax y Bellona, procedente de "Basque Roads", adjunto una copia de la carta que ese día se dirigió al capitán Otway.

Su Señoría observará lo que Sir George Collier afirma con respecto a la seguridad de la navegación en la costa para nuestros mercantes y almacenes y un barcos hospitales.

Le ruego a su Señoría informe al Almirantazgo sobre este punto, con el fin de que algún tipo de medida puede ser adoptada y se ordene llevarla a ejecución por el almirante Sir George Martin y Sir George Collier, uno de ellos al mando de la costa norte hasta el Cabo de Finisterre, el otro desde el cabo de Finisterre, como él dice, al Adour.

(...)

Mientras escribo sobre este tema me permito mencionar, que como la Freya va a Inglaterra con los prisioneros, sería muy deseable que fuese enviada de vuelta, sin pérdida de tiempo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 15 de Agosto, 1813. 6 p.m.

He recibido hoy su carta de ayer. Estoy muy reacio a permitir que cualquier persona regrese a Francia sin intercambio, independientemente de su estado, ya que no hay ninguna muestra de indulgencia similar con los nuestros por parte de los franceses, a excepción de una por el General Maucune con un Teniente del 61 ª, por la que posteriormente reclamó y obtuvo la liberación de un Comisario de Guerra, que había sido su secretario.

¿Qué opina de la captura del Coronel Fenwick, y su cirujano, que firmaron su libertad condicional, cuando pasaron Almandoz en Julio, estando el primero con delirios, y suponiendo que en su lecho de muerte? y ahora lo reclaman ellos! No puede haber un trato generoso con esas personas.

(...)

WELINGTON.

 

Para el General Conde Gazan.

En el Cuartel General, 15 de Septiembre, 1813.

Monsieur le General,

Acabo de tener el honor de recibir la carta que Vuestra Excelencia me ha mandado el 13, y le doy las gracias por la carta del Sr. Larpent.

Mr. Payan, Inspector des Postes del ejército francés, capturado en Vitoria, ya ha salido para Inglaterra, pero escribiré de inmediato solicitando su regreso a Francia a cambio del Sr. Jesse. El señor Comisario Robert, todavía está aquí, y os sería mandado a cambio del Sr. Larpent.

Por lo que se refiere al Jefe de escuadrón Anthoine, tengo el honor de informarle de que, después de haber sido capturado por las tropas españolas de la división del General Mina, el general está en tratos con el Mariscal Duque de Albufera para un canje, que creo que se va a convenir.

El Teniente General Sir Rowland Hill ya ha enviado al Señor General Comte D'Erlon la lista de oficiales franceses que se encuentran en este momento todavía aquí y tengo el honor de enviarle la misma lista a su Excelencia. También le pido que me envíe la lista de los oficiales de los ejércitos aliados prisioneros de guerra, que aún se encuentran en las posiciones del ejército.

Si Su Excelencia desea intercambiar estos oficiales por los oficiales del ejército francés, prisioneros en Inglaterra, mejor que por aquellos que todavía se encuentran en las posiciones del ejército, puedo afirmarle que los que usted nombre regresaran a Francia.

El Capitán Le Clerc y el Sub-teniente La Lamre Louis han salido para Inglaterra, pero les envío cartas que se les ha dirigido, y el dinero que se les envió.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Vizconde Melville.

Lesaca, 16 de Septiembre, 1813.

My Dear Lord,

He recibido su carta del 3. El Almirante Martin ha estado aquí, y le he explicado nuestras necesidades, de tal forma que tengo la esperanza de que no habrá ningún tipo de dificultades en el futuro. No estoy deseoso de entrar en debates sobre este tema, y ciertamente la voy a dar definitivamente por terminada; (...).

Sobre este punto, sin embargo, en su carta del 3 de septiembre, estoy muy ansioso de que usted no pueda creer que tenía la intención de actuar personalmente, o de manera impropia con el fin de comunicar a los oficiales de la marina de guerra censuras en contra de  sus superiores de la Junta del Almirantazgo. Desde que recibí su carta, he leído cuidadosamente de nuevo la que yo manda el día 20 a Sir Thomas Graham, que es lo que comunicó al capitán Otway. El objetivo era permitir que el capitán Otway conociera el apoyo naval que se requiere, y él juzgó que sí podía, por lo que decidió permanezca y nos la proporcionó. (...).

No puedo considerar que de mi comunicación, el extracto de la carta dirigida al Secretario de Estado, el 19 de agosto por Sir George Collier, contenga algún tipo de censura de un inferior hacia un superior. Sir George me escribió sobre algunas instrucciones que él había recibido del Señor Keith, referentes a la disposición de la "President", "Revolucionair", etc., en respuesta mi comunicación que le mande en ese extracto con mi opinión sobre todas las cuestiones a las que alude Señor Keith. Podría haber, tal vez, escrito lo mismo a Sir George Collier, en vez de enviar el extracto de mi carta al Secretario de Estado, y salvo por esa irregularidad, lo cual es, después de todo, tiene una importancia insignificante, no puedo encontrarle defectos.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 17 de Septiembre, 1813. 9 1/2 a.m.

My Dear Sir,

Recibí, a las 2 esta mañana, su nota de las 6 de la tarde de ayer por la noche. Si el hospital francés necesita cualquier suministro de cualquier tipo, creo que lo mejor es que el Proveedor los suministrara de la manera usual. Si el proveedor desea proveerse en los almacenes de la Comisaría General, éste deberá solicitárselo a ellos. Este es el curso normal del servicio y lo mejor es que no se aparten de él. Si no tienen un número suficientes de oficiales médicos para atender a los heridos franceses, pueden emplear mientras tanto a sus propios cirujanos. El Dr. M'Grigor será quien decida.

Me gustaría que los bueyes para el pontón no se retiren del servicio de pontones ahora, ya que estoy más ansioso por nuestro lado izquierdo del río, que no puede estar listo para moverse hasta que tengamos todos los pontones.

........ ¿Es realmente tan difícil?: es el octavo día desde que recibió la orden de reunir los trenes de pontones en el Camino, y ahora no está seguro de que las órdenes hayan llegado a los oficiales a cargo de ellos, porque no tiene las medidas adoptadas para cumplirlas. Se dejó la carta en la oficina de correos española, concluyo, dirigida en Inglés, y sin saber si el oficial a cargo de los pontones está en comunicación con esa oficina de correos, y así se dejó el asunto. Esta es la manera en la que todos nuestras disposiciones fracasan. Los oficiales encargados ​​de enviar una orden tienen que conocer que su participación es esencial, y esa es la forma de transmitirlo.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

Lesaca, 21 de Septiembre, 1813. 1 p.m.

He mandado órdenes al general Freyre para que envíe un gobernador y una guarnición a San Sebastián, para poder así mover a la quinta división y a la brigada de Wilson a la línea del frente tan pronto como el clima lo permita, ya que  tengo la intención de hacer un movimiento a través del Bidasoa posteriormente, tan pronto como el estado de los vados lo permita.

Los oficiales de artillería y de ingenieros empleados en San Sebastián, se mantendrán hasta que se tengan sus obras terminadas.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier. R.N.

Lesaca, 22 de Septiembre, 1813.

He recibido su carta del 21 de septiembre. Estoy muy preocupado porque el puerto de Pasajes esté tan lleno de gente, (...)

(...)

Tengo instrucciones dadas de que una gran cantidad de suministros de todo tipo, sobre todo de comida y carne salada, se podrán poner en los almacenes de San Sebastián. Los barcos que contengan ese tipo de artículos, una vez sabido por el Comisario General, tienen orden de volver a San Sebastián, lo que aliviará el puerto.

(...)                

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para D. Miguel Álava.

Lesaca, 22 de Septiembre, 1813.

Le ruego llame la atención sobre su conducta al Alcalde Constitucional de Rentería, que parece ser ha dado certificados de las mismas características que el que adjunto a siete franceses, que están desaparecidos, de los capturados en San Sebastián.

Creo que no es conocido por las autoridades del Gobierno español que los magistrados inferiores permiten a los franceses ejercer sus oficios en sus distritos. En todo caso, estos certificados son falsos. El francés de ese nombre no habría podido ejercer su oficio en Rentería el 8 de septiembre, ya que ese día por la noche fue firmada la capitulación, y la guarnición no se marchó hasta la mañana siguiente.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde Gazan.

En el Cuartel General, 24 de Septiembre, 1813.

Monsieur le General,

Tuve el honor de recibir la carta de Vuestra Excelencia del 21, y le reenvío la presente lista que usted me ha enviado con los cambios que propongo.

En primer lugar yo no puedo estar de acuerdo con el intercambio de Coronel D'Arno, del Regimiento de Infantería 34º de línea, ni del Coronel Songeon por los Tenientes Coroneles FitzGerald y Fenwick, ya que estos señores no tienen la misma graduación en sus respectivos servicios, ni que el señor Larpent, que no es militar, y que se encuentra realizando funciones civiles en este ejército, generalmente realizadas por un oficial del rango de Capitán, que sea calificado con el rango de Coronel, y se intercambie por el Jefe de Batallón Fabvier, ni los Capitanes Morand del 34º, y D'hautefort del 59º, sean intercambiados por los Tenientes Soyen, del 61 º, Jean Robert, el 71º.

Por lo tanto, tengo el honor de proponeros que el Jefe del Batallón Fabvier sea canjeado por el Teniente Coronel FitzGerald, el Teniente Coronel Santuary, todavía en Pasajes por el Teniente Coronel Fenwick, y el Sr. Larpent por Robert, como Vuestra Excelencia ya había propuesto.

El Capitán Morand se puede canjear por el Capitán Tarleton, y Vuestra Excelencia tendrá la bondad de nombrar a dos Tenientes del ejército francés que se canjearán por los Tenientes Soyen y John Robert.

En lo que respecta a los no combatientes, es decir, funcionarios, mujeres, etc, siempre los he devuelto, y me comprometo a devolver a todos los heridos que ya no estén en condiciones de servir.

Tendré un gran placer en organizar con Vuestra Excelencia un acuerdo para la devolución de los prisioneros no combatiente tomados desde ahora en adelante, incluyendo a los empleados civiles del ejército, como comisarios de guerra, oficiales de sanidad, jueces, etc, etc. Pero sin embargo, creo que no debería liberar a los de este tipo en mi poder al presente hasta que los numerosos individuos, Ingleses, españoles y Portugueses, en la actualidad en Francia, y no unidos al ejército, sean liberados.

Por lo que respecta a las personas que desean regresar a España, tengo el honor de reenvías a Vuestra Excelencia mi carta del 21. Cuando yo conozca los nombres y los cargos de los que desean regresar, haré siempre los pasos necesarios para que obtengan sus permisos, pero no puedo todavía prometer más.

Tengo el honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier. R.N.

Lesaca, 25 de Septiembre, 1813. 3 p.m.

Sir,

El coronel Harvey me ha entregado su carta del 24 de septiembre. Voy a hablar con el Coronel Dickson sobre los cañones que usted desea tener de San Sebastián, y se los dará, si no son absolutamente necesarios para la defensa de la plaza.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde de Liverpool.

Lesaca, 27 de Septiembre, 1813.

Le adjunto una carta que me dirigió el difunto Sir Richard Fletcher, y que se encontró entre sus papeles, pero que su Señoría verá en la fecha que estaba escrita el mismo día que el Cuartel General salió de Freneda.

He tenido en tantas frecuentes ocasiones de mostrar los méritos y servicios de Sir Richard Fletcher a los ojos del Gobierno, (...) sólo tengo que decirle a su señoría que se acuerde de ellos, y sinceramente recomiendo a su familia a su favor y protección.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier. R.N.

Lesaca, 28 de Septiembre, 1813.

Sir,

Cuando el almirante T.B. Martin estuvo aquí, me informó que era vuestro deseo que yo tomase algunas medidas para tener una luz sobre San Sebastián atendida, e iluminada todas las noches, y que un faro temporal debía ser levantado , y una luz mantenida en la colina de la entrada sur del Bidasoa, y que podría escribirme sobre estos temas. Le ruego saber si puedo ser de alguna utilidad para usted en relación con ellos.

El mismo Almirante me informó de que había ordenado que debía hacerse un estudio sobre la bahía de San Sebastián, del que usted me debe enseñar el resultado, ya que es muy conveniente que yo esté informado sobre el tema. Estaré agradecido si usted me deja saber cuál es el resultado del estudio y de las consultas que se han hecho con respecto a este puerto, sobre el número de buques, (...), y el dragado de las aguas, cuanta capacidad tienen sus muelles , ¿qué número se encuentran en condiciones de seguridad y no, y cuáles son las dificultades de acceso o salida de él.

Estoy informado por Sir Thomas Graham que un transporte británico, capturado, se ha visto en Santoña.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde Gazan.

En el Cuartel General, 29 de Septiembre, 1813.

Monsieur le General,

He recibido la carta que Vuestra Excelencia me ha hecho el honor de enviarme el día 27, y convengo en todos los intercambios que usted me propone, excepto en el que incumbe al Jefe de Escuadrón Anthoine.

Este oficial fue capturado por las tropas del General Mina, y sé que ha estado en negociaciones con el Mariscal Duque de la Albufera para su canje. han habido varios retrasos (tal y como me indica el Duque de la Albufera en una carta que yo he recibido de su parte) porque el General Mina creía que yo quería hacer un canje por un pariente mío prisionero de guerra. Pero como yo no tengo a ningún pariente en esa situación, he escrito al General Mina, para que él arregle el intercambio con el Duque de la Albufera, como él lo había propuesto.

M. Robert será enviado a las posiciones francesas mañana, y yo he enviado a Inglaterra la lista de oficiales que tienen que ser devueltos a Francia.

Había alguna mala escritura en la manera de escribir los nombres de los oficiales, como yo os he dicho, que no comprendemos.

En mi última carta ya dije a Vuestra Excelencia lo que haría siempre con los heridos que no están ya en estado de servir, las mujeres, niños, sirvientes, etc.

En lo que incumbe a los otros no combatientes, estoy dispuesto a obligarme en el futuro de la forma propuesta por Vuestra Excelencia, pero antes de hacerlo, deseo saber, de manera oficial, cual es vuestra función, si usted mismo  manda al ejército francés, o si es cierto, como indican los informes, que está mandado por otro general.

De todas maneras permitamé alabar la lealtad por la cual los acuerdos que he tomado con Vuestra Excelencia han sido llevados a su conclusión, pero esos eran acuerdos que se hacían por sí mismos. Cuando se trata de comprometer en el futuro los intereses de un gran núemro de personas, es necesario que yo sepa, de una manera oficial, el tipo de autoridad con la que yo trato.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier. R.N.

Lesaca, 3 de Octubre, 1813.

Sir,

(...)

Yo no estaba al tanto de la llegada del "Madagascar", ni tenía conocimiento de que se había perdido algún transporte de los convoyes.

(...) Yo haré todo lo esté a mi alcance para tener la luz en San Sebastián atendida adecuadamente por las autoridades españolas, pero me temo que estas no harán nada, por lo  que yo debería pedir a las autoridades británicas que se encarguen de la misma.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para D. Miguel Álava.

Lesaca, 3 de Octubre, 1813.

Sir,

El Capitán Sir G. Collier, oficial al mando de los buques de Su Majestad en la costa norte de España, ha expresado su deseo ansioso de que una luz en la colina hacia el oeste de San Sebastián debe iluminarse y mantenerse regularmente atendida. Se trata de un objeto de gran importancia para la navegación por la costa, y le ruego que tome medidas pertinentes para que se atienda, y le agradecería me hiciera saber si va a ser atendida por las autoridades españolas.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde Gazan.

En el Cuartel General, 3 de Octubre, 1813.

Monsieur le General,

Tengo el Honor de haber recibido la carta que Vuestra Excelencia me ha enviado el 1, y estoy enfadado porque ha habido algún malentendido sobre el canje de prisioneros que se había propuesto.

Por diversos motivos fue necesario enviar a Inglaterra en la primera oportunidad a los oficiales y soldados franceses capturados en la guerra de España y Portugal, y las órdenes que yo he dado indican que deben ser siempre enviados sin pérdida de tiempo. El comienzo de una negociación para un intercambio de prisioneros no tiene ninguna razón para actuar de otra forma, porque, desgraciadamente, a pesar de que tengo varias negociaciones comenzadas, no tengo ninguna terminada.

En mi carta del 15 de Septiembre yo avisé a Vuestra Excelencia que le enviaría el listado de los oficiales que se encontraban en las posiciones del ejército, y la de los que habían estado cuando el General Hill escribió al General Conde D'Erlon, yo no tenía la intención de comprometerme a que estos oficiales permaneciesen hasta que las negociaciones con el Jefe del Ejército francés terminasen en un intercambio, y ofreciéndole elegir entre todos los prisioneros que estaban en Inglaterra, también demuestro en mi opinión que están todos en mi poder, y al menos no consiguió con mi carta el compromiso de que los que estaban todavía en el sector del ejército se mantendrían a la conveniencia del Comandante en Jefe del Ejército francés.

Vuestra Excelencia, con la que ya he concluido varias negociaciones de canjes particulares, sabe que no tendrá ninguna dificultad en recibir a los oficiales franceses que se encuentran en Inglaterra, y según la única condición que Vuestra Excelencia había fijado, el Capitán Hay, que usted me devolvió en el mes de junio, no comenzó su servicio hasta que yo supiese que el Capitán Cheville había sido devuelto a Francia. Cuando yo envié al Teniente Goblet con los despachos del General Rey, se me devolvió al Teniente Woolcombe a cambio, quien estaba herido en tal estado que no podía servir al menos durante cuatro meses, y ya ha regresado a Inglaterra, pero no me quejo, porque estoy convencido que es casi imposible acordar un intercambio que otorgue a cada ejército al instante el servicio de los interesados.

Tengo el honor de enviarle la presente lista de oficiales del Ejército francés que están todavía en España, de los que están en la lista enviada a Vuestra Excelencia en la carta del ...., y de los que el canje está convenido, y que serán enviados a los puestos avanzados del Ejército, para ser canjeados por los del ejército inglés que se han convenido. Os envío paralelamente una lista de oficiales del ejército francés cuyo canje ha sido convenido, que están en Inglaterra, y que serán inmediatamente enviados a Francia.

No puedo comprometerme a hacerlos regresar por mar al ejército para ser canjeados en los puestos avanzados, y seguramente está en manos del Comandante en Jefe del Ejército francés el que se permita ir a Morlaix, si él lo encuentra correcto, o a sus alrededores, a los oficiales ingleses cuyo canje ha sido acordado para que sean intercambiados. Yo consentiría su canje en Morlaix, si no se hace en sus alrededores.

Pido sin embargo a Vuestra Excelencia que tenga en cuenta que los oficiales que salgan del sector del ejército francés tienen el riesgo de que sus intercambios no se lleven a cabo, y que esto ocurrirá, después de haber hecho sufrir a los individuos, creo que todos heridos, las fatigas de un viaje peligroso, y que el objetivo de Vuestra Excelencia puede igualmente cumplirse haciéndoles dar su palabra de no servir en España hasta la llegada a Francia de los del ejército francés que han sido intercambiados. También pediría a Vuestra Excelencia de tener en cuenta, que como consecuencia de lo que os escribí en mi última carta del 15 de Septiembre, haga su elección de los oficiales del ejército francés que están en Inglaterra, a cambio de otros, que como yo os he dicho, todavía se encuentran en el sector del ejército, como por ejemplo el Coronel Santuary, ya que me parece un poco duro para las personas objeto de canje hacerles hacer el trayecto a Francia para ser intercambiados.

Pero queda en manos de Vuestra Excelencia, que si usted decide que deben ir a Morlaix, usted es el que manda, y el cambio será allí.

Con respecto a los no combatientes, Vuestra Excelencia debe saber que antes de que me comprometa a actuar de la manera propuesta, hace falta que Vuestra Excelencia sea autorizada de manera oficial y autorizado a acordar de forma paralela al M. Mariscal Duque de Dalmacia. También tengo que deciros que, a pesar de que yo mando igualmente los ejércitos españoles y portugueses, yo encontraría dificultades para negociar un acuerdo de este tipo para esas naciones, vistas las circunstancias de la guerra en España y el gran número de individuos de la nación española de todas las profesiones que se encuentran retenidos en Francia.

Tengo el honor de acusar la recepción de la carta de Vuestra Excelencia del 20, haré las requisiciones sobre las personas nombradas, y os enviaré juna respuesta sin pérdida de tiempo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 4 de Octubre, 1813.

En referencia a mi despacho, No. 90, del 24 de septiembre, tengo que informar a Su Señoría de que el buque portugués que mencioné fue conducido hacia la costa de tierra entre Pasajes y Fuenterrabia por un corsario francés, corrió a la orilla, como consecuencia, por haber confundido como un barco Inglés de guerra al corsario. Esto parece totalmente evidente por la investigación realizada sobre el tema por los oficiales del Estado Mayor Portugués, de la que ha tenido usted ha sido el primero en ser informado el 24 de septiembre.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham. K.B.

Lesaca 6 de Octubre, 1813. 11 a.m.

My Dear Sir,

(...)

WELLINGTON.

Estoy muy contento de que Todd haya completado el faro, que temía se había descuidado, ya que no me había comentado nada Sir George Collier.

 

Para el Mayor general Barnes.

Lesaca, 6 de Octubre, 1813.

A pesar de las fuertes objeciones, me pareció que tras la sentencia del Tribunal General Marcial del que usted es el presidente, en el juicio contra el Sargento Roach, se había, como se verá, confirmado, y ordenado su ejecución, y cuando, al recibir una representación del Ayudante General sobre la sorprendente frecuencia del delito, y que incluso se dispara contra oficiales en el ejercicio de su deber, por los soldados de este ejército, y por el peligro de publicar en el ejército una sentencia como la anterior contra el Sargento Roach, he pensado que lo mejor es adoptar este nueva manera de referirse caso y a la reconsideración de la Corte.

En primera instancia el Ayudante del 15º Regimiento portugués fue asesinado por algunos soldados británicos, por intentar contenerlos en el asalto a San Sebastián. En Otro caso reciente algunos soldados de infantería dispararon contra un oficial y su grupo del 14º de dragones, tratando de sacarlos de una casa de vinos, cuando las tropas se estaban retirando de Roncesvalles. Tuvieron éxito en la pelea contra los dragones, y fueron más tarde capturados por el enemigo. Si esto continúa, si a un soldado se le permite cualquier escusa para levantar su mano contra su oficial o suboficial, en el cumplimiento de su deber, ese deber se convierte en impracticable. Hay una finalidad para toda subordinación, e incluso para la profesión militar, y entre nosotros, no debemos permitir estas conductas.

Me gustaría que el tribunal considerara esto, y observaran que no están castigando a la persona, sino al crimen del que ha sido culpable que es totalmente fatal para la profesión militar, pero excesivamente común en este ejército, y que por otra parte sólo se puede mejorar a través de la certeza y el terror al castigo.

Lo más extraordinario de este caso, es que el sargento no niega que golpeó al oficial, por lo que ninguna provocación puede considerarse como justificación.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier. R.N.

Lesaca, 6 de Octubre, 1813. Antes de la 11 a.m.

Tengo el honor de informarle a usted, que el Teniente General Sir Thomas Graham está deseoso de volver a casa en el transcurso de unos pocos días, por lo que le pido a usted que sea tan amable de ordenar que puede hacerse con un pasaje en uno de los barcos de Su Majestad.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para su Excelencia el Ministro de la Guerra. Cádiz.

Lesaca, 9 de Octubre, 1813.

Sir,

He recibido su carta del 28 de septiembre , adjuntando una del Xefe Político de Guipúzcoa , con una queja sobre la conducta de los aliados británicos y del ejército portugués bajo mi mando , en el asalto de San Sebastián y, como se trata de una tema que tengo que tratar exclusivamente con el ministro de Su Majestad, he escrito mi respuesta al embajador de Cádiz , a quien pido permiso para referirlo , ya que, por motivos, no de política comercial, sino de venganza comercial, se supone que hasta el momento se habían olvidado de su deber de haber ordenado o sufrido el saqueo de esta desafortunada ciudad, y así arriesgaron la pérdida de todo lo que habían adquirido por su trabajo y su valentía, y usted podrá imaginarse más fácilmente, lo que puedo aventurarme a describir, los sentimientos de indignación con los que tengo que proceder para justificar al general y otros oficiales de este ejército, desde con un cargo oficial realizaron por una persona de un alto cargo, donde se diseñó saquear y quemar la ciudad de San Sebastián.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Henry Wellesley, K.B.

Lesaca, 9 de Octubre, 1813.

Sir,

Adjunto una carta que he recibido del Ministro de Guerra, del 28 de septiembre, en la que he adjuntado la copia de otra del 5 de septiembre del Conde de Villa Fuentes, el Xefe político de la provincia de Guipúzcoa, quejándose de la conducta de los aliados británicos y del ejército portugués en el ataque a la ciudad de San Sebastián; y, como he recibido al mismo tiempo el periódico adjunto *, que contiene los mismos cargos contra este ejército de una manera más amplificada, y ambos parecen proceder de la misma autoridad, procederé a contestar a ambas quejas, y molestaré a VE sobre este tema, por ser un tema sobre el cual Vuestra Excelencia recordará que tengo órdenes de cartearme exclusivamente con el ministro de Su Majestad.

Yo hubiera deseado adoptar otro modo de justificar a los oficiales implicados en esta ocasión, pero como no hay una reparación por la ley contra difamación, debo conformarme con hacer lo que está en mis manos.

Voy a comenzar con el ataque que el periódico adjunto contiene, y que no se refiere de forma directa a la carta del Xefe político, a pesar de que se ataca directamente contra el Teniente General Sir Thomas Graham como que tenía la intención de quemar la ciudad, es decir, que la ciudad de San Sebastián fue maltratada, ya que su comercio anterior había sido exclusivamente de la nación francesa, en detrimento de Gran Bretaña.

Estos cargos no se pretende aplicar a los soldados rasos, de los que se puede suponer que no conocen lo sucedido anteriormente como para que se vea reflejado en el  ataque al lugar. Esta acusación infame se aplica exclusivamente a los principales oficiales, quienes, por motivos, no de política comercial, sino de venganza comercial, se supone que han olvidado su deber por haber ordenado el sufrido saqueo de esta desafortunada ciudad,  arriesgando de este modo la pérdida de todo lo que habían adquirido con su trabajo y su valentía, y usted podrá imaginarse más fácilmente, lo que puedo aventurarme a describir, los sentimientos de indignación con los que tengo que proceder para justificar al general y otros oficiales de este ejército, desde con un cargo oficial realizaron por una persona de un alto cargo, donde se diseñó saquear y quemar la ciudad de San Sebastián.

No necesito asegurar que esta acusación es completamente falsa. Se hizo todo lo que estaba en mi poder para salvar la ciudad. Diversas personas me instaron, de la manera más fuerte, para que la bombardease , como el modo más seguro de obligar al enemigo a renunciar a ella. Está claro que esto yo no lo permitiría, por las mismas razones que no permití que Ciudad Rodrigo y Badajoz fueran bombardeadas, y aún incluso, si hubiera albergado un deseo tan infame como el de destruir esta ciudad por motivos de venganza comercial, o cualquier otro, no podría haber optado por un método más seguro que el de permitir que fuese bombardeada.

Tampoco es cierto que la ciudad fue incendiada por las tropas inglesas y portuguesas. Se prendió fuego en la ciudad por la parte de la defensa del enemigo. Fue incendiada por el enemigo el 22 de julio antes que se hiciera del último intento de tomarla por asalto, y es un hecho de que el fuego fue tan violento el 24 de julio que el ataque, que debía haber tenido lugar ese día, tuvo necesariamente que aplazarse hasta el día 25, y, como es bien sabido, fracasó.

Yo estaba en el sitio de San Sebastián el 30 de agosto, y puedo asegurar que la ciudad entonces tenía fuego. Debía de haber sido incendiada por el enemigo, ya que repito que nuestras baterías, por orden mía, no arrojaron proyectiles sobre la ciudad, y ésta estaba en llamas en la mañana del 31 de agosto, antes de que el ataque se llevase a cabo .

Es bien sabido que el enemigo se había preparado para una dura resistencia, no sólo en las murallas, sino también en las calles de la ciudad, ​​estableciendo barricadas en las calles, formadas de materiales combustibles, con la intención de incendiarlos y que explotaran durante el combate con los asaltantes. Se sabe igualmente que una lucha muy grave en las calles de la ciudad entre los asaltantes y la guarnición, y que muchas de estas barricadas explotaron, por lo que se perdieron muchas vidas en ambos bandos, y es un hecho que estas explosiones prendieron fuego a muchas de las casas. La confusión produjo mayores facilidades para las irregularidades, y si la mayor parte de los oficiales y suboficiales, en especial de los principales oficiales que asaltaron la brecha, no hubieran sido muertos o heridos en el desempeño de sus tareas al servicio de España, en número de 170 de los cerca de 250, creo que el saqueo habría sido, en gran medida, aunque no del todo, impedido.

El Xefe Político, el autor de estas quejas, debe haber sido tan consciente de estos hechos como yo, y no conviene que los haya ocultado. En verdad, el fuego en la ciudad era el mayor mal que puede sobrevenir a los asaltantes, que hizo que cada uno pudiera sacar lo mejor sí mismo; y es un hecho que, debido a la dificultad y el peligro de la comunicación a través del fuego con los puestos avanzados de la ciudad, casi fue necesario en un momento retirarse de la posiciones por completo.

En lo que se refiere al saqueo de la ciudad por los soldados, yo seré el último hombre que lo niegue, porque sé que es verdad. He tenido la suerte de tomar muchas ciudades por ataque, y me preocupa añadir que nunca he visto o escuchado de alguna conquistada, que por disposición de las tropas, no fuese saqueada. Es una de las malas consecuencias que conlleva la necesidad de asaltar una ciudad, y de la que todos los oficiales se lamentan, no sólo a causa del daño de este modo infligido a los desafortunados habitantes, sino también a causa de la lesión que se hace a la disciplina, y el riesgo en que se incurre con la pérdida de todas las ventajas de la victoria, en el momento en que se obtuvo.

Resulta difícil que yo y mis Oficiales Generales seamos tratados como lo hemos sido por el Xefe Político y el resto de libelistas, debido a un mal inevitable ocurrido en la realización de un gran servicio, y en la adquisición de una gran ventaja . La culpa no es nuestra, sino de los que han perdido la fortaleza, y nos han obligado con un gran riesgo y grandes pérdidas a recuperarla para la nación española por ataque.

A pesar de que estoy convencido de que es imposible evitar que una ciudad en esa situación sea saqueada, puedo demostrar que en esta ocasión se tomaron todas las medidas particulares para evitarlo. Di órdenes claras sobre el tema, y deseé que todos los oficiales fuesen advertidos de la situación peculiar del lugar, de que la guarnición tiene el castillo para descansar, y del peligro si intentasen volver a tomar la ciudad y se encontrasen con la asaltantes dedicados a saquear.

De hecho, uno de los sujetos de la queja es que se colocaron centinelas en cada casa, lo que muestra por lo menos el deseo de los oficiales por preservar el orden. Estos centinelas debían haber sido colocados por orden y, al menos se supone, ya que han sido acusados, de que los oficiales querían que la ciudad fuese saqueada y quemada, por lo que se colocan los centinelas para lograr ese objeto, pero hay que reconocer que su intención para colocar estos centinelas era buena.

De igual manera, la mayoría de los hechos fueron imposibles de evitar porque ocurrieron inmediatamente después de que las tropas asaltasen la ciudad en este segundo intento, y justo inmediatamente después de que la ciudad cayese en nuestro poder. Los que hacen estas denuncias se olvidan que el día 31 de agosto, día en que esta ciudad fue asaltada, el conjunto del ala izquierda del ejército fue atacado por el enemigo.

No creo que se me hubiera felicitado y agradecido por haber realizado con éxito mi deber en esta ocasión, si hubiera arriesgado tanto el bloqueo de Pamplona, ​​como la pérdida de la batalla librada el 31 de agosto, al mantener en San Sebastián tropas para relevar a las que habían realizado el asalto, con el fin de que los habitantes de San Sebastián sufriesen un poco menos por sus irregularidades. De hecho, no fue posible asignar tropas para relevo hasta el día 2, y mediante esta afirmo que toda irregularidad había cesado, tal y como yo comprobé porque estuve en San Sebastián en ese día.

En lo que respecta a los daños causados ​​a los habitantes por los soldados con sus armas de fuego y bayonetas, a cambio de los aplausos y felicitaciones, me parece extraordinario que no piensen los denunciantes de que este tipo de lesiones, si realmente se produjeron, se hicieron por accidente, durante la lucha en las calles con el enemigo, y no a posta.

En lo que respecta a la acusación de amabilidad ante el enemigo, me temo que si está bien fundada, a pesar de que se ordenó de manera clara por la autoridad, como respuesta a la Orden del Gobierno francés, hecha notar en mi despacho del 10 de septiembre *, que todas las tropas del enemigo en un lugar tomado por asalto, será, pasadas por las armas, aunque es difícil convencer a los oficiales y soldados británicos tratar así a un enemigo, cuando estos tienen prisioneros, de otra manera que no sea buena.

Ojalá que el Xefe Político no hubiese hecho tal acusación contra un personaje tan respetable como Teniente General Sir Thomas Graham, ya que ha omitido que este solicitó su ayuda para extinguir el fuego de la ciudad hasta que fue destruida por completo, por lo que no se puede decir que era indiferente a que se destruyese la ciudad, y me hubiera ahorrado el pesar de observar, que el abandono total de las autoridades españolas en su obligación de suministrar cualquier asistencia que se requiera de ellos para llevar a cabo las operaciones contra de San Sebastián no alentaba a Sir Thomas para solicitar la ayuda del Xefe Político de ninguna forma.

De hecho, se hizo todo lo que podía hacerse para extinguir el fuego por parte de nuestros propios soldados, y creo que ciertamente, que incluso se me pidió ayuda a mí, no sólo para tratar de apagar el fuego, sino también para enterrar los cadáveres tirados sobre la ciudad y las murallas, y si no se hizo fue por la falta de ayuda ya mencionada.

Desde luego, lamento tanto como puede hacerlo cualquier hombre los males sufridos por esta desgraciada ciudad, y por los que tienen motivos para quejarse de su suerte, y merecen el alivio del Gobierno, pero una persona en la situación de Xefe político debe tener cuidado, en el envío de estas quejas, para no atacar a personajes tan honorables y a  hombres tan valientes, incapaces de actuar de esa manera y perjudicar a los habitantes pacíficos de toda la ciudad, y que nunca permitirían que su conducta se viese influenciada por motivos tan infames como los que se les atribuye en el libelo adjunto.

He oído con frecuencia cosas sobre la unión de estas dos naciones, pero de lo que si estoy bastante seguro de que nada es tan poco favorable a promover esa unión como el estímulo dado a tales acusaciones infundadas, y a los que permiten tales infames libelos a quedar sin castigo.

Sólo tengo que añadir, a lo que ya he dicho en esta carta, en respuesta al Ministro de la Guerra se han abierto investigaciones para castigar a los infractores, y en esta ocasión, varios soldados fueron castigados. Muchos se escapan de mi poder en la actualidad.

Tengo el honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Lesaca, 9 de Octubre, 1813.

My Lord,

(...)

El Teniente General Sir Thomas Graham, habiendo establecido en el territorio francés a las tropas de los aliados británicos y del ejército portugués, con las que se ha distinguido con tanta frecuencia en su mando, renunció el mando en el Teniente General Sir John Hope, que había llegado de Irlanda el día anterior.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley, K.B.

Vera, 11 de Octubre, 1813.

My Dear Henry,

Adjunto mi despacho sobre los últimos asuntos de aquí. He pensado que era mejor escribirle a usted en lugar de al Ministro de Guerra, en relación con el saqueo de San Sebastián, ya que este afecta exclusivamente a las tropas británicas y portuguesas, en la que los ministros no tienen nada que decirme a mí.

Nunca vi un libelo como el de el Duende. Si este se publica en Inglaterra, perseguiré al impresor. Mi conclusión es que a estas alturas ya no estoy al mando del ejército.

Creo que no haría ningún daño, si usted pudiera hacer alusión en ocasiones a algunos de nuestros amigos en Cádiz que todo esto tenderá a poner a la gente en Inglaterra de muy mal humor con la alianza española, y que si al pueblo se le  disgusta con ella, no van a encontrar ni en el Gobierno, o en cualquiera de los hombres principales, muchos apoyos.

No sé cuánto tiempo durará mi enfado, pero nunca estuve tan disgustado con esta calumnia  que cualquier otra cosa, y no sé si estoy más enojado con la conducta de los soldados en el saqueo de San Sebastián o con los libelos del Xefe Político y del Duende.

'Siempre tuyo muy afectuosamente,

WELLINGTON.

 

Para Henry Wellesley, K.B.

Vera, 16 de Octubre, 1813.

My Dear Henry,

He recibido esta mañana su carta del 5. He leído la declaración del Conciso Coronel Smith respecto a San Sebastián, y me parece bastante correcto, a excepción de que no ha declarado que la ciudad se encontraba en llamas antes de que comenzara el asalto, y la declaración de que el enemigo lanzó proyectiles sobre la ciudad desde el castillo, después de que esta estuviera en nuestro poder. Esto último no es cierto, según creo.

No terminan las calumnias contra mí y el ejército, y tendría tiempo para hacer otras cosas, si tuviera que empezar a refutar o incluso solamente a dar cuenta de ellas. Muy recientemente apareció un libelo en un periódico irlandés, hablando de una supuesta conversación entre Castaños y yo, en la que se supone que me han dado su consentimiento para que cambie de religión para convertirme en rey de España, y que me promete el consentimiento de los Grandes, me acusan de tener esas intenciones, (...)¿Qué se puede hacer con esos libelos y esas personas, a excepción de despreciarlos, y seguir el camino de uno sin hacerles caso?

Debería haber hecho caso omiso del libelo sobre San Sebastián, si no hubiera llegado oficialmente ante mí en la carta del Ministro de Guerra, y tampoco hacerlo del segundo libelo en el Duende, aunque, por lo que veo del misma en el redactor, porque yo no acepto el Duende, es obvio que viene del Ministerio de la Guerra, y está escrito con la expectativa de que mi respuesta a su carta será, que no había habido saqueos, y ningún castigo.

Por lo que he oído de Álava, me temo que Ave aún no han escuchado el final de este tema. Él dice que ha visto la carta de un oficial que estuvo en el ataque, y en Vitoria, diciendo que se entregó por eso la ciudad, haciendo alarde de los ultrajes cometidos allí, en venganza, como dice el oficial, contra los habitantes por haber rechazado a nuestras tropas en el primer ataque. Creo que no hubo tropas (no llegaron o fueron hechos prisioneros) lo suficientemente cerca para disparar contra los habitantes durante el primer ataque. Sin embargo, si esta carta se ha escrito, demuestra que me he equivocado, y que los oficiales no han obedecido mis órdenes ni cumplido con su deber como yo pensaba cuando le escribí a usted el día 9. Ahora estoy preguntando sobre el autor de esa carta, y si yo lo descubro, sin lugar a dudas voy a investigar las circunstancias.

(...)

Siempre tuyo muy afectuosamente,

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Henry Wellesley, K.B.

Vera, 26 de Octubre, 1813.

Sir,

Cuando escribí la última vez, respecto a las denuncias presentadas por el Gobierno español sobre la conducta de los oficiales del ejército británico, en el ataque a San Sebastián, que había sido dirigido por el Mayor General Hay, quien tuvo el mando en la ciudad después del ataque, y que debe ser llamado a cuentas por su conducta, y conociendo después que un oficial de la quinta división había escrito a un amigo en Vitoria, exultante sobre las desgracias que la ciudad había sufrido, dirigí investigaciones sobre ese particular, respecto al autor de esa supuesta carta.

Yo tengo ahora el honor de adjuntar a la respuesta del comandante Hay General, con sus diferentes añadidos, con las cartas de los oficiales al mando temporal de las brigadas, de los oficiales generales que mandaban y fueron heridos, y de los oficiales al mando de los regimientos, en las que verá la total falta de fundamento de la acusación, y que el mal que la ciudad ha sufrido, no se llevó a cabo por las tropas aliadas.

En el curso de la investigación sobre este tema, un hecho ha salido, que yo no conocía, del que yo no había oído hablar antes, ni tenía la menor sospecha, pero que es suficientemente causa para las denuncias infundadas sobre este asunto, de la agravación con las que se han presentado ante el público, y los canales por los que se ha transmitido al conocimiento público. A saber, que los habitantes de la ciudad que San Sebastián cooperaron con el enemigo en la defensa de la ciudad , y en realidad dispararon contra los aliados. Aparece, no sólo en la declaración de los oficiales, sino que está totalmente corroborada por la del caballero de Songeon, y los oficiales de la guarnición francesa, que firmaron el certificado adjunto sobre su conducta.

No es sorprendente pues que los habitantes, cuya ciudad fue tomada para la nación, se quejen de los que tomaron parte en la toma.

Los documentos adjuntos, y mi carta anterior, demuestran plenamente, que, cualquiera que haya sido la conducta de los habitantes de la ciudad, la destrucción de la misma no debe atribuirse a los oficiales y soldados del ejército aliado, aunque es cierto que los soldados, como cualquier otro soldado que ataca una ciudad, la saquearon.

La última vez que me dirigí a ustedes sobre este tema, no estaba capacitado para responder con precisión, sobre si, los hombres habían sido castigados por el saqueo, pues, aunque parezca raro, yo no tenía conocimiento alguno de la existencia de quejas contra los oficiales y las tropas hasta que recibí la carta del Ministro de Guerra, del 28 de septiembre , a pesar de que estaba destinado a sólo cinco leguas del lugar, y estuve en San Sebastián en cuatro ocasiones entre el 1 y el 8 de septiembre.

 Ahora adjunto el informe de uno de los Marshals Asistentes del Provost, enviado a la ciudad para preservar el orden, que, junto al importante informe de General Hay, mostrará que el castigo no fue descuidado.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

P. S. He omitido mencionar que, en su informe al Gobierno francés sobre el asalto de San Sebastián, el general Rey declara que cuando comenzó el asalto, la ciudad estaba en llamas en seis lugares diferentes. Creo que, después de esto, y sabiendo que varias casas cogieron fuego de la explosión durante el combate en la ciudad, quedará claro que no fue quemada por los soldados británicos.

 

Para Henry Wellesley, K.B.

Vera, 30 de Octubre, 1813.

My Dear Henry,

(...)

Mi conclusión es que se contó esta historia a la comisión de las Cortes. Sin embargo, si el señor Mexía se tomase la molestia de examinar la correspondencia con el Ministro de Guerra sobre este tema, verá que es casi imposible que yo podría haber tenido algún motivo aparente para adoptar esas medidas. Puede mostrar señor Mexia esta parte de la carta si cree adecuado.

'En lo que respecta a las calumnias del Duende, reconozco que no encuentro en la ley o la justicia llamada la ley española algo contra la difamación, y no sé cómo se tiene que proceder de acuerdo con ella. ¿Qué se puede calificar como una calumnia maliciosa contra Estado, cuando a uno, siendo un servidor del Gobierno ve que llaman a la gente de España a vengarse de nuestros oficiales por el supuesto saqueo de San Sebastián?

"Si la acusación fuera cierta, no puede ser apropiado que los servidores del Gobierno, propietarios de un periódico, hagan un llamamiento a la gente de España para vengarse, por lo que uno supondría que tal acto sería castigado por la ley. Parece, sin embargo, que se consideran del todo inocentes, y los españoles parece ser que están cálidamente unidos a la libertad, o más bien libertinaje de la prensa, (de los que hacen tan mal uso que no hay ninguna buena obra, o incluso folleto, pero que aparecen con cualquier tema,) que uno debe pensar que cualquier esfuerzo de persuadirlos a cambiar su ley no tendría el menor efecto.

Reconozco que si un párrafo como el aparecido en la Duende el 4 del corriente, firmado por Mercedes, hubiera sido publicado por un servidor del Gobierno antes de entrar yo en España en 1812, y el autor no hubiese sido castigado, o formalmente desautorizado por el Gobierno, nunca hubiera entrado en España, y el asedio de Cádiz nunca se habría resuelto, ni ninguno de los otros eventos de la liberación de España contra el enemigo.

Como ahora estamos estacionados, esperaré hasta que sepa la conducta y decisiones del Gobierno español, en relación a mis despachos de los días 9 y 23, antes de tomar cualquier otra medida, estoy decidido a que si no se comportan como creo que deberían, y no nos eximen por completo, voy a dar a conocer mi opinión al Gobierno del Rey, de que no debe arriesgar su ejército aquí, en las circunstancias de que un funcionario del Gobierno ha publicado una calumnia tan atroz, y después de haber llamado a los pueblos de España a vengarse de unos actos acusados ​​falsamente contra nuestros oficiales, sin que la ley de ninguna reparación, y el Gobierno mantenga su funcionario en su oficina, y sin hacer caso, o sin la notificación adecuada sobre su conducta.

Voy a tranquilizarme con el Gobierno del Rey para determinar lo que se va a hacer en consideración a todas las circunstancias del caso, pero si tuviera que decidir yo, no mantendría al ejército en España ni durante una hora.

'Siempre tuyo muy afectuosamente,

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier.

Vera, 1 de Noviembre, 1813.

(...)

WELLINTON.

Desde que escribí lo anterior, he leído la carta del 30 de Lord FitzRoy Somerset, afirmando que la luz por encima de San Sebastián se iluminó.

 

Para el Mayor General Sir G. Lewis.

Vera, 2 de Noviembre, 1813.

Sir,

He recibido su carta del 10 de octubre. Su Alteza Real, el Comandante en Jefe, me hace el honor de permitirme recomendar oficiales para su promoción, que se hayan distinguido en ciertas ocasiones.

Tenía toda la razón, por todas los informes que he recibido sobre la conducta del capitán Lewis, estoy satisfecho con él, aunque nunca hubiera pensado que el asalto de San Sebastián del 25 de julio pudiese ser una ocasión en la que debiera recomendar algún oficial para su promoción.

Devuelvo sus añadidos en su carta.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde Gazan.

En el Cuartel general, 2 de Noviembre, 1813.

Tengo el honor de haber recibido la carta de Vuestra Excelencia del día 29.

Los cinco oficiales nombrados en la lista nº 1, enviada en mi carta del 3 de Octubre, están enfermos, y las órdenes han sido dadas ya dos veces para que regresen al ejército a la primera ocasión. Pero como los oficiales franceses no pueden viajar a España sin escolta, y por lo que parece, están esperando la formación de una escolta inglesa. Los espero en cualquier momento, y tendré el honor de haceros saber cuando lleguen, para que Vuestra Excelencia adelante también a los oficiales ingleses, por los que está convenido el canje.

Tengo el honor  de informarle que he recibido noticia de que el Coronel Espagnol ya ha sido enviado a Francia a cambio del Coronel Fenwick, lo mismo que el Teniente Henri en canje por el Teniente Roberts. M. Payant debe ser enviado inmediatamente para ser canjeado por M. Jesse, y el Teniente Mallet a cambio del Teniente Joyce.

He hecho una búsqueda en Pasajes de los Tenientes De Susse y Le Corps. Si los localizo serán enviados a cambio del Teniente Benitez, español, y del Teniente Norman, como se ha pactado. De no encontrarlos enviaré dos oficiales capturados recientemente en el Coll de Vera.

A pesar de que tengo poderes para realizar intercambios particulares, y que todos los pactados de este tipo que he realizado, o que realizaré,  han sido realizados,  no creo que pueda hacer un arreglo a propósito del propuesto por Vuestra Excelencia sin consultar con mi gobierno, sobre todo conociendo que ha habido una negociación para el canje de prisioneros, bajo las órdenes directas del Ministro de Su Majestad, que ha fracasado., aunque ignoro completamente sobre qué puntos a transcurrido. Pediré pues instrucciones al Gobierno de Su Majestad Británica sobre la proposición de Vuestra Excelencia.

Mientras tanto le ruego a Vuestra Excelencia que entienda que yo considero a todos los oficiales que sirven bajo mi mando de igual manera, y me complace ofrecerle actualmente un canje de oficiales españoles capturados la noche del 12 de octubre en el reducto Sarre.

En mi carta del 3 de octubre ya le dije a su Excelencia que no creo que pudiera comprometerme por el ejército español a devolver sin intercambios a los no combatientes hechos prisioneros de guerra, y antes de comunicar el proyecto de una negociación que atañe a los no combatientes capturados por otro ejército bajo mis órdenes, y a los de esos ejércitos capturados por los ejércitos franceses, desearía saber si un acuerdo limitado de esta forma sería del agrado del Señor Mariscal Duque de Dalmacia.

Su ejecución consistiría en hacer regresar a sus respectivos ejércitos a los hombres que no tienen posibilidad de continuar sirviendo, por lo que me parece que ninguna negociación al respecto será necesaria. Pero no tendría ningún inconveniente en hacerla.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para los Magistrados de San Sebastián.

Vera, 2 de Noviembre, 1813.

Caballeros,

Sólo he recibido sólo el día de hoy su carta del 15 de octubre, y siento mucho no poder ser de alguna utilidad para la ciudad de San Sebastián.

El curso de las operaciones de la guerra hizo necesario el ataque de esa ciudad, con el fin de expulsar a los enemigos fuera del territorio español, y lo que me preocupa a mi es ver como el enemigo, de manera gratuita, la destruyó.

Todas las infames calumnias que han circulado sobre este tema, atribuyendo toda la destrucción de la ciudad a las tropas bajo mi mando, por orden de sus oficiales (a pesar de que estaba quemada en gran parte, y con incendios en seis lugares diferentes antes de entrar por asalto), hacen que sea un asunto muy delicado para mí como para interferir de ninguna manera en él, y deseo no ser nuevamente molestado, y no tener ocasión nuevamente que escribir sobre el mismo.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley. K.B.

Vera, 2 de Noviembre, 1813.

No me ampara la ley española contra la difamación, y no puedo saber si es posible, apelar la resolución de la Junta de Censura.

Creo que sería recomendable que pudiera consultar a los mejores abogados sobre el tema, y ​​ver si el Duende puede ser castigado por la antigua publicación  del 4 de octubre., en la cual se hace un llamamiento para vengarse a toda la gente de España por los supuestos actos de San Sebastián.

Si esto no tiene ningún efecto, tenderá a mostrar a la gente claramente las razones de nuestro descontento, lo que sería muy razonable,  ya que si hay algún sentimiento entre ellos, asistirán en el tema. Solamente el modo, sin embargo, de tener que hacer cualquier cosa sobre cualquier tema, es para asustar a cualquiera, y le recomiendo que no mantenga en secreto lo que escribí en mi última carta, la cual pondré luego al público, a pesar de las consecuencias que tenga.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley.

Vera, 6 de Noviembre, 1813.

He leído detenidamente el comunicado publicado por las autoridades del Gobierno en el suplemento de la Gaceta de la Regencia, del 20 de octubre, que confío en que tenga el efecto de borrar las impresiones perjudiciales que trataron de hacerse por parte del Xefe Político de Guipúzcoa, y por los libelistas infames de Cádiz, y frustrará los intentos aún más infames de estos últimos para excitar la animosidad de la gente de este país contra los oficiales del ejército británico.

Prefiero entender, sin embargo, que hay un error en la traducción de una palabra de mi carta, a saber, saquear, la palabra que se usa para expresar que, saquear, me parece que transmite un significado que no tenía la intención de expresar. Lo que quería expresar era que los soldados habían entrado en las casas, y las saquearon de vino principalmente, y de otros artículos, que, creo, se expresan con las palabras robar, o pillar, en vez de la palabra saquear. Los soldados no saquearon la ciudad, y si yo hubiera dicho eso, yo debería haber dicho que no era cierto, a saber, que habían destruido la ciudad, y cometieron otros atropellos, además del saqueo de artículos de vino y otros que se encontraban en el casas.

Puedes enseñar esta carta al Gobierno español, ya que esta explicación es conocida, así como lo ocurrido anteriormente.

El Gobierno español tiene buenos  jueces que han tomado una buena decisión y no deben tomar ninguna otra, además de las medidas, para satisfacer a los oficiales del ejército sobre el tema de estos libelos infames. Ese es un punto en el que debo ser la última persona que debería dar alguna opinión.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

Vera, 9 de Noviembre, 1813.

Habiendo últimamente mantenido alguna correspondencia con el general Gazan, Jefe del Estado Mayor del ejército enemigo frente a mí, en lo que se refiere al intercambio de prisioneros, y que, hace pocos días, me escribió una carta, de la que el adjunto un extracto , proponiéndome acordar un convenio para el intercambio de todos los prisioneros en poder de cada nación, al que escribí la respuesta de la que le adjunto el extracto, indicando que no tenía la facultad de acordar un intercambio tan amplio. Ruego recibir órdenes de su señoría sobre este tema.

Hay varios prisioneros, que me harían estar muy feliz de ver en libertad; pero yo recomiendo de todo corazón que el Gobierno del Rey no esté de acuerdo con cualquier cambio tan amplio. Pueden estar seguros, de que Bonaparte se encuentra en la mayor dificultad por falta de oficiales y soldados experimentados, y nos daría dos, o incluso tres, de los nuestros por uno de los que tenemos, si pudiera hacerlo.

A excepción de Sir E. Paget y uno o dos más, no tiene a ninguno de los nuestros, que sea importante para nosotros. No tienen casi ningún oficial o soldados portugueses, y en cuanto a los españoles, apenas conozco de alguno que pueda ser de alguna utilidad para el ejército. En cuanto a los soldados españoles que están prisioneros, ellos preferirían no tenerlos. En conjunto, por tanto, examinando la cuestión, sólo en el terreno público, yo sinceramente recomiendo no estar de acuerdo con cualquier cambio en la actualidad.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Señor General Conde de Gazan.

En el Cuartel General, 10 de Noviembre, 1813.

Monsieur le General,

En el momento en que llegó el señor Teniente ......... a mi Cuartel General, el ejército comenzaba su movimiento, y no creí conveniente permitirle pasar mis posiciones en tales circunstancias.

Prometo aprovechar pues la primera oportunidad que se presente para devolverlo al ejército francés, y le ruego, señor General, acepte el testimonio de mi más alta consideración.

WELLINGTON.

 

Para el General Wimpffen.

St. Pé, 12 de Noviembre, 4 1/2 de la tarde.

(...)

WELLINGTON.

Tenga la bondad de decirle A Longa que me han llegado informes de que sus tropas saquean y queman por todo el país. Uno ha sido capturado, y lo haré colgar, y voy a colgar todos los que atrape.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley.

St. Pé, 13 de Noviembre, 1813.

Mi querido Henry,

He recibido su carta del 2, y envío aprovechando esta ocasión una carta que le había escrito hace unos días, sobre el suplemento de la Gaceta 20  con respecto a San Sebastián, pero detenida hasta saber lo que pensaba, a la que he añadido un último párrafo, al ver lo que dices sobre el Xefe Político de Guipúzcoa.

"Lo siento mucho realmente por Vega. Mexia es una gran pérdida en las circunstancias actuales.

(...)

WELLINGTON.

 

Para el General D. Manuel Freyre.

St. Pé, 14 de Noviembre, 1813.

He recibido su carta del día 13, y me da mucha pena saber que usted cree que las órdenes que le he dado por mediación del General O'Lalor, el día 12, se debieron a albergar alguna duda sobre ustedes, los oficiales generales y los oficiales del ejército en general, que han cumplido con su deber, o que yo pensaba que había indisciplina general en el ejército, y en sus unidades. No hay duda de que ha habido desórdenes muy graves en la noche del 11, y por la mañana resto del día 12, y que participaron soldados de todas las naciones.

No he venido a Francia para robar, y no hago que pierdan la vida y resulten heridos miles de oficiales y soldados, para que los que queden de estos últimos puedan robar a los franceses. En cambio, es mi deber y el deber de todos nosotros evitar saqueos, especialmente si queremos vivir con nuestros ejércitos a costa del país.

He vivido mucho tiempo entre soldados, y he mandado mucho tiempo ejércitos, para saber que la única manera eficaz de evitar los saqueos, especialmente en los ejércitos compuestos por diferentes naciones, es poner a las tropas en estado de armas. El castigo no logra nada y, además, los soldados saben que, por cada cien que roban, sólo uno es castigado, Por contra, si se mantiene junta a la tropa, se evita el saqueo, que todo el mundo está interesado en evitar.

Si usted tiene la bondad de preguntar a sus vecinos portugueses e Ingleses, verá que los he mantenido en estado de armas días enteros, y que lo he hecho quinientas veces, no sólo para evitar saqueos, sino para hacer descubrir por sus camaradas los que han cometido delitos graves, que siempre son conocidos por el resto de la tropa. Incluso en la jornada del 12, varias divisiones estuvieron en estado de armas, y en todas, se realizó la llamada a cualquier hora del día por la misma razón y con los mismos puntos de vista. Nunca creí que esta disposición fuera de ninguna manera ofensiva para los General o los oficiales del ejército, nunca hasta ahora la he entendido como tal, y le ruego que crea que si debiera censurar la conducta a los general o los oficiales, lo haría con la misma franqueza con las que doy estas órdenes que creo son las mejores para evitar los saqueos.

No he dado tales órdenes a las tropas españolas en España, porque estaban en su país, y conocía bien las necesidades que tenía todo el mundo. Pero lo he hecho siempre con las otras, y s usted pregunta, encontrará que divisiones enteras, no sólo brigadas, regimientos o compañías, han estado en estado puestas sobre armas para impedir el mal, o para descubrir a los que lo habían cometido, cosa que raramente ocurría.

Después de esta explicación que os pido hagáis conocer a los Generales del ejército español, espero que no crea de ahora en adelante que intento ofender a cualquiera. Pero es necesario que os diga, que si usted quiere que su ejército haga grandes cosas, hay que someterlo a la disciplina, sin la que nada se puede hacer, por lo que no creo que cada medida sea una ofensa.

Tengo también que acusar la recepción de vuestra carta (...)

Agréez

WELLINGTON.

 

Para el Conde Gazan.

En el Cuartel General, el 15 de Noviembre, 1813.

Monsieur le General,

He tenido el honor de recibir vuestra carta del 13 del corriente.

Consiento al canje del Teniente Pomade por el Teniente Benitez, español, y del Teniente Lupé, a quien hemos encontrado en Pasajes, bajo el nombre de Teniente Alphonse, quien será llevado a los puestos avanzados del ejército francés a cambio del Teniente inglés Norman del 34º regimiento. El Capitán Morand, los Tenientes Blanchard y Maignal, han pasado ya al ejército francés, a cambio del Capitán Tarleton del 7º regimiento de infantería, y de los Tenientes Hovenden del 34º y Hugues del 39º, que os ruego haga llegar a los puestos avanzados de este ejército.

Ya no queda más que enviar desde aquí a los Tenientes Auguste y Duraval a cambio de los Tenientes ingleses Power del 50º y Russel del 34º, que están todavía con el ejército francés, y tener noticias desde Inglaterra de que M. Payan y el Teniente Mallet han sido devueltos a Francia, a cambio de M. Jesse y del Teniente Joyce, que ya están aquí.

Me gustaría saber de Vuestra Excelencia si el intercambio del Capitán Irving del 23º regimiento inglés, del Capitán Sherer del 34º regimiento inglés, y del Teniente Bartley del 50º regimento inglés, todavía retenidos en Francia, se realizará en Morlaix, por el Capitán Le Fevre de ingenieros, el Capitán La Chapelle, Ayudante de Campo del General Maucune, y el Teniente Dreget, del regimiento Royal Etranger, o si Vuestra Excelencia devolverá a los primeros aquí en cambio por los oficiales franceses que serán enviados a Francia.

Le pido también que me haga saber si Vuestra Excelencia tiene alguna objeción al intercambio del General Paget por el General Barón Cassan, hasta ahora Gobernador de Pamplona, todavía en zona del ejército, y del Capitán O. V. Satori, de la Guardia Real, por el Capitán Perey, del 14º regimiento de Dragones, que creo está en Moulins

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham, K.B.

San Juan de Luz, 18 de Noviembre, 1813.

My Dear Sir,

He recibido su carta del 9. Antes de que nos dejase, yo ya había oído hablar de la difamación sobre el asunto de San Sebastián, y escribí a mi hermano al respecto. No le he dicho nada a usted acerca de él, porque no quería molestarle a usted inmediatamente después de su salida, con una cuestión que realmente no es digna de su atención.

Conocida ya que era una difamación lo del Duende, que, sin embargo, voy a adjuntársela si la encuentro, lo mismo que hice adjuntándola a la carta que le escribí a mi hermano el 9 del corriente sobre ese asunto, y la carta del Xefe Político de Guipúzcoa, de la cual se extrae el Duende, de la que adjunto una copia, la cual me fue enviada  por el ministro de la Guerra. Entonces pedí al General Hay hacer un informe de lo que pasó, y cuando lo recibí, escribí una segunda carta el 23 de octubre, de la que adjunto la copia.

Mientras tanto, los libelos sobre este tema se multiplicaron por toda España. El Duende repitió sus afirmaciones, y fue tan lejos como para llamar a la gente de España a alzarse y vengar los daños que los soldados británicos habían hecho al pueblo de San Sebastián. El Duende fue metido a juicio por el embajador, ante la Junta de Censura, y fue absuelto!

El Gobierno, a la recepción de mi primera carta mi hermano, publicó un suplemento adjunto en la Regencia Gazette, en la que se hablaba de la misma, pero tradujeron la palabra pillaje por saquear. Esta traducción en cierto modo confirmaba las afirmaciones del Duende, y por lo tanto, pensé que lo mejor era escribir una tercera carta, de la cual le adjunto la copia, en la que he explicado lo que quería decir con la palabra pillaje, que creo que debería ser interpretado por pillar o robar, y he deseado que esta carta sea hecha pública.

Si decide publicar estas cartas en Inglaterra, tiene mi pleno consentimiento para hacerlo. Es probable que una de las partes, en el escrito del 23 de octubre, que se refiere a los habitantes de San Sebastián, mejor podría ser omitida, pero usted decidirá sobre esto.

(...)

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el General D. Manuel Freyre.

San Juan de Luz, 18 de Noviembre, 1813.

Le adjunto la traducción de una carta que he recibido de comodoro Sir George Collier, en la que se refiere a la luz en San Sebastián.

No es sólo una función pública de todos los países que tienen buques que navegan los mares, o de humanidad, es un objetivo de la máxima importancia para el ejército aliado, bajo el mando de su Excelencia, que el luz en San Sebastián debe ser atendida adecuadamente, y yo sinceramente ruego a Vuestra Excelencia que utilice su influencia con el Xefe Político para que pueda estar iluminada adecuadamente, durante todas las noches.

'Si el Xefe Político no quiere asistir a este deber tan esencial, tengo el deber por las potencias aliadas de si fuera necesario hacerme cargo del faro.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley.

San Juan de Luz, 19 de Noviembre, 1813.

Recibí ayer su carta del 11. Estoy totalmente de acuerdo con el Gobierno británico sobre estos españoles ..... y creo que, habiendo sido escrito por el más ser más insignificante de la raza humana, y que no tiene circulación excepto en España, y la que los periódicos ingleses le quieran dar, por lo que no son muy merecedores nuestra atención.

La única razón por la que yo di cuenta de la difamación del Duende era, que afectaba a Sir Thomas Graham y a los oficiales del ejército, y estaba convencido de que fue escrito bajo la dirección del  mayor de todos los canallas, el Ministro de la Guerra. Si no hubiera sido así, mi deseo hubiera sido que pasase desapercibida.

Creo también que hay mucha razón en lo que afirma el Ministro de Estado en los documentos adjuntos sobre los libelos en nuestros periódicos. Es cierto que son muy diferentes de los libelos de los españoles, y que la ley de inglesa contra la difamación se basa en principios diferentes, y obliga a pagar una reparación en los casos en que la ley española no obliga a pagar nada a las personas individuales o extranjeras.

(...)

No ha dejado de llover desde el 10.

(...)

Siempre tuyo, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

San Juan de Luz, 1 de Diciembre, 1813.

My Dear Lord,

(...)

Creo que el efecto se ha debido en gran medida por el lenguaje que tienen los libelos sobre San Sebastián, es decir, yo nunca hubiera entrado en España, si un servidor del Gobierno publica un libelo, llamando al pueblo a levantarse, para vengar la conducta del ejército británico, incluso suponiendo que las quejas sobre esa conducta estuviesen bien fundadas, por lo que estaría en manos del Gobierno británico determinar lo que debe hacerse en las circunstancias actuales. (...)

(...)

En lo que respecta a San Sebastián, creo que el temor sólo continua por la conducta hostil del Gobierno y sus funcionarios, y por la posibilidad de que el pueblo pueda finalmente tener los mismos sentimientos, sobre todo en caso de sufrir un revés. Yo preferiría no guarnecer el lugar a no ser que hubiera algún motivo para tal temor. Recuerde, sin embargo, que si usted pide a la guarnición de San Sebastián, usted debe estar preparado para ir a extremos en caso de denegación.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Honorable Sir Henry Wellesley.

San Juan de Luz, 3 de Diciembre, 1813.

My Dear Henry,

He recibido su carta del 22 de noviembre, adjuntando una memorando del Conde del Pivar, en relación al intercambio de dos oficiales.

Le ruego que le digas que estaré encantado de enviar sus deseos si hubiese una oportunidad de hacer cualquier canje, pero estoy preocupado por la conducta del enemigo, ya que no habrá oportunidad de hacer nada. Han roto hace muy poco su compromiso con migo sobre este punto de la manera más flagrante.

Afectuosamente, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Teniente General Sir Thomas Graham.

San Juan de Luz, 4 de Diciembre, 1813.

My Dear Sir,

He recibido su carta del 12 de noviembre, referente a unas ayudas para la familia de Sir Richard Fletcher.

Le escribí a Lord Liverpool sobre ese tema, y te incluyo un extracto de la carta recibida en respuesta de Su Señoría, que está relacionado con eso. Entiendo que no hay ninguna duda de que la familia de Sir Richard Fletcher debe ser ayudada debidamente.

No hay nada nuevo aquí, el clima sigue terriblemente malo.

-Créeme, etc.

WELLINGTON.

 

Para la Comisión de Transportes.

San Juan de Luz, 4 de Diciembre, 1813.

Caballeros,

Habiendo acordado últimamente con el Conte General Gazan, actuando por parte de Mariscal Soult , el intercambio de Capitán Tarleton de los Fusileros Reales , del Teniente  Hovenden del 34º , del Teniente  Hughes, del 39 º , y del Teniente  Russell del 34º , por el capitán Morand , y Tenientes  Blanchard, Maignal y Durand, del servicio francés, hechos prisioneros por el ejército, y que han sido enviados a los puestos avanzados franceses, y por las dudas de haber sido nombrados ya que estos oficiales fueron enviados, para realizar el intercambio según lo acordado, dudas que el General Conde de Gazan expuso en una carta posterior, pero ha prometido que los oficiales ingleses antes mencionados serán inmediatamente
enviados a Inglaterra, por lo que les pido a ustedes que sean tan amables de hacérmelo saber tan pronto como se lleguen a Inglaterra, ya que, hasta ese momento, no me propongo hacer ningún otro acuerdo con el mariscal Soult para cualquier canje hasta que no se termine su ejecución en los puestos de avanzada de los dos ejércitos.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Capitán Sir George Collier, R.N.

San Juan de Luz, 5 de Diciembre, 1813.

Sir,

Adjunto (marcado A) dos memorandos que me han entregado los habitantes de este lugar, uno de ellos es el deseo de recuperar el barco llamado St. Joseph, el otro que desean recuperar la embarcación denominada Les Trois Amis, que yacen en San Sebastián, donde fueron tomadas, y del mismo modo yo adjunto (marcado B) el informe de la Comisaría general sobre estos memorandos, me gustaría saber si usted tiene alguna objeción a que estos buques regresen con sus antiguos propietarios, porque ahora son inútiles en San Sebastián.

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para el Conde Bathurst.

San Juan de Luz, 8 de Diciembre, 1813.

Sir,

Tengo el honor de adjuntar la copia de una carta que dirigí al comodoro Sir George Collier el 5, y la copia de los adjuntos de mi carta, así como la copia de la respuesta de Sir George Collier.

Su Señoría observará que los adjuntos, marcados A, se refieren a dos buques, o más bien dos botes, tomados en San Sebastián, y que ahora permanecen allí, que no se utilizan, y no tienen ninguna utilidad para cualquier organismo, y que los peticionarios, sus antiguos propietarios, quieren tener de nuevo.

Para los primeros, si se consideran premios, se puede suponer que tenemos algún derecho, pero tengo que rogarle a su Señoría que tenga un sentido positivo, respetando el pasado.

(...)

Tengo el Honor, etc.

WELLINGTON.

 

Para la Comisión de Transportes.

Caballeros, San Juan de Luz, 1 de Enero, 1814.

"El jefe del Estado Mayor del Ejército francés ha propuesto que el Jefe de Escuadrón Bruce, ahora prisionero en Inglaterra, debe ser cambiado por el teniente. Coronel Fitz Gerald del regimiento 60 º, ahora prisionero en Francia, y se les ha ordenado ir a Morlaix, y que el Jefe de Batallón de Artillería Biron, ahora prisionero en Inglaterra, deben ser intercambiados por mayor Brotherton del 14 dragones, ahora prisionero en Francia, y asimismo ordenó Morlaix, a la que la proposición que he consentido, yo pedir, por lo tanto, que va a tener el Jefe de Escuadrón Bruce, y el Jefe de Batallón Biron listo para proceder a Morlaix tan pronto como vais a aprender que el teniente. Coronel Fitz Gerald y el mayor Brotherton han llegado allí, y que va a poner en conocimiento del Comisario para los presos en Francia que he hecho esta petición.

WELLINGTON

 

Para el Teniente General Sir R. Hill, K.B.

San Juan de Luz, 10 de Enero, 1814.

Mi Querido Hill,

He leído los artículos que Churchill ha enviado a Lord FitzRoy, en relación con las comunicaciones con el Conde D'Erlon.

Voy a publicar las órdenes del ejército en relación a las comunicaciones y los mensajes con el enemigo, porque es más deseable que todas las comunicaciones se limiten a los Cuarteles, particularmente en relación con el intercambio de prisioneros.

Tienen al Capitán Colinion, al Teniente Levan, y otro capitán, cuyo nombre se desconoce, a cambio del Teniente Southwell del 14º Dragones, yo también, por mi parte, he hablado para que envíen un teniente, después de haber exigido un capitán. Este simple hecho demuestra lo necesario que es que todas estas comunicaciones se limiten, como debe ser, al cuartel.

En todo caso, aun cuando hubieran cumplido con su propuesta de repatriar al Teniente Harvey del 66 º y al Sargento Macpherson, dos capitanes y un teniente, son demasiados para dos tenientes y un sargento. No hay que tratar con esta gente, salvo en condiciones de superioridad.

Usted habrá visto que su hermano llegó muy oportunamente a Inglaterra.

Créame, etc.

WELLINGTON.

 

A su Excelencia el Ministro de la Guerra, Madrid.

Señor, San Juan de Luz, 12 de Enero, 1814.

(...) y que, después de haber reparado las piezas dañadas en San Sebastián, y haber puesto en ese lugar un número considerable de las piezas con ayuda de las que se tomaron, y de otras ya tomadas al enemigo, considero que el lugar está lo suficientemente armado, y lo tendré cuidado de que está sus almacenes estén dotados. (...)

Tengo el honor de, etc.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde de Gazan

En el Cuartel General, Señor General, 13 de Enero, 1814.

Señor General.

Tengo el honor de haber recibido la carta de Vuestra Excelencia del día 5.

El rango de Mayor al servicio de Su Majestad corresponde más exactamente con el de Jefe de Batallón o Jefe de Escuadrón al servicio de Francia, y el de Teniente Coronel al servicio de Su Majestad corresponde más exactamente con el de Mayor al servicio de Francia. Pero estoy dispuesto a canjear Mayores o Jefes de Batallón y de Escuadrón por Tenientes Coroneles y Mayores sin distinciones. El Jefe de Batallón Biron será canjeado en Morlaix por el Mayor Brotherton, y ya he escrito a Inglaterra para que envíe a Francia inmediatamente al Teniente Istard a cambio del Teniente Southwell.

He hecho buscar a M. Parry del 10º Regimiento de Línea, y será mandado a cambio de M. Caldwell, "hospital mate", y otro de la misma clase será mandado como cambio por M. Haggerty, "hospital mate". El Señor Cavalier era el principal cirujano de Pamplona, por lo que no puedo canjearlo por un oficial de la última categoría del Departamento Médico de ese ejército. El Señor Voidel, guardia de almacén, será enviado como cambio por Francis Richardson.

El Señor Radcliffe Powell no es Comisario de guerra, aunque esté adscrito al Comisariado. Enviaremos un Comisario o un Guardia de Almacén a cambio de él a los puestos avanzados el día que nos indiquen.

También he recibido la carta de vuestra Excelencia del día 8. El Señor Cáceres, español, es un cadete y está lisiado, por lo que debería ser enviado sin intercambio, según lo convenido entre nosotros. Pero, en cualquier caso, yo no podría enviar un oficial a cambio de un cadete que no tiene ningún rango en el ejército.

El Teniente General Sir Rowland Hill me ha comunicado que había enviado a los puestos avanzados del ejército francés, bajo palabra, al Capitán Colinion y al Teniente Levans del 64º Regimiento de infantería, y a otro Capitán del cual ignoro el nombre. Espero que Vuestra Excelencia enviará al Capitán Hobkirk del 43º Regimiento, y al Teniente Crowley del 27º Regimiento, el primero fue capturado el 23 de Noviembre, y el segundo el 10 de Noviembre, como cambio por el Capitán Colinion y el Teniente Levans.

El 2 de este mes, al medio día, el Alférez Manoel María Ferreira Nobre y el Alférez Antonio Vasconcellos, del 18º Regimiento portugués, cruzaron el Adour cerca de La Honce, con un tambor, al haber sido invitados a cruzarlo para beber por los oficiales franceses que estaban enfrente, que inmediatamente les hicieron prisioneros.

Lamento que este tipo de comunicaciones entre los puestos avanzados sean tan irregulares, y espero que no sean muy comunes entre los ejércitos que están largas temporadas frente a frente. Pero a pesar de que se defendieron, no creo que Vuestra Excelencia o el Señor Mariscal Duque de Dalmacia se quieran beneficiar de esa treta, como la que ha utilizado el oficial en cuestión, y no considerará como prisioneros de guerra a los dos oficiales y el tambor portugués, por lo que le ruego los devuelva. Pero confieso que, si Vuestra Excelencia insiste en considerarlos como prisioneros de guerra, que está en su derecho, yo enviaría dos oficiales subalternos a cambio de ellos.

tengo el Honor de ser. etc. General Conde de Gazan.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde de Gazan

En el Cuartel General, Señor General, 21 de Enero, 1814.

He tenido el honor de recibir las cartas que Vuestra Excelencia me ha dirigido el 15 y 18 de Enero.

Lo lamento mucho, pero, a pesar de los razonamientos de Vuestra Excelencia, no creo que yo cumpliese con mi deber canjeando a M. Cavalier en Francia a cambio de M. Haggerty, "Hospital Mate" (acompañante de hospital), que realmente no puede ser calificado como oficial, por lo que mando a M. Bontems Le Fort a cambio de él, y a M. Barbier Duquely a cambio de M. Radcliffe Powell, a pesar de que este último no sea más que comisionado, y el primero oficial comisionado.

En cuanto a lo que respecta a los oficiales lisiados en general, y al canje del Teniente Durand en particular, por el Teniente Russell, pido a Vuestra Excelencia que se acuerde que fue él mismo quien pidió este canje, que el acuerdo ha sido realizado, y que yo no he pedido ni demandado, en el caso del Teniente Russell, únicamente lo que se había convenido. En el mismo convenio el Teniente Coronel Fenwick, a quien el General Conde d'Erlon tomó palabra en Almandoz cuando no se podía oponer, y que después perdió la pierna, y no podrá volver a servir jamás, que ha sido canjeado por el Coronel L'Espagnol, y que yo no me quejé, por haber sido así convenido, aunque me parece, lo mismo que supongo que a Vuestra Excelencia, que "cuando una convención existe, esta debe ser obligatoria para las dos partes, y ser religiosamente observada de una y otra parte".

Siempre he enviado a los oficiales y soldados franceses, lisiados que no podían servir, en cuanto ellos estaban suficientemente restablecidos de sus heridas para poder ser transportados, y yo lo haré siempre. Como Vuestra Excelencia prometió hacer lo mismo, le pido la restitución del Señor Cáceres sin intercambio, aunque si usted no cree que está lo suficientemente lisiado  como para no volver a poder servir, como no es más que un cadete, yo mandaré un soldado a cambio de él.

Por lo que respecta a los dos oficiales portugueses, creo que Vuestra Excelencia está mal informado, ya que al menos hay evidencias de que fueron invitados a cruzar el Adour, y no es creíble que haya pasado otra cosa.

Yo siempre he tratado con el Ejército francés de la misma manera como pedí a Vuestra Excelencia que obrara en el caso de tratarse de oficiales en mi carta del 13, y que debe saber que en el caso del Capitán Sal del 66º Regimiento, capturado en Fuentes de Oñoro el año 1811, y últimamente en el caso de cinco soldados de la División del General Maucune, capturados cerca de Pamplona en el mes de Julio, que estos han sido reenviados al General Maucune sin intercambio. Vuestra Excelencia es dueño de considerar a estos oficiales como prisioneros de guerra, y de hoy en adelante yo actuaré de la misma manera en casos similares. En espera, estaré preparado para canjear dos Subtenientes por esos oficiales, o en los puestos avanzados del ejército, o en Morlaix, como os plazca.

Tengo el honor de ser, etc. General Conde Gazan.

WELLINGTON.

 

Para el General Conde de Gazan

En el Cuartel General, Señor General, el 26 de Enero, 1814.

Tengo el honor de haber recibido la carta de Vuestra Excelencia del 24.

M.M. Bontems Le Fort y Barbier Duquely serán inmediatamente enviados a los puestos avanzados del Ejército francés.

Sobre que el Señor Cáceres esté o no lisiado, haré siempre con gran placer lo que más agrade a Vuestra Excelencia, y sin plantear más cuestiones sobre el tema, he escrito a Inglaterra para que envíen a Francia al Señor Courmes, Sargento del 62º Regimiento de Línea, apresado en San Sebastián, a cambio del Señor Cáceres, cadete del 5º Regimiento español de Zapadores. Consiento al canje de los Subtenientes Boyer del 62º Regimiento de Línea, tomado en San Sebastián, y Metroi del 66º, por los Alféreces Manoel Ferreira Nobre, y Antonio de Vasconcellos, del 18º Regimiento portugués. Pido a Vuestra Excelencia que me indique si estos últimos deben ir a los puestos avanzados o a Morlaix. Envío una carta a Inglaterra para pedir que los Tenientes Boyer y Metroi sean enviados a Francia.

La razón por la cual yo no he respondido aún al punto de la carta de vuestra Excelencia en la que tenía en cuenta al Teniente Llorente de los Guardia Españoles es que, por suerte, es que yo no he recibido ningún informe de su llegada a los puestos avanzados del ejército, a pesar de las pesquisas que yo he realizado al respecto, aparentemente a causa de un error en su nombre en los puestos avanzados, por lo que él no ha podido juntarse con su regimiento. Pido a Vuestra Excelencia me haga saber por qué ruta ha sido enviado. Cuando él llegue, no tendré ninguna objeción en hacer enviar al Teniente Rey del 1º Regimiento de Línea, capturado en San Sebastián.

Tengo el honor de enviarle el listado de oficiales y empleados últimamente canjeados, y marco junto al nombre de cada uno las medidas tomadas para su entrega. Adjunto un extracto de una carta recibida últimamente de los Comisarios de los Prisioneros en Inglaterra, mediante la cual vuestra Excelencia verá que todas las medidas para los cambios convenidos conmigo serán ejecutadas en Inglaterra. He adjuntado los nombres de los oficiales enviados a los puestos avanzados del Ejército francés, por los cuales, según se había convenido serían canjeados y que aún no han sido reenviados a Inglaterra.

Por lo que respecta al Señor Robert Renninson, Capitán del Navío Mercante el Paladium, no tengo ninguna objeción a su canje por el Capitán Passemant, si él también es Capitán de Navío Mercante.

Veo, por los acuerdos tomados tras la última guerra, que los Capitanes de Navíos Mercantes estaban censados con los mismos rangos que los aspirantes a la marina, y los subtenientes y alféreces de las tropas de tierra. Si el Capitán Passemant pertenece a la Marina Francesa, no podré consentir el canje propuesto por Vuestra Excelencia.

Tengo el Honor de ser, etc. El General Conde Gazan.

WELLINGTON

 

Para el General Conde de Gazan

En el Cuartel General, Señor General, el 29 de Enero, 1814.

Tengo el honor de haber recibido la carta de Vuestra Excelencia del 28.

Los Subtenientes Boyer y Metroi serán canjeados en Morlaix por los Alféreces portugueses Manoel Maria Ferreira y Antonio de Vasconcellos del 18º Regimiento, así como los otros oficiales nombrados en nuestra correspondencia anterior, y tan pronto como los Comisarios de Prisioneros en Inglaterra reciban la información del Comisario de los Prisioneros en Francia de que los oficiales ingleses y portugueses han sido canjeados, llegarán a Morlaix.

No he recibido todavía ninguna noticia del Teniente Llorente, por lo que reanudaré mis pesquisas entre los puestos avanzados cercanos a Hasparren.

Escribiré para que se envíen a Francia los nueve oficiales y al artillero francés, nombrados en la lista enviada por Vuestra Excelencia, tan pronto como reciba el informe de la llegada a nuestros puestos avanzados de los nueve oficiales y del cadete españoles.

Suplico a Vuestra Excelencia que observe que yo he dejado en el territorio del ejército a los oficiales franceses para canjear por los oficiales españoles, pero que consiento a su canje por los nombrados por vuestra Excelencia.

También he consentido al canje del Capitán Passemant por el Capitán Renninson, y al de tres subtenientes del Ejército francés por los Capitanes de Navíos mercantes Courtenay, Oliver, y Harlow.

Le estaré muy agradecido si me hace saber si usted tiene alguna objeción al canje del Capitán Percy del 14º de Dragones, apresado en 1810, y residente los últimos años en Moulins, de los Capitanes Hamilton del 5º Regimiento y Phelps del 51º Regimiento, y del Teniente Crawley del 27º Regimiento, apresados el 10 de Noviembre, y del Capitán Hobkirk del 43º Regimiento, apresado el 22 de Noviembre.

Tengo el Honor de ser, etc. General Conde Gazan.

WELLINGTON

 

Honorable Wellington.

Mi Querido Henry. San Juan de Luz, 30 de Enero, 1814.

PROBLEMAS SANITARIOS EN SANTANDER. EPIDEMIA.

 

Para el General Conde Gazan

En el Cuartel General, Señor General, 7 de Febrero de 1814.

He recibido la carta de V.E. del 5.

El Teniente Llorente se encuentra de regreso, y he escrito a Inglaterra para que manden a Francia al Teniente Rey del 1º Regimiento de Línea.

El Capitán Renninson todavía no ha regresado, y consiento el cambio de los Tenientes Janin, Petit Jean, y Caillot, por los Capitanes de los buques mercantes Courtenay, Oliver y Harlow.

He escrito también a Inglaterra para que se intercambien  en Morlaix a los Capitanes Horrie, Gorsée, Le Fevre, y d'Hautpoul, y al Alférez de Navío Vergoz, por los Capitanes Percy, Hamilton, Phelps, y Hobkirk, y el el Teniente Crawley.

Le pido también a Vuestra Excelencia de mandar al Capitán Alphonse Sierra, Manuel Melgarris, y al Teniente Valentín Serrano, del Ejército de España, y al Teniente Virty del Regimiento de Brunswick, y yo enviaré a cuatro oficiales de los mismos rangos respectivos.

También consiento al intercambio del Capitán Elliot, del navío Samuel, por un subteniente francés.

Tengo el honor de enviarle la lista de oficiales franceses en poder del ejército.

Tengo el honor de ser. etc. General Conde Gazán.

WELLINGTON

Después de haber escrito la precedente la llegada del Capitán Kenninson me fue anunciada, por lo que el reenvío a Francia del Capitán Fassemant será inmediatamente ordenada.

THE DISPATCHES OF FIELD MARSHAL THE DUKE OF WELLINGTON VOL.10

THE DISPATCHES OF FIELD MARSHAL THE DUKE OF WELLINGTON VOL.11