Cartel de enganche buscando voluntarios para un regimiento británico.

 

 

                       La representación, en el asedio de San Sebastián  de los diferentes regimientos y unidades británicas, es mucho más amplia que la manejada hasta hoy por la mayoría de los historiadores. En todos estos trabajos anteriormente publicados, se han señalado únicamente las unidades en las que figura la toma de San Sebastián como honor de batalla, pero el número real de regimientos que participaron con destacamentos más o menos numerosos, fue mucho más amplia, como consecuencia del llamamiento realizado por Wellington en busca de voluntarios que "enseñaran a luchar a la 5ª División", entre el resto de divisiones.

                          Los regimientos de línea británicos se designaban mediante un numeral, al que se añadió a partir de 1781 designaciones territoriales, como por ejemplo "Oxfordshire" en el caso del 52º, que designa más o menos el área de la cual es originaria la mayor parte de sus efectivos. A pesar de esta característica, nunca hay que olvidar que en todos ellos hay siempre una gran cantidad de naturales de Irlanda y Escocia.

                       Los regimientos estaban compuestos de uno o dos batallones por regla general, oscilando este número en función de las necesidades del momento. En tiempos de la I Guerra mundial, hay alguno que llegó a contar hasta con más de treinta. Un batallón de infantería estaba compuesto, en la Campaña Peninsular, por 10 compañías, de las que una era de especialistas y otra de granaderos. Por tanto, la fuerza total del batallón rondaría los 1000 hombres aproximadamente, además de músicos, suboficiales y funcionarios. El principal batallón del regimiento era el que portaba el numeral 1º. Este era continuamente reforzado con efectivos del 2º Batallón, que generalmente se encontraba en segunda línea o en la metrópoli. En caso de estar ambos implicados al mismo tiempo en una campaña, el de mayor potencia siempre solía ser el 1º.

                         Durante las Guerras Napoleónicas, los regimientos británicos tuvieron la necesidad de reforzarse con una compañía de infantería ligera capaz de enfrentarse con las experimentadas unidades de Cazadores franceses. Generalmente, este refuerzo no fue muy efectivo hasta la definitiva incorporación de unidades formadas a base de mercenarios alemanes y holandeses. Estas unidades se conocieron como King's German Legion y Brunswick Old Jaggers.

                          En este capítulo trataremos con mayor relevancia los regimientos que adornan su historial con San Sebastián como "Honor de Batalla", pero no dejaremos de nombrar al resto de unidades que ayudaron a la toma de la plaza.

 

LLEGADA DE LOS REGIMIENTOS BRITANICOS  A LA PENÍNSULA.

 

                         La participación británica en la Guerra Peninsular tiene un trasfondo económico. Realmente se dio luz verde a esta intervención cuando Napoleón trató de cerrar completamente los puertos continentales al comercio británico. La escusa de conquistar Portugal sirvió a los franceses para apoderarse de España. Portugal, tradicional aliado de los británicos, pidió ayuda a estos, y en 1808, tras ocho meses de resistencia, llegaron las primeras tropas.

                         Esta alianza contra Napoleón era totalmente novedosa tanto para Inglaterra como para España. Eran dos países que habían estado en continuas guerras desde hacía más de trescientos años. Los británicos eran los tradicionales enemigos, que incluso, mantenían en su poder Gibraltar desde la guerra de Sucesión. Eran los mismos que nos habían hundido nuestra orgullosa flota naval en Trafalgar, hacia tres años solamente. Estamos ante una alianza con muchos problemas desde su nacimiento. El pueblo llano no la podía comprender fácilmente. Esta incomprensión se vio reforzada aún más por las tácticas adoptadas, que suponían no arriesgar nunca a las unidades británicas si el resultado de la acción no se veía seguro, aunque su falta de combatividad supusiese el dejar sin auxilio a las de los aliados, en este caso, a los españoles.

                       La actitud de nuestros extraños  aliados cuando liberaban una ciudad española, consiguió que los ánimos populares se cerraran aún más en contra de estos hombres, que ni siquiera eran católicos. Eran herejes, protestantes y en esos años, en nuestro país se daba muchísima importancia al credo de las personas. Por su parte, los británicos tampoco comprendían el carácter del pueblo español. Les parecía una nación de mentalidad cerrada e inculta, características con las que lo describen casi siempre en sus memorias.

                          Cuando entraban en la ciudad ocurría siempre lo mismo.

                       "Los soldados de la guarnición que escaparon a la muerte fueron hechos prisioneros, y una vez que se colocó la guardia necesaria y todo estaba seguro, las tropas que no estaban de servicio comenzaron la diligente búsqueda de aquellos artículos que más les apetecían, cuya posesión creían merecer por derecho de conquista. (...) A última hora la conducta de los soldados se transformó totalmente. Hasta entonces todo había sido orden y disciplina, pero desde ese momento todo se torno en desenfreno y confusión. La subordinación ya no existía, sustituida por el pillaje y el derramamiento de sangre, y más de un oficial se vio obligado a desenvainar su sable esa noche. (...) El resplandor de las luces iluminaba las caras de los soldados según recorrían las calles, mostrando unos semblantes que aterrorizarían a los desafortunados habitantes de la ciudad. Muchos de los soldados tenían la cara chamuscada por la explosión del polvorín de la brecha grande, otros tenían los labios ennegrecidos de morder los cartuchos, muchos estaban cubiertos de sangre y todos tenían miradas feroces, presentando un cuadro que espantaría al más valiente.yhh (...) Se dieron escenas del mayor atropello, y daba pena ver a los habitantes de la ciudad medio desnudos en plena calle, las mujeres abrazándose a los oficiales ingleses para que las protegieran de la soldadesca, mientras sus casas eran sometidas al más riguroso registro. Algunos soldados se dirigieron a las bodegas, donde, tras hartarse de beber, salían en busca de más botín. Otros muchos estaban tan borrachos que yacían por toda la ciudad, perdiendo todo lo que habían saqueado, ya fuera a manos de algún español que también buscaba su oportunidad o bien a manos de sus camaradas, quienes en la ronda de inspección reconocían a algún soldado que yacía envuelto en una docena de vestidos de seda, o algo parecido. (...) Algunas casas se libraron del saqueo por la intervención de nuestros oficiales, ya que en varios casos las mujeres salieron corriendo a las calles y, agarrando a tres o cuatro de nosotros por el brazo nos obligaron a entrar en sus casas, y gracias a esa hospitalidad interesada salvaron su propiedad. Nos sirvieron una buena cena, y mientras afuera todo era ruido y rapiña, el ambiente dentro era bastante agradable".

                          Leyendo estas líneas, muchos de nosotros pensaríamos, por la similitud de los hechos, que nos encontramos en medio del saqueo que sufrió San Sebastián a partir del 31 de Agosto de 1813. Pero no es así. En este caso se trata de Ciudad Rodrigo, ciudad española y por tanto amiga, igualmente "liberada" y saqueada en Enero de 1812. Este desagradable proceder fue relatado, tal y como sucedió, en la obra de W. Grattan  bajo el título "Adventures with the Connaught Rangers".

                          Las difíciles relaciones de estas tropas con los españoles se veían en la convivencia diaria, sobre todo como consecuencia de la picaresca de los soldados intentando aprovecharse del desconocimiento de los naturales del lugar. Era muy habitual que se les intentara timar pagándoles con unas falsas monedas. Los soldados solían aplastar sus botones, para usarlos luego como falsas monedas en las transacciones. También hay una anécdota referente a uno de los regimientos que participó directamente en San Sebastián, y que no debemos dejar caer en el olvido por sus connotaciones religiosas, que dejan a la clara, los graves problemas culturales entre ambos países. El 9º de Infantería de Línea (Norfolck Regiment) lucía como adorno en sus chacós una placa en la que aparecía representada la diosa Britania. Los curas españoles desconocían a la mayoría de dioses paganos, y pensaban que se trataba de la Virgen María. Este detalle les hizo creer que se trataba de un Regimiento formado por soldados católicos, por lo que animaban a sus feligreses a ayudarles con donativos y regalos. Para los españoles se trataba de un regimiento de católicos en medio de esa masa de herejes y pecadores. En ningún momento hubo intento alguno por aclarar este favorecedor mal entendido por parte de los componentes del 9º, como es lógico y normal. Al final, entre el resto de regimientos, se llegó a denominar a estos como los "The Holy Boys", cuya traducción sería "Los Chicos Santos".

                        Las relaciones de los oficiales y tropa británicos con las de sus aliados también son conflictivas. El Teniente español de Lamadrid nos describe estos "roces" de una manera muy clara:

                  "Pasó por esta villa la brigada portuguesa, (...). Es buena gente. Los portugueses no se diferencian de los ingleses más que en vestir uniforme, aquel como nosotros, en vez que estos le traen encarnado, no siendo tropa ligera. En todo lo demás siguen la táctica y ordenanzas inglesas. Todos los generales que tienen son ingleses y lo mismo los más de los jefes, de modo que portugueses son sólo los soldados y oficiales hasta capitán. Lo mismo trataron de hacer con nosotros, pero les enseñamos el diente y desistieron porque no se echase todo a perder. A los portugueses les tratan con mucho desprecio, por lo que al verse mandados por ellos en todo los tiene desesperados. El inglés es muy orgulloso, y como tiene motivos para ello, y nosotros no menos, hay muchas cuchilladas en particular, en que no sacamos la peor parte, con cuyos desengaños bastante los cuales nos miran ya con mucha consideración".

                        Los hombres que componían estas unidades, como ya hemos señalado eran muy variopintos. En el ataque a San Sebastián, entre los primeros asaltantes, que formaron la "Forlorn Hop" o desesperados del día 31 de Agosto, estaba, por ejemplo, el Sargento Mayor Adams, pertenecientes al 95º de Rifles. La anécdota de este suboficial, en el que se fijó el mismísimo Teniente General Graham por la valentía demostrada en el asalto, es que quince años antes combatía contra sus actuales compañeros. Se trataba de un antiguo  revolucionario irlandés, hecho que lógicamente permaneció en el total secreto entre sus compañeros. Había combatido a los británicos en la batalla de Vinegar Hill. Tras ser derrotados se refugió en los bosques de Connemara, buscando como única salida a su penosa situación el alistarse en la milicia de Donegan primero, y finalmente en el 95º de Rifles. En la península se promocionó rápidamente, llegando al rango de Sargento Mayor. Posteriormente sirvió en Gibraltar, terminando sus días en América, tras licenciarse en el ejército.

UNIFORME

     Las características de este uniforme que presentamos son generales para la mayoría de regimientos de infantería  presentes en San Sebastián, a excepción de los fusileros del 95º, que vestían de verde y de los Brunswick Old Jaggers. Las únicas diferencias entre unos y otros radicaban en los colores de sus galones y en las placas de los shakos y correajes.

 EQUIPO DEL SOLDADO

                        Al igual que con los uniformes, el equipo del soldado de infantería era similar en todas las unidades de línea. Por tanto estas descripciones del equipo que se realizan a continuación, son aplicables a todos los regimientos participantes en San Sebastián. De existir alguno con características propias, estas se detallaran en su correspondiente apartado.

ARMAMENTO

                        Hasta el final de la Guerra de Sucesión española (1713), en los ejércitos europeos existía la costumbre de que fuera el mando del regimiento, es decir, su coronel, el encargado de suministrar el armamento necesario entre sus hombres. Este "modus operandi" ocasionaba graves problemas a la efectividad de las unidades militares, al estar sujeto a la picaresca de los mandos, que abarataban la calidad de las armas para embolsarse una parte de los presupuestos concedidos. Así mismo, las unidades sufrían continuos retrasos en el suministro de las armas por parte de los armeros, que obligaban incluso a comprar en el extranjero las necesarias.

                          Para terminar con estos problemas se creó el denominado "Sistema de Fabricación por Ordenanza", gracias al cual, el Gobierno era el que ordenaba la fabricación de las piezas necesarias, almacenándolas en sus almacenes, listas para ser enviadas a sus destinos más importantes. No se encargaban piezas completas, es decir, un fusil no llegaba completo, se encargaban individualmente las distintas partes de las armas  a diferentes fabricantes. Siempre era supervisada su construcción gracias a funcionarios gubernamentales. Las piezas sueltas, eran destinadas a un fusil completo, o servían para reparar los fusiles dañados de cada regimiento.

                          De esta forma nace el fusil que armará al ejército inglés hasta la década de 1830. Su primera denominación es "King's Arms" (Armas del Rey), ya que lo suministraba la Armería Real. El término Brownbess es posterior, apareciendo por primera vez el año 1785.

                         A lo largo de su historia, el Brownbess ha tenido tres modelos. El primero de ellos es el denominado "Long Land Pattern Musket" (Mosquete Modelo Largo del Ejército de Tierra). El ejemplar más antiguo que se conoce tenía la inscripción "William Wilson 1718"  en la llave. El segundo modelo es el denominado "Short Land Pattern Musket" (Mosquete Modelo Corto del Ejército de Tierra), que empiezará a ser producido de manera generalizada a partir del año 1768. Este modelo fue muy utilizado durante la Guerra de Independencia Americana.

                       Pero el modelo que realmente nos interesa es el conocido como "India Pattern Musket", que fue el que se suministraba al ejército británico desde el comienzo de la Guerra contra la Francia revolucionaria. La urgencia de armar a un gran ejército ocasionó que se rebajara la calidad del arma en algunos de sus aspectos, pero a rasgos generales nos encontramos con un fusil aceptable para los estándares de calidad de su época. El calibre seguía siendo de 0.71" (18 mm), aunque su cañón se reducía a 42", y en lugar de 4 anillas para baquetas, tenía solamente 3. Su peso rondaba los 4.8 kilos, y la longitud total del arma de metro y medio aproximadamente. Su alcance llegaba a los 160 metros, pero las tácticas de la época hacían que se utilizase en descargas masivas y cerradas, a distancias no superiores a los 50 metros.

                         De este ejemplar, que es el que se utilizó en 1813, se construyeron durante toda su trayectoria aproximadamente 3 millones de ejemplares, hasta su sustitución, a finales de la década de 1830, por el "Modelo 1839". Aunque dejó de ser reglamentario dentro de los ejércitos británicos, siguió en activo muchos años más en otros países.

                        Los soldados tenían preparados los proyectiles para ser utilizados rápidamente en el combate. La bala esférica estaba enrollada en un cartucho que contenía en su interior la carga de pólvora necesaria. El fusilero solamente tenía que morder la parte contraria al proyectil para liberar la pólvora y baquetear el fusil con la carga en su interior. Estos cartuchos ya manufacturados, se almacenaban en la cartuchera. Esta consistía en un taco de madera con los receptáculos preparados para cada proyectil, de manera independiente. Generalmente cada infante portaba entre 25 y 30 cartuchos listos para ser utilizados.

MOCHILA

                    Las tropas llevaban todas sus pertenencias en mochilas de cuero o fieltros endurecidos, que se montaban sobre un armazón de madera. Como se aprecia en la ilustración, algunos regimientos llevaban claramente identificado su numeral y denominación en las mismas. Los correajes ayudaban a transportar mantas para acomodarse de la mejor manera posible durante las noches a la intemperie.

CANTIMPLORA

                         La cantimplora era un pequeño barrilete de madera, ensamblado con aros de metal. Los reglamentarios estaban pintados en color azul. Llevaban el numeral del regimiento en cifras romanas, seguidas del diminutivo reg.

 

LISTADO DE REGIMIENTOS

CON HONOR DE BATALLA POR

SAN SEBASTIÁN.

1º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA (ROYAL SCOTS)

 HISTORIA DEL REGIMIENTO.

                         Es el Regimiento de Infantería más antiguo del ejército británico. Se formó el año 1633, en el momento en que Sir John Hepburn, siguiendo una orden del rey Carlos I, organizó un cuerpo de escoceses  armados para servir en Francia. Este regimiento fue el primero en ser organizado tras la creación de un ejército regular británico en 1661, sirviendo como modelo para las nuevas unidades que iban a aparecer posteriormente. Durante este período, comprendido dentro del siglo XVII, destacó en dos hechos de armas, Tánger (1680) y en la rebelión de Monmouth (1685). En ese momento el regimiento estaba formado por dos batallones, característica que perdurará de manera casi ininterrumpida hasta el año 1949.

                         Estos dos batallones estarán separados casi siempre por motivos de servicio. Por ejemplo, durante la Guerra de Sucesión española, uno servirá en la Península, mientras que el otro permanecerá de guarnición en Irlanda. Durante esta primera mitad del siglo XVIII, destacaremos las actuaciones del  1º Batallón del regimiento en la batalla de Fontenoy (Guerra de sucesión austriaca. 1743), y del 2º Batallón en la de Culloden (Guerra sucesoria británica. 1744).

                        Durante la segunda mitad del S.XVIII se verá implicado principalmente en acciones acaecidas en las colonias británicas, sobre todo durante la Guerra de los Siete Años. El 2º Batallón participó en la toma de Montreal (1760) y de La Habana (1762). Por su parte el 1º Batallón sirvió en las Indias Occidentales. En ese destino sufrió gran número de bajas a consecuencia de las temidas enfermedades tropicales. El número exacto de estas bajas no puede estimarse con precisión, pero se sabe que fueron más o menos cinco oficiales y unos 400 soldados, es decir, más de la mitad de los efectivos del batallón.

                      Con el comienzo de las Guerras Napoleónicas, el regimiento pasó a tener cuatro batallones.

  • 1º Batallón:  De servicio en el Continente Americano.
  • 2º Batallón:  Tomó parte en la Campaña de Egipto (1801).

                            Fue trasladado a las Indias Occidentales (1803 - 1805).

                            Destinado a la India, donde permaneció hasta 1831.

  •  3º Batallón:  Estuvo de servicio en la Guerra Peninsular, donde recibió su bautismo de fuego en la batalla de La Coruña (1808), incluida la evacuación, para posteriormente participar en casi todas las acciones de envergadura de la campaña española, desde que fue nuevamente desembarcado el 2 de Abril de 1810, entre las que destacaremos la del asedio de San Sebastián.

                            Abandonó la Campaña a su finalización, embarcando en Junio de 1814.

                            Posteriormente sirvió en las batallas de Quatre Bras y de Waterloo, donde las bajas fueron elevadísimas. Perdió 363 efectivos de un total de 624.

                            Se disolvió en 1817.

  • 4º Batallón:  Permaneció de servicio en la metrópoli, suministrando refuerzos a los otros batallones de su regimiento que se encontraban operativos.

                            Se disolvió el año 1816.

                        A mediados del XIX el hecho de armas más importante es la Guerra de Crimea, en la que participa el 1º Batallón, que llega justo para participar en la Batalla de Alma. Durante esta campaña, el regimiento logra la primera Cruz Victoria, la máxima condecoración que otorgan las fuerzas armadas británicas, gracias al soldado Prosser durante el asedio de Sebastopol.

                         En el comienzo del siglo XX, más exactamente en el año 1900, el 1º Batallón es destinado a servir en la Guerra contra los Boers, donde realizó principalmente labores de patrulla, escolta y algún que otro asalto a las posiciones enemigas.

                          Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, el regimiento se ve aumentado a 35 Batallones, de los que quince sirvieron de manera activa en los frentes de Dardanelos, Macedonia, Egipto y norte de Rusia. Durante estas campañas se obtuvieron setenta y un "Honores de Batalla y seis Cruces Victoria.

                        Tras la desmovilización, los batallones fueron reducidos nuevamente a dos.

                      El comienzo de la Segunda Guerra Mundial ocasiona que el 1º Batallón sea destinado a Francia, donde luchó heroicamente en el frente de Dunquerque, exactamente en la carretera de Bethune Merville, donde cayó prisionero casi todo su contingente. El 2º Batallón tenía su sede en Hong Kong, donde resistió contra la invasión japonesa. Todos sus efectivos cayeron prisioneros tras la rendición de la colonia. Ambos batallones fueron reconstituidos posteriormente, luchando en Birmania, Italia, Palestina y Europa tras el día famoso desembarco del "Día D".

                    Tras el final de la guerra sirvió en muy diversas partes del mundo como Alemania, Corea, Chipre, Suez, Adén e Irlanda del Norte.

                       El 1949 se unieron los dos batallones en uno sólo, con el que participó en la Guerra del Golfo. Ocasionalmente también ha servido en Bosnia y con las fuerzas de ocupación de Irak.

                    Actualmente es uno de los regimientos de la División Escocesa.

CRONOLOGÍA Y ACCIONES EN QUE PARTICIPA EL 3º BATALLÓN.

                   Nos limitaremos en este apartado a las del 3º Batallón, que es el que nos interesa por la temática de este trabajo.

  • 1804.-           Se forma el batallón en Hamilton.
  • 1805.-           Escocia.
  • 1806.-           Horsham (Inglaterra).
  • 1807.-           Jersey (Inglaterra).
  • 1808.-           Jersey hasta el 12 de Septiembre.
  •                     La Coruña el 26 de Octubre.
  • 1809.-           La Coruña (Febrero).
  •                     Irlanda (16 de Juio)
  •                     Walcheren.
  • 1810.-           Busaco (Julio).                                    
  • 1811.-           Fuentes de Oñoro.
  • 1812.-           Badajoz
  •                     Salamanca
  • 1813.-           Burgos.
  •                     Vitoria.
  •                     San Sebastián.
  •                     Paso del Bidasoa (Fue el primer reg. británico en pisar suelo francés)
  • 1814.-           Nive.
  •                     Bayona.
  •                     Inglaterra (Septiembre).
  • 1815.-           Ostende (Mayo).
  •                     Quatre Bras (Junio).
  •                     Waterloo (Junio).
  • 1816.-           Ejército de ocupación de Francia.
  • 1817.-           Disolución del regimiento en Canterbury.

ACTUACIÓN EN SAN SEBASTIÁN DEL 3º BATALLÓN.

                         Participó en los dos asaltos a la ciudad, uno el 25 de Julio y el definitivo del 31 de Agosto de 1813.

                        Durante el año 1813 tuvo 423 muertos y 12 deserciones. Las bajas que sufrió en el asalto a las brechas de San Sebastián-Donostia ascendieron a 7 oficiales muertos y 14 heridos, y 133 muertos y 347 heridos entre suboficiales y tropa.

             BAJAS 25 DE JULIO*                                BAJAS 31 DE AGOSTO*   

                     MUERTOS                                                   MUERTOS

                 OFICIALES       6                                           OFICIALES        1

                 TROPA          81                                           TROPA           52

                    HERIDOS                                                    HERIDOS

                 OFICIALES       9                                            OFICIALES       5

                 TROPA        237                                            TROPA         110

 *Estas cifras están reflejadas en dos lápidas situadas

en la sala de armas del castillo de Edimburgo.

4º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LINEA (KING'S OWN)

 HISTORIA DEL REGIMIENTO.

                         El Regimiento de formó el 13 de Julio de 1680, después de haber sido reformado todo el organigrama del nuevo ejército regular. Su origen tiene una clara finalidad, al ser destinado inmediatamente, una vez organizado con hombres de Plymouth y Londres, para proteger la ciudad de Tánger, que formaba parte desde hacía muy poco de un expansionista Imperio Británico.

                        Después de esta primera misión regresó al territorio metropolitano, en donde se conocía como Regimiento de la Reina. En este período entró por primera vez en combate contra otro ejército continental en la batalla de Sedgemoor (1685), en defensa del trono del rey Jacobo II contra el pretendiente a la corona. También fue el primer regimiento británico en unirse y jurar lealtad al protestante Guillermo, Príncipe de Orange, y futuro Guillermo III, tras su desembarco en Torbay el 5 de Noviembre de 1688. Como agradecimiento por su adhesión, el nuevo rey le otorgó el derecho a portar el león de Inglaterra en su emblema.

                           Durante el resto del siglo XVII sus acciones se centran en los conflictos que afectan al territorio insular. Estuvo presente en las batallas del Boyne (1690), en los sitios de Cork y Kinsale (1690) y Limerick (1691), además de la campaña contra los franceses de 1692, que culmino para la historia del regimiento con la toma de Namur (1965), que figura como su primer "Honor de Batalla".

                         El siglo XVIII lo comienza en la Guerra de Sucesión española, donde participa en la toma y posterior defensa de Gibraltar (1704-05), en cuya guarnición permanecerá  hasta 1710. Cinco años después recibió la denominación "King's Own", con la que era conocido en 1813. De este período destacaremos la participación en la famosa batalla de Culloden, donde sufrió más bajas que cualquier otro regimiento británico. En esta batalla su coronel, Robert Rich, perdió la mano izquierda y casi su brazo derecho. En la historia de esta unidad es muy conocido este oficial por la estricta disciplina que exigió a sus subordinados, no exenta de continuos castigos.

                       De 1753 a 1756 estuvo destinado en la isla de Menorca, y durante la segunda mitad del siglo en las Indias Occidentales entablando continuos combates contra los franceses por las rivalidades coloniales (Guadalupe en 1759 y Santa Lucía en 1778, y en América del Norte, con la Guerra de Independencia de la hasta el momento colonia.

                        En la Guerra contra Napoleón, formaba parte del ejército destacado en la Península Ibérica, donde desembarcó el 25 de Agosto de 1808,. Participó en la batalla de La Coruña, ciudad desde donde fue reembarcado entre el 17 y 18 de Enero de 1809, en el transcurso de la evacuación de las unidades expedicionarias. Posteriormente regresará su 2º Batallón en Julio de 1812, sirviendo hasta Enero de 1813. El regimiento estará presente en las acciones de Badajoz, Salamanca, Vitoria, San Sebastián y en la Batalla del Nive.

                      También participó en la guerra con los Estados Unidos hacia la que se embarcó el 2 de Junio de 1814. Participóen la batalla de Bladensburg (1814) y, tras regresar finalmente al continente europeo, en la definitiva Batalla de Waterloo (1815).

                        Durante la década de 1830 viajará mucho, estando presente en Australia, Tasmania, Sydney, etc.

                        A mediados del siglo XIX, su nuevo destino será la Península de Crimea, donde se desarrolla la Guerra contra el Imperio Ruso, donde destaca en las batallas de Alma, Inkerman y Sebastopol.

                        En la segunda mitad de este siglo actúa en Abisinia y Sudáfrica, en las guerras contra los zulúes, donde destaca por su actuación en la importantísima batalla de Ulundi (1879) y nuevamente, esta vez contra los Boers en 1899 - 1902.

                         En los dos grandes conflictos militares del siglo XX recibió honores militares por Francia, Grecia, Turquía y Mesopotamia tras la I Guerra Mundial, durante la cual contó con nada menos que 16 batallones.  Europa, Irak, Siria, África del Norte, Italia, Malta y Birmania lo condecoran por la II Guerra Mundial. En esta se empeñó en combates  por toda la geografía mundial, destacando los de Dunquerque (1940) y Tobruk (1941) como los más conocidos por el público en general.

CRONOLOGÍA Y ACCIONES DEL 1º BATALLÓN DURANTE LAS GUERRAS NAPOLEÓNICAS

  •                    Hannover (Noviembre de 1805)
  •                    Expedición de Copenhagen (Agosto a Octubre de 1807)
  •                    Servicio activo en Gotemburgo (Abril de 1808)
  •                    Servicio activo en Portugal (Julio de 1808)
  •                    Batalla de La Coruña (16 de Enero de 1809) -Honor de Batalla-
  •                    Campaña de Walcheren (Julio a Septiembre de 1809)
  •                    En servicio activo en España y Portugal (a partir de Noviembre de 1811)
  •                    Batalla de Sabugal (3 de Abril de 1811)
  •                    Batalla de Fuentes de Oñoro (3 de Mayo de 1811)
  •                    Escaramuza de Barba del Puerco (11 de Mayo de 1811)
  •                    Captura de Badajoz (6 de Abril de 1812) -Honor de Batalla-
  •                    Batalla de Salamanca (22 de Julio de 1812) -Honor de Batalla-
  •                    Retirada de Burgos (20 de Octubre a 19 de Noviembre de 1812)
  •                    Batalla de Vitoria (21 de Junio de 1813) -Honor de Batalla-
  •                    Sitio de San Sebastián (Julio a Septiembre de 1813) -Honor de Batalla-
  •                    Paso del Bidasoa (7 de Octubre de 1813)
  •                    Batalla de Nivelle (10 de Noviembre de 1813)
  •                    Batalla de Nive (9 a 13 de Diciembre de 1813) -Honor de Batalla-
  •                    Sitio de Bayona (Enero a Febrero de 1814)
  •  
  •                    Además de estos honores de batalla hay uno más "Península (1809-13)"

 

ACTUACIÓN EN SAN SEBASTIÁN DEL 1º BATALLÓN. SU ACTUACIÓN EN EL ASEDIO DE SAN SEBASTIÁN

                       Durante el año 1813 el 1º Batallón tuvo 464 muertos y 7 deserciones. Del total de muertos apuntado señalaremos que 122 de estas se produjeron durante el asedio de San Sebastián.

                          De las 733 Medallas Generales por Servicios en el Ejército concedidas a este batallón por la Campaña Peninsular, 38 de ellas llevarán la placa de San Sebastián.

9º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA (EAST NORFOLK)

 HISTORIA DEL REGIMIENTO

                        El nacimiento de este regimiento lo encontramos en el año 1685 para luchar contra la rebelión de Monmouth. En esta segunda mitad del siglo XVII realizó destacadas actuaciones en la batalla del Boyne, Aughrim, el asedio de Limerick (1690), etc.

                     A comienzos del siglo XVIII participó en la Guerra de Sucesión española, donde intervino en la famosa batalla de Almansa.

                     El año 1751 fue nombrado con el numeral de 9º regimiento.

                   Durante la Guerra de los Siete Años ganó su primer "Honor de Batalla" al capturar Belle Isle a los franceses en 1761. También embarcaron para atacar Cuba, conquistando la ciudad de La Habana. Tras la firma de la Paz de Paris en 1763, se trasladaron a San Agustín, en la Florida, desde la que se notificó a la metrópoli que de 1000 hombres que iniciaron la campaña, solamente quedaban vivos 300. De todas estas bajas, únicamente 20 se habían producido por una acción bélica. El resto eran consecuencia de la fiebre amarilla y la malaria, males muy comunes en las Indias Occidentales. Permaneció acuartelado en San Agustín durante seis años, en bastante mal estado.

                       Tras una corta estancia en Irlanda, con el estallido de la Guerra de Independencia Americana fue enviado a Canadá para participar en la expedición de Sir John Burgoyne contra las colonias de Nueva Inglaterra. La desastrosa campaña de Saratoga terminó con la rendición de todo el cuerpo expedicionario británico, por lo que el 9º regimiento tuvo que permanecer durante 3 años internado como prisionero de guerra.

                   Tras su regreso de América permaneció siete años en Norwich para reorganizarse y recuperar fuerzas, convirtiéndose en el 9º Regimiento de Infantería de Línea (East Norfolk), como lo conoceremos en San Sebastián. Su emblema, que representa a Britannia, fue aprobado por el Rey en 1799.

                      A comienzos de 1800 el regimiento sólo contaba con un batallón que se encontraba destinado en Irlanda, por lo que se formó un segundo en Dorset (1804). En 1805 el 1º Batallón sufrió un terrible desastre. Cuando regresaba de Irlanda, su transporte, el "Ariadna", naufragó cerca de la costa francesa como consecuencia de una tormenta.  Tres cientos de sus efectivos cayeron prisioneros de los franceses.

                        Con el comienzo de las hostilidades en la Península Ibérica contra los ejércitos invasores franceses, el 9º desembarcó a su 1º Batallón el 6 de Agosto de 1808, y al 2º el 20 de Agosto, luchando en las batallas de Roliça y Vimiero. Después, durante la trágica retirada de La Coruña, embarcó el 18 de Enero de 1809. Tuvo el honor de ser el último regimiento británico en abandonar España.

                           Posteriormente luchó en la desastrosa expedición de Walcheren de 1809.

                        El 1º Batallón regresó a la acción el 27 de Marzo de 1810 para reiniciar  la Campaña Peninsular, y el 2º Batallón el 23 de Febrero de 1811 hasta su reembarque en Mayo de 1811. Lucharon en las acciones de Bussaco, Batalla de Salamanca, Batalla de Vitoria, el asedio de San Sebastián y la Batalla del Nive.

                        Después de esta campaña fue destinado urgentemente a Canadá, hacia donde embarcó el 4 de Junio de 1814, para evitar la invasión de esta colonia por parte de los Estados Unidos, motivo por el cual no llegó a tiempo para participar en la batalla de Waterloo. Su 2º Batallón fue disuelto en 1815.

                        Durante el siglo XIX participará en las guerras anglo-afganas y en el primera guerra anglo-sikh.

                       A mediados de siglo se destina a la Guerra de Crimea, donde participa en el asedio de Sebastopol. En 1857, nuevamente con dos batallones, fue enviado a Japón, donde desembarcó en Yokohama en el marco de la intervención británica durante la década de 1860. En 1879 nuevamente lucha en Afganistán, principalmente en Kabul, su capital.

                       En 1881, después de la reorganización del ejército británico (reformas de Childers), se convirtió en el 9º regimiento de Norfolk, y a partir de 1935 figura como Real Regimiento de Norfolk. En 1951 se une al regimiento de Suffolk, formándose el Regimiento de East Anglia, y finalmente en 1964 en el Regimiento Royal Anglian.

Vista de la capilla del Reg. Real de Norfolk, en la Catedral de Norwich,
en la que se muestran las banderas de la unidad.

CRONOLOGÍA Y ACCIONES DURANTE LAS GUERRAS NAPOLEÓNICAS DEL 1º BATALLÓN

  •          Vimiero -Honor de Batalla-
  •          La Coruña -Honor de Batalla-
  •          Busaco -Honor de Batalla-
  •          Salamanca -Honor de Batalla-
  •          Vitoria -Honor de Batalla-
  •          San Sebastián -Honor de Batalla-
  •          Nive -Honor de Batalla-
  •          Además de estos honores de batalla hay uno más "Península (1809-13)"

SU ACTUACIÓN EN EL ASEDIO DE SAN SEBASTIÁN

                            El 1º Batallón sufrió 255 muertos a lo largo del año 1813, de los que 68 corresponden al asedio de San Sebastián. A estas bajas habría que sumar 6 deserciones.

                          De las 1208 Medallas Generales por Servicios Generales en el Ejército concedidas a este batallón durante la Campaña Peninsular, 196 de ellas llevarán la placa de San Sebastián.

38º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA (SOUTH STAFFORDSHIRE)

 HISTORIA DEL REGIMIENTO

                          Fue fundado el 25 de Marzo de 1705 gracias al General Luke Lillingstone, por lo que se le conocía como el "Regimiento de Infantería de Luke Lillingstone". Los dos primeros años estuvo destinado en Irlanda, y en 1707 partió hacia las Indias Occidentales en la que iba a ser la misión más larga en ultramar de una unidad británica. Permaneció en la base de La Antigua hasta el año 1764. Durante este período participó en continuas acciones contra españoles, holandeses y franceses, además de combatir la piratería que estaba muy arraigada en la zona.

                       Durante este periodo de tiempo recibió su numeral regimental como 38º Regimiento (1751), ganando sus dos primeros "Honores de Batalla", el primero en Guadalupe y el segundo en La Martinica.

                  El año 1774 desembarca en Boston para participar en la Guerra de Independencia de las colonias americanas. Estuvo presente en las batallas de Lexington y Bunker Hill, así como en la campaña de Nueva York de 1776.

                      Las acciones de finales del XVIII se centran nuevamente en las Indias Occidentales donde participa en la toma de Santa Lucía (1796) y de Trinidad (1797). Un año después acudió a reprimir la rebelión irlandesa.

                         Con la llegada de la crisis y el comienzo de las hostilidades contra la Francia de Napoleón, se refuerza con un segundo batallón el año 1804. Participa en la conquista del Cabo de Buena Esperanza (1806) y en la campaña británica del Rio de la Plata, donde ve acción en la toma de Montevideo y en el desastroso ataque a la ciudad de Buenos Aires.

                      Durante las guerras napoleónicas fue destinado a la Campaña Peninsular, donde desembarcó a su 1º Batallón el 6 de Agosto de 1808,  que actuó al mando del General Moore. Participó en las batallas de Roliça (17 de Agosto de 1808), Vimiero (21 de Agosto de 1808)y La Coruña (16 de Enero de 1809), donde fue evacuado con el resto de fuerzas expedicionarias británicas entre el 17 y el 18 de Enero de 1809.

                         El 2 de Abril de 1810 el 2º Batallón regresa, esta vez a las órdenes del Duque de Wellington. Participará de manera destacada en la batalla de Bussaco (1810). En el Sitio de Badajoz (1812), su actuación ayudó mucho a la toma de la ciudad, al ser el regimiento que logró entrar por el bastión de San Vicente.

                           En Mayo de 1812 se le une el  1º Batallón, por lo que el 38º se encuentra al completo en la Península. Combatió en la Batalla de Salamanca y en el sitio de Burgos. A partir de Enero se queda únicamente el 1º batallón, tras la disolución del 2º. Esta es la unidad que participará en la Batalla de Vitoria (1813), en el asedio de San Sebastián (1813), el paso del Bidasoa, la Batalla del Nive y finalmente el Bloqueo de Bayona (1814).

                          Durante la campaña peninsular logró "Honores de Batalla" por :

  • Roliça
  • Vimiero
  • La Coruña
  • Buçaco
  • Badajoz
  • Salamanca
  • Vitoria
  • San Sebastián
  • Nive
  • Además de estos honores de batalla hay uno más "Península (1809-13)"

                          Embarcó hacia Inglaterra tras finalizar su servicio en Mayo de 1814.

                       En 1818 fue destinado a Sudamérica y en 1822 a la India, desde la que participó, dos años después, en la Guerra de Birmania.

                        El año 1836 regresa a Inglaterra, donde permanece hasta 1845, año en que es destinado a luchar contra los Sikh de la India. En 1852 participará en la segunda Guerra de Birmania.

El Capitán Snodgrass (sentado), del 38º, en Crimea.
Curiosa coincidencia del apellido con el del oficial que mandó a las tropas portuguesas cuando cruzaron el Urumea durante el asalto del 31 de Agosto de 1813.

                          Al estallar la Guerra contra Rusia, es destinado a la Península de Crimea como parte de la 3ª División. En las acciones que participó gana tres nuevos "Honores de Batalla", Alma, Inkerman y Sebastopol.

                            En la segunda mitad del XIX verá acción en la rebelión  de la India (Sitio de Lucknow de 1857), en la Guerra contra los Zulúes (1878-79), en la Guerra Anglo Egipcia (1882), la Campaña de Sudán (1882-84), la Batalla de Kirbekan (1885), donde fue la última vez que utilizaron los clásicos uniformes de color rojo, para finalizar, tras un período de calma en Gibraltar,  en la Guerra contra los Boers (1899-1902). Es decir, que participó en todas las campañas que cubrieron de gloria el ejército victoriano del XIX.

                         En 1881 se unió con el 80º regimiento de Infantería, formando el 38º el 1º Batallón y el 80º el 2º batallón del regimiento.

                      Durante la I Guerra Mundial es ampliado hasta contar con 18 batallones, y participa en el Somme, Cambrai, San Quintín, Gallipoli, etc, y durante la II Guerra Mundial en Caen, Arnhem (Operación Market Garden), la Campaña de África del Norte, en el Desembarco de Sicilia y en la Campaña de Birmania.

ACTUACIÓN EN SAN SEBASTIÁN

                          Durante el año 1813 sufrió 318 muertos y 4 deserciones. De todas estas, las que  corresponden al asedio de San Sebastián son:

  • 9 Oficiales muertos y 12 Heridos.
  • 33 Suboficiales y soldados muertos y 174 heridos.

                         Relación de Oficiales muertos en acción en San Sebastián:

  • Carlisle, Robert.                       Teniente.
  • Hopper, William.                      Ayudante.
  • Lawrence, William D (Jnr)         Alférez.
  • Macguehin, Charles Averill.        Teniente.
  • Macleod, Roderick.                   Teniente.
  • Werge, John.                          Mayor.
  • Wheatley, John.                      Alférez.
  • Willshire, John.                        Capitán.

                            Relación de Oficiales muertos por enfermedad en San Sebastián:

  •  Miller, John.                            Teniente.

 

 

 

                        De las 829 Medallas Generales por Servicios en el Ejército concedidas a este batallón durante la Campaña Peninsular, 134 de ellas llevarán la placa de San Sebastián.

47º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA (NORTH LANCASHIRE)

 HISTORIA DEL REGIMIENTO

                        El regimiento se funda el año 1741 gracias a Sir John Mordaunt. Es clasificado en un primer momento con el numeral 58º, que fue cambiado más tarde por el 47º (año 1751).

                          Su fundación se realizó en Escocia. En estas tierras es donde entró en acción por primera vez, al combatir el levantamiento jacobita. Una de sus principales acciones en esta contienda fue la defensa de Edimburgo, que nunca se rindió a los rebeldes.

                           En 1750 fue destinado a Nueva Escocia (Canadá), donde ya con el numeral de 47º Regimiento participará en las acciones de Louisbourg y en la Batalla de Quebec, donde tras la muerte de su jefe, el general Wolfe, comenzó a usar una línea negra en su encaje, siendo apodados desde entonces como "el regimiento de Wolfe".

                        En 1763 regresó a Inglaterra, para diez años después volver al continente americano a combatir a los insurrectos independentistas de las colonias de su majestad. Para ello desembarcó en Boston, viendo acción en las batallas de Lexington, Concord y Bunker Hill. El año 1776 el regimiento se destinó a proteger Quebec, y un año después participará en la desastrosa campaña que terminará en la Batalla de Saratoga, donde la mayor parte de sus efectivos caen prisioneros. Esta situación se prolongó durante seis años, hasta el final de la Guerra de Independencia Americana. Solamente se libraron del cautiverio dos compañías y media del regimiento.

                       En 1782 regresaron los supervivientes a la metrópoli para ser reasignados al 8º de Infantería, mientras se recomponía un nuevo regimiento. Es, en este momento, cuando se le empieza a conocer como "Lancashire".

                       Durante la Revolución Francesa fue destinado a servir en la Islas Occidentales. Se forma el 2º batallón en Norfolk, aunque este se disolvió casi seguidamente.

                     Con el comienzo de las Guerras Napoleónicas se forma definitivamente el 2º batallón, que es enviado a Irlanda. Por su parte el 1º es destinado al Cabo de Buena Esperanza. Este 1º batallón fue mandado a servir en la Guerra de Sudamérica, donde participa en la conquista de la ciudad de Montevideo, y en el fracasado ataque a la de Buenos Aires. Tras esta campaña fue destinado al Golfo Pérsico (1808), donde luchó principalmente contra las bases de piratería árabe.

                     El 2º batallón es destinado en 1808 a Gibraltar, y en Mayo de 1810 comienza su peregrinaje por la dura Campaña Peninsular. El 4 de Noviembre de 1810 desembarcará también su 1º Batallón. Sus primeras acciones se centran en la Batalla de la Barrosa, a las órdenes del Teniente General Thomas Graham, y en la defensa de Tarifa. Destaca su actuación en 1813 en la Batalla de Vitoria, así como el asalto a San Sebastián el 31 de Agosto de 1813, donde fue este batallón uno de los que encabezaron el ataque en el que sufrió un gran número de bajas entre sus filas.

                           Tras lograr entrar en territorio francés, participa en el Paso del Bidasoa, en la Batalla del Nive y al final de la Guerra en el Bloqueo de la ciudadela de Bayona. Tras esta dura campaña, el 2º Batallón embarcó el 24 de Agosto hacia el puerto de Potsmouth, donde fue disuelto.

                      Durante el resto del siglo XIX el regimiento participará en las guerras Mahrattas, gracias a las cuales el Imperio Británico se asegurará el control casi total de la India. También en la Guerra de Birmania y en la Campaña de Crimea contra el Imperio ruso. Durante esta última, formó parte de la 2ª División, con la que destacó en la sangrienta batalla de Alma, en la Inkerman y en el asedio de Sebastopol.

                        En 1881 se fusionó con el 81º de Infantería, para formar el 1º y 2º Batallones del Leal Regimiento de Lancashire del Norte.

 ACTUACIÓN DEL 2º BATALLÓN DEL 47º REG. EN SAN SEBASTIÁN

                          El 47º regimiento se libró del fracasado asalto del 25 de Julio a las brechas de San Sebastián, al no ser designado para actuar en este fracasado asalto que tantos muertos costó a las unidades participantes. Desde ese momento, hasta el definitivo ataque del 31 de Agosto, en el que si participó, sus efectivos, se vieron reforzados gracias a la incorporación de los heridos en la batalla de Vitoria, y el regreso de las unidades que se habían quedado "dispersas"  por el territorio recién conquistado.

                         El batallón sufrió un terrible castigo en la brecha de la muralla donostiarra, con la pérdida de más de 230 de sus efectivos entre muertos y heridos, entre los que se encontraba gran parte de su oficialidad. De los muertos sufridos por este regimiento a lo largo del año 1813, cifrados en 282 hombres, a los que hay que sumar 23 deserciones, 113 lo fueron en el asedio de San Sebastián-Donostia.

                       Este regimiento tiene como Honores de Batalla ganados en la Campaña Peninsular:

  •                      Tarifa
  •                      Vitoria
  •                      San Sebastián
  •                      Nive

                         De las 301 Medallas Generales por Servicios en el Ejército concedidas a este batallón durante la Campaña Peninsular, 90 de ellas llevarán la placa de San Sebastián.

59º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA (NOTTINGHAMSHIRE)

HISTORIA

                         Tras el estallido de la Guerra de los Siete Años, Gran Bretaña se vio obligada a aumentar sus fuerzas militares, por lo que este regimiento verá la luz el 23 de diciembre de 1755, gracias al Teniente General Sir Charles Montagu, que lo organizará en los condados de Leicestershire y Northamptonshire, con el numeral regimental de 61º de Infantería. Poco tiempo después adoptará el definitivo número 59º con el que llegará al asedio de San Sebastián de 1813.

                          En 1782 es destinado a servir en la base de Gibraltar, destino que durará un período de diez años. Seguidamente sirve en la Islas del Canal y en Inglaterra hasta el estallido de las Guerras contra la Revolución Francesa. En esta campaña desembarcó en Flandes, sufriendo el duro revés de todo el cuerpo expedicionario inglés. Fue evacuado y enviado a las Indias Occidentales, exactamente e San Vicente, destino que duró siete años en los que destacó en la lucha contra el levantamiento de los "Cimarrones".

                         En 1804 como consecuencia de las Guerras contra el Imperio Napoleónico es ampliado con un segundo batallón, que será el destinado a hacer la Campaña Peninsular. Desembarcó el 29 de Octubre de 1808, y participó en la batalla de La Coruña en Enero de 1809, teniendo que ser evacuado junto al resto de la expedición entre el 17 y el 18 de Enero de 1809.

                         Seguidamente fue enviado a la desastrosa expedición de Walcheren (1809), desde donde regresó a Gran Bretaña, donde permaneció hasta 1812. Mientras, el 1º Batallón se encontraba en la India, desde donde invadió la Isla de Mauricio y Java.

                            El 2º Batallón regresó a la Península en 1812, viendo acción en la Batalla de Vitoria, en el asedio de San Sebastián, en la batalla del Paso del Bidasoa, la de Nivelle y la del Nive.

                         Una vez terminada la Guerra contra Francia regresó a Irlanda, de donde partió hacia Bélgica a combatir nuevamente contra el Imperio de los "Cien Días" de Napoleón, en la Batalla de Waterloo. Tras este hecho de armas, el 2º Batallón regresó a Inglaterra, donde se disolvió en 1816.

                         Desde ese momento solamente queda el 1º Batallón que sigue destinado en la zona de Asia, donde combatió en la Guerra Maratha y en las dos  Guerras del Opio contra China. En esta campaña ocupó la ciudad de Cantón.

                       En 1878 participa en la Guerra de Afganistán, tras la cual el 59º  regresó a Inglaterra.

SU ACTUACIÓN EN LA CAMPAÑA PENINSULAR

                       Los Honores de Batalla de este regimiento, logrados en la Campaña Peninsular son:

  • La Coruña
  • Vitoria
  • San Sebastián
  • Nive.

                           De las 472 Medallas Generales por Servicios en el Ejército concedidas a este batallón durante la Campaña Peninsular, 115 de ellas llevarán la placa de San Sebastián.

LA ÚLTIMA TRAGEDIA DEL 59º EN LAS GUERRAS NAPOLEÓNICAS

                         Tras su participación en la campaña contra el Imperio de los "Cien Días" de Napoleón, que terminó con la conocida batalla de Waterloo (1815), el 59º persiguió a los franceses hasta las puertas de Paris, tras combatirlos nuevamente en Cambrai. Frente a la capital francesa permaneció acampado cuatro meses, en el Bois de Boulogne. Tras la firma de la paz con los franceses el 6 de Diciembre de 1815, el regimiento embarcó hacia las costas inglesas desde Calais.

                       Al llegar a Inglaterra, muchas de las esposas e hijos de sus oficiales y soldados esperaban ansiosamente en el puerto, tras tantos años de separación. Desde Ramsgate (Inglaterra) zarparon con sus familias el 25 de Enero de 1816 rumbo a Cork (Irlanda) embarcados en los transportes "Seahorse" y "Lord Melville", este segundo buque compartido con el 2º Batallón de 62º de Infantería.

                        Una tremenda tempestad sorprendió al convoy, compuesto también por el transporte "Boadicea", en el que viajaba el 82º Regimiento de Infantería. Los tres buques naufragaron empujados contra las rocas de la costa.

                       En el "Seahorse" murieron ahogados 13 Oficiales y 264 suboficiales y soldados del 2º Batallón del 59º de Infantería de Línea. Con ellos perecieron 15 marineros de la tripulación, 1 Oficial de Marina Real, y las 33 esposas y 38 hijos de los hombres del regimiento. Ninguno de sus familiares se salvó. Las corrientes arrastraron hacia la costa únicamente sesenta cuerpos, que fueron enterrados en la arena de la playa, a cien metros de la orilla.

                   Muchos de los náufragos eran veteranos del asedio a la ciudad de San Sebastián. De entre todos los militares que viajaban en el transporte "SeaHorse" podemos mencionar, por ejemplo, a los tenientes Alexander Macpherson y Henry Hartford, ambos heridos en el ataque del 31 de Agosto, el segundo de ellos grave, que tuvieron la suerte de sobrevivir a la catástrofe. Peor suerte corrieron el cirujano James Hagan y el Intendente del regimiento William Baird, de 30 y 38 años respectivamente, también veteranos del asedio de San Sebastián, que perecieron entre los restos del naufragio.

Monumento en recuerdo de las víctimas del "SeaHorse" en Doneraile y el Obelisco de Tramore.

                         En el otro transporte, el "Lord Melville", la suerte hizo que el número de ahogados fuese menor gracias a la ayuda que recibieron de los habitantes del lugar. En este navío viajaban, como ya he mencionado parte del regimiento 59º y del 62º. El Capitán Francis Fuller, y los Tenientes Edward Duncan, William Pittman, Paterson 'Hara, Wright Edwards, Peter Robertson y Lewis Carmichel, todos veteranos del 59º en el ataque a San Sebastián, lograron salir vivos de la catástrofe. Curiosamente todos los tenientes mencionados resultaron heridos en el asalto a la ciudad. El Teniente Carmichel, por ejemplo, permaneció todo el asalto del día 31 de Agosto en la brecha de la muralla animando a sus hombres, inmovilizado, tras haber resultado herido en tres ocasiones seguidas.

                       Las víctimas en este segundo naufragio fueron mucho menores. Perecieron 1 capitán del 62º y 2 soldados del 59º. Otros dos Capitanes del 59º tuvieron que lamentar la pérdida de sus esposas, y el Sargento Weld, del mismo regimiento, a su esposa e hijo.

                   Hay varias recuerdos sobre este luctuoso acontecimiento. El primero es el monolito situado junto a la playa, que originariamente estaba junto a las tumbas. El segundo es un obelisco en medio del Cementerio de la Iglesia Parroquial de Tramore. Este monumento tiene en sus cuatro caras escritos los hechos más destacados del regimiento. En la orientada hacia el Este, encontramos escrito el nombre de San Sebastián 1813.

RELACIÓN DE REGIMIENTOS QUE CONTRIBUYERON CON PARTE DE SUS EFECTIVOS EN EL ASEDIO DE SAN SEBASTIÁN

                      En este listado se incluyen los regimientos y unidades que, a pesar de su contribución, no ostentan entre sus "Honores de Batalla" el nombre de San Sebastián. Su participación en el asedio se debe al llamamiento efectuado por Lord Wellington al resto de divisiones, para que sus voluntarios "enseñaran" a luchar a la 5ª División.

1º REGIMIENTO DE GUARDIAS

(GRANADEROS)

                         Este regimiento se formó originariamente, en 1656, como Guardia del Rey, siendo denominado como Guardia de Granaderos a partir de 1815.

                        Desembarcó en la Península el 29 de Octubre de 1808.

                    Tras el desastre de La Coruña, fueron reembarcados para abandonar la campaña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809. Regresó con su 2º del 31 de Marzo de 1810 al 25 de Mayo de 1811 en que es nuevamente reembarcado, y posteriormente con su 3º Batallón el 27 de Abril de 1811. Este se verá reforzado con la llegada del 1º Batallón el 1 de Octubre de 1812.

                     Este regimiento consiguió 63 Medallas Generales por Servicios en el Ejército con la placa de San Sebastián, de un total de 1019.

                     Las bajas del 1º Batallón durante el año 1813 ascendieron a 570 muertos, de los que la inmensa mayoría lo fueron como consecuencia de una epidemia de fiebres que se desató en la primera parte del año.

                    El 1º y 3º Batallones permanecieron en la Campaña hasta el 27 de Julio de 1814, fecha en que fueron definitivamente embarcados.

 2º REGIMIENTO DE INFANTERÍA

(ROYAL WEST SURREY o de LA REINA)

                      Desembarcado en la Península el 20 de Agosto de 1808, fue reembarcado entre el 17 y 18 de Enero de 1809, durante la evacuación del ejército expedicionario británico, para regresar nuevamente a la acción el 2 de Marzo de 1811

.                       Este regimiento fue recompensado con 522 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 13 llevan el cierre de San Sebastián. Destacamos al SoldadoJames Thomson, que ostentó el máximo número de cierres del regimiento, con diez.

                   El regimiento se embarcó rumbo a la metrópoli al final de la Campaña, exactamente el 14 de Junio de 1814.

 7º REGIMIENTO DE FUSILEROS REALES

(CITY OF LONDON REGIMENT)

                       Sus dos batallones, el 2º presente desde el 5 de Abril de 1809 en la Campaña Peninsular, y el 1º desde Julio de 1810, fueron fusionados en uno sólo tras haber sufrido ambas unidades fortísimas pérdidas en la Batalla de La Albuera (705 bajas). En total consiguieron en la Campaña Peninsular 1908 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 41 contienen la placa de San Sebastián.

                        Fue uno de los regimientos que más bajas sufrió a lo largo de la Campaña, con 958 muertos.

                  Permaneció en la Campaña hasta el 14 de Junio de 1814, en que fue embarcado.

 

20º REGIMIENTO DE FUSILEROS DE LANCASHIRE

(DEVONSHIRE DEL ESTE)

                       En la Península estuvo presente su 1º Batallón, que desembarcó el 20 de Agosto de 1808. Fue evacuado de La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para no regresar hasta el 15 de Noviembre de 1812.

                       Consiguió 726 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 18 lucen la placa con el nombre de San Sebastián. Destaca el Soldado Charles Stainsby, que ostentó el máximo número de cierres, once en total, entre los que se encuentra el de nuestra ciudad.

                    Permaneció en la Campaña hasta el 22 de Junio de 1814, fecha en que fue embarcado.

23º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

 (REALES FUSILEROS DE GALES)

                       Desembarcó su 2º Batallón en la Península el 29 de Octubre de 1808. Fue evacuado con el resto de la expedición británica entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para regresar nuevamente, esta vez con su 1º Batallón, el 10 de Diciembre de 1810.

                   Participó en San Sebastián con tropas de su 1º Batallón. De las 1134 Medallas Generales por Servicios en el Ejército 30 de ellas llevarán el nombre de San Sebastián en sus clasps.

                 Permaneció en la Campaña hasta el 6 de Junio de 1814, fecha en la que fue embarcado.

27º REGIMIENTO DE LOS REALES FUSILEROS INNISKILLING

                     Participa con su 3º Batallón, denominado también como "Jóvenes Inniskillings", que desembarcó el 2 de Noviembre de 1808, permaneciendo hasta su evacuación tras la desastrosa campaña de La Coruña. Regresó nuevamente a la Península en Noviembre de 1812. Fue reforzado con la llegada de su 2º Batallón el 3 de Enero de 1813.

                   De sus 1150 Medallas Generales por Servicios Generales en el Ejército, 28 llevan la placa de San Sebastián.

                        Su 1º y 3º Batallones fueron embarcados para servir en la Guerra contra los Estados Unidos de América el 31 de Mayo de 1814, mientras que el 2º regresó a casa en Junio de 1814.

28º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(NORTH GLOUCESTERSHIRE)

                     Desembarcó su 1º Batallón en la Península el 25 de Agosto de 1808. Fue evacuado de La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para regresar nuevamente, esta vez con su 2º Batallón, en Septiembre de 1809, y con el 1º desde Septiembre de 1810 hasta el 13 de marzo de 1811, en que fue nuevamente es reembarcado, para regresar solamente tres meses después, el 21 de Julio de 1811. El 2º Batallón también fue embarcado en Agosto de 1811, abandonando momentáneamente a su batallón hermano.

                        Esta denominación la ostentaban dos regimientos, el ya mencionado 28º y el 61º. El 28º regimiento desplegó en la Península sus dos batallones, consiguiendo 1303 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que solamente ostenta la placa de San Sebastián una.

                     El 1º Batallón permaneció en la Campaña hasta el 12 de Junio de 1814, en que fue embarcado.

 36º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(WORCESTERSHIRE)

                       Desembarcó a su 1º Batallón en la Península el 6 de Agosto de 1808, donde permaneció hasta su reembarque en el transcurso de la evacuación del ejército expedicionario inglés en La Coruña, entre el 17 y  el 18 de Enero de 1809, para regresar nuevamente el 2 de Marzo de 1811.

                   Se le otorgaron 751 Medallas Generales por Servicios en el Ejército de las que 10 contienen el nombre de San Sebastián.

 40º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA LANCASHIRE DEL SUR

(THE PRINCE OF WALES,S VOLUNTEERS)

                       Desembarcó a su 1º Batallón en la Península el 6 de Agosto de 1808.

                     Compartía esta denominación con el regimiento número 82º. El 40º regimiento consiguió 1590 Medallas Generales por Servicios en el Ejército durante la Guerra de Independencia, de las que 8 contienen la placa con el nombre de San Sebastián.

                  Permaneció en la Campaña hasta el 14 de Junio de 1814, fecha en que fue embarcado.

43º REGIMIENTO DE INFANTERÍA LIGERA

(MONMOUTHSHIRE)

                     Desembarcó su 2º Batallón en la Península el 20 de Agosto de 1808, y al 1º el 29 de Octubre del mismo año, siendo reembarcados en la huída del ejército expedicionario inglés, entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para regresar con su 1º Batallón el 5 de Julio de 1809.

                          Tuvo mucha actividad durante la Campaña Peninsular, consiguiendo 2340 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 21 contienen el nombre de San Sebastián.

                         El 1º Batallón permaneció en la Campaña hasta el 23 de Julio de 1814, en que fue embarcado.

48º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(NORTHAMPTONSHIRE)

                      Tenía dos batallones en la Península. El 2º Batallón, desembarcado desde el 5 de Abril de 1809 que sirvió hasta Junio de 1811, y el 1º en servicio desde el 22 de Junio de 1809.

                      Por su periplo peninsular se le otorgaron, nada menos, que 1446 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 17 contienen la placa con el nombre de San Sebastián.

                       El 1º Batallón permaneció en la Campaña hasta el 14 de Junio de 1814, en que fue embarcado.

52º REGIMIENTO DE INFANTERÍA LIGERA

(OXFORDSHIRE)

                        Desembarcó su 2º Batallón en la Península el 20 de Agosto de 1808, y al 1º el 25 del mismo mes, donde permanecieron hasta su reembarque en La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809. Regresó su 1º Batallón el 5 de Julio de 1809 y el 2º el 5 de Marzo de 1811, permaneciendo en la campaña hasta el 25 de Febrero de 1812 en que es reembarcado, para regresar posteriormente.

                        En el asedio de San Sebastián será precisamente el 1º Batallón el involucrado, al participar en el asalto a la Brecha de la ciudad con los voluntarios reclutados entre sus filas. Este regimiento había contribuido anteriormente con sus voluntarios en los asedios de Badajoz y Ciudad Rodrigo. Estos hombres esperaban poder promocionarse más rápidamente gracias a estos arriesgados actos que se podrían calificar, algunas veces, como desesperados. La mortandad era enorme y la recompensa no estaba garantizada. Uno de los oficiales que se presentaron fue el Mayor John Philip Hunt, quien resultó gravemente herido en el asalto del 31 de Agosto.

                         Se le otorgaron 2519 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 52 contienen la placa con el nombre de San Sebastián.

                       Permaneció en la Campaña hasta el 17 de Junio de 1814, en que fue embarcado.

60º REGIMIENTO DEL REAL CUERPO DE FUSILEROS

(ROYAL AMERICAN)

                        Desembarcó en la Península el 6 de Agosto y el 29 de Octubre de 1808. Fue evacuado de La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para regresar con su 1º Batallón en 1812.

                        Se le adjudicaron 225 Medallas Generales por Servicios en el Ejército de las que solamente una contiene la placa con el nombre de San Sebastián.

 61º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(SOUTH GLOUCESTERSHIRE)

                         Desembarcó su 1º Batallón en la Península el 22 de Junio de 1809.

                   Comparte denominación con el regimiento número 28º. En la Península solamente desplegó el 1º Batallón, que consiguió 840 Medallas Generales por Servicios en el Ejército de las que solamente una luce la placa con el nombre de San Sebastián.

68º REGIMIENTO DE INFANTERÍA LIGERA DE DURHAM

                          Desembarcó en la Península en Julio de 1811.

                         Se le distinguió con 482 Medallas Generales por Servicios en el Ejército. de las que 18 contienen la placa con el nombre de San Sebastián.

                        Permaneció en la Campaña hasta Julio de 1814, en que fue embarcado.

 82º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(LANCASHIRE DEL SUR)

                          Desembarcó su 1º Batallón en la Península el 6 de Agosto de 1808, donde permaneció hasta su reembarque en La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809, para regresar nuevamente el 23 de Febrero de 1811.

                         Compartía esta denominación con el 40º regimiento. El 82º desplegó en la Península al 1º Batallón, que consiguió 640 Medallas Generales por Servicios en el Ejército, de las que 20 contienen el nombre de San Sebastián.

                      El 1º Batallón fue embarcado para luchar contra los Estados Unidos de América el 5 de Mayo de 1814.

Placa en recuerdo de las víctimas de la tempestad del 30 de Enero de 1816, que se encuentra en St. Multase Church de Kinsale.

                       Tras regresar al continente europeo y participar en la campaña de Waterloo, fue embarcado para Inglaterra a principios de 1816. Desde allí, el 82º embarcó en el transporte "Boadicea", que tras una terrible tempestad naufragó cuando navegaba hacia las costas irlandesas. Gran número de mujeres e hijos de los hombres del regimiento habían embarcado con ellos. En este trágico acontecimiento perdieron la vida 3 oficiales, 8 sargentos, 9 cabos y 140 soldados del regimiento. A estas pérdidas hay que sumar las de 13 mujeres y 16 niños, todos esposas e hijos del regimiento.

87º REGIMIENTO DE REALES FUSILEROS IRLANDESES

(PRINCESS VICTORIA´S)

                          Contribuye con efectivos de su 2º Batallón, que desembarcó para realizar la Campaña Peninsular el 13 de Marzo de 1809. Tras la evacuación de La Coruña, regresó con su 2º Batallón el 11 de Febrero de 1811.

                       De las 578 condecoraciones ganadas durante la Campaña Peninsular, cinco llevaran la placa con el nombre de San Sebastián.

92º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA

(GORDONS HIGHLANDERS)

                          Desembarcó su 1º Batallón en la Península el 25 de Agosto de 1808, donde permaneció hasta su reembarque en La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809.

                             De sus 1070 Medallas Generales, solamente tiene una con la placa de San Sebastián.

                              Permaneció en la Campaña hasta el 17 de Julio de 1814, fecha en la que fue embarcado.

El 95º en la retirada de La Coruña.

95º REGIMIENTO DE FUSILEROS

(THE PRINCE CONSORT'OS OWN)

                           Desembarcó su 2º Batallón en la Península el 6 de Agosto de 1808, y al 1º Batallón el 20 del mismo mes, donde permanecieron hasta su reembarque en La Coruña entre el 17 y el 18 de Enero de 1809. El 1º Batallón regresó a la Península el 5 de Julio de 1809, y el 2º y 3º en Abril de 1810, aunque recibieron continuos refuerzos con nuevas compañías.

                          Destinó un destacamento de voluntarios al igual que el resto de regimientos de la División Ligera, para apoyar el asalto del 31 de Agosto a San Sebastián. Tenemos el relato de Edward Costello en el que nos menciona que en su compañía hubo que sortearlo ante el gran número de voluntarios que se presentaron. De cada compañía solamente se escogerían dos hombres, en este caso los "agraciados" se llamaban Royston y Ryan. Tenían un premio de 20 libras, que fue rechazado. Alegaron que eran voluntarios por honor, no por dinero.

                                Este tipo de detalles deja claro que no se puede nunca pluralizar, tal y como se está haciendo últimamente, calificando a todos los soldados voluntarios como carniceros ansiosos de botín. Que los habría nadie lo duda, pero que también participaron gentes llenos de espíritu patriótico también.

                            Permanecieron en la Campaña hasta el 13 de Julio de 1814, en que fueron embarcados.

 

 

COLDSTREAM GUARDS

                       Desembarcó en la Península el 13 de Marzo de 1809. En La Coruña abandonaron la Campaña Peninsular, para regresar nuevamente con su 2º Batallón desde el 31 de Marzo de 1810 al 25 de Mayo de 1811 en que es nuevamente reembarcado, para regresar después.

                          Participó en los dos asaltos a la ciudad de San Sebastián, aportando algo más de 200 voluntarios, que sufrieron muchísimo. Entre muertos y heridos tuvieron no menos de las 3/4 partes de sus efectivos, una cantidad atroz.

                           De las  1020 Medallas Generales  ganadas en la Península en 27 de ellas figura la placa con el nombre de San Sebastián.

                        Permaneció en la Campaña hasta el 28 de Julio de 1814, en que fue embarcado.

                            (Clica sobre las páginas inferiores para desplegarlas)

GUARDIA ESCOCESA

                        Consiguió 1314 Medalla Generales por Servicios en el Ejército de las que en 42 figura el nombre de San Sebastián.

KING'S GERMAN LEGION

                      La King's German Legion era una unidad militar que abarcaba todos los diferentes cuerpos de ejército , infantería, caballería, artillería, etc. Estaba compuesta por antiguos militares y ciudadanos de origen principalmente alemán, del Principado de Hannover, que una vez anexionado por Francia, había sufrido la disolución de su ejército, junto a las demás instituciones nacionales. Ese ataque ya anexión francesa, realizada el 5 de Julio de 1803 se debió a que el Príncipe de Hannover era Jorge III, rey de Inglaterra. 

                         Por este motivo, muchos de estos ex oficiales se exiliaron bajo la tutela de su monarca, poniendo a su disposición su saber militar. Durante los trece años que estuvo en activo la KGL, por sus filas pasaron no menos de 28.000 hombres, no cesando en ningún momento de estar activa contra los franceses, hasta la batalla final en Waterloo.

                      Es curioso señalar que los franceses organizaron otro ejército Hannoveriano que luchaba a favor del emperador, por lo que encontramos gentes de este principado en ambos bandos.

                     Muchas veces sus efectivos se vieron engrosados por la incorporación de desertores y prisioneros extranjeros que servían en los ejércitos franceses, como ocurrió en la Batalla de Vimiero, donde se le unieron nada menos que 163 hombres.

                       Su organización:

    Caballería

  • 2 Regimientos de Dragones
  • 3 Regimientos de Húsares

     Infantería

  • 2 Batallones de Infantería Ligera
  • 8 Batallones de Infantería de Línea

    Artillería

  • 2 Baterías montadas

    Ingenieros

                         La KGL lucho en casi todas las grandes batallas de la guerra contra Napoleón, pero nunca disfrutó de la libertad de actuar de manera autónoma. Siempre estuvo ligada al resto de tropas británicas. Su calidad combativa y su férrea disciplina hicieron que estas unidades fuesen las mejores a la hora de demostrar valor y capacidad de lucha contra el enemigo.

                        Estuvieron presentes en Hannover, Pomerania, Copenhague y el desastre de Walcheren.

                       La Campaña Peninsular, estuvieron bajo las órdenes de Sir John Moore durante retirada de La Coruña, para regresar posteriormente con Lord Wellington, con quien estuvieron presentes en Bussaco, La Barrosa, Fuentes de Oñoro, Badajoz, La Albuera, Ciudad Rodrigo, Salamanca, Moriscos, García Hernández, Burgos, Venta del Pozo, Batalla de Vitoria, Beasain, Tolosa, asedio de San Sebastián, San Marcial, Nivelle, y posteriormente en Waterloo, donde se inmortalizaron defendiendo "La Haye Sainte".

                       En el asedio de San Sebastián se vieron implicados el 1º y 2º Batallones de Infantería Ligera y el 5º de Infantería de Línea.

                      Una vez reconstituido el Estado de Hannover, este formó su propio ejército, por lo que sobre el papel contaba con dos ejércitos diferentes. Tras la disolución de la K.G.L en 1816, muchos de sus veteranos se integraron en el nuevo ejército Hannoveriano, pero para muchos otros, sobre todo de rangos inferiores, esta refundación sólo les trajo muchos sufrimientos y penalidades.

Honores de Batalla

  • Península
  • Waterloo
  • Venta del Pozo (1º y 2º Batallones de Infantería Ligera)
  • El Bodón (1º de Húsares)
  • La Barrosa (2º de Húsares)
  • Göhrde (3º de Húsares)

                      Durante el ataque a las brechas de San Sebastián, participó con tropas voluntarias, no sabiéndose exactamente cuál fue su distribución entre las distintas unidades que formaron las columnas. Si conocemos que aproximadamente el número de bajas que sufrieron, entre muertos y heridos, supero los 40 hombres entre todos los rangos.

BRUNSWICK TROOPS

                          También conocidos como Brunswick-Oels Jägers, o los "Negros de Brunswick", por el color de su uniforme, adornado con insignias de la muerte y calaveras plateadas, que impresionaban a sus rivales. Este detalle era acorde a la bravura y fiereza de sus hombres en el combate. Se trata de un cuerpo de voluntarios formado por el Duque de Brunswick, Federico Guillermo, tras la anexión sufrida por su pequeño estado por las tropas francesas. Combatieron a los ejércitos napoleónicos en todos los frentes.

                        Con el paso del tiempo y la aparición de la King's German Legion, también formada con tropas alemanas, las filas de esta unidad se vieron muy reducidas. Los mejores elementos se pasaron a esta segunda formación militar. Esto originó que los que se quedaron en la Brunswick no fueran los más deseables y disciplinados soldados, motivo por el que se dieron muchos casos de deserciones.

                      Al Campaña Peninsular solamente vino un batallón, del que dos compañías fueron destinadas a la 5ª División, donde permanecieron hasta el final de la guerra. El resto engrosó la 7ª división, participando englobadas en estos cuerpos en casi todas las acciones importantes de nuestra Guerra de la Independencia.

En la toma de San Sebastián el 31 de Agosto, las dos compañías de la 5ª División sufrieron 15 bajas:

 

MUERTOS

HERIDOS

DESAPARECIDOS

OFICIALES

0

1

1

TROPA

2

6

5

 

                          Además de estos regimientos, un gran número de oficiales y soldados pertenecientes a otras unidades también participaron. Por su reducido número, no se puede afirmar que su regimiento participara en el asedio. Por ejemplo el oficial G. Brown (Clica la página para desplegarla)

REAL CUERPO DE INGENIEROS

(ROYAL ENGINEERS)

                          Era uno de los cuerpos más elitistas del ejército británico, compuesto exclusivamente por oficiales adiestrados en la academia militar de Woolwich. Pese a su importancia en la época de la Campaña Peninsular contra las tropas francesas, el número de sus efectivos era muy reducido. En el año 1813  sólo se había visto incrementado hasta los 262 hombres y del total de esta cifra tendríamos que restar muchos oficiales, que pese a estar inscritos como tales, se encontraban retirados o inactivos.

                         La importancia de esta unidad en la Guerra de Independencia fue crucial. En numerosas ocasiones la fuerza expedicionaria inglesa se encontrara inmersa en acciones de sitio a ciudades fortificadas. Las labores a desarrollar por los ingenieros eran inmensas y arriesgadas. Al carecer el ejército de una unidad especializada en construcciones, hacía que se tuviesen que utilizar para estos menesteres a tropas de infantería, sin experiencia, por lo que los oficiales se veían obligados a supervisar el desarrollo de los trabajos a pie de campo. Este detalle ocasionará que el índice de bajas sufrido sea elevadísimo. Es el índice de mortalidad más elevada de entre todos los cuerpos militares de la época.

                       Para ilustrar con un ejemplo la afirmación anterior, mencionaremos que durante la Guerra Peninsular los ingenieros que participaron fueron 102, de los que murieron 24 en combate y uno de agotamiento. Este hecho junto a que los asedios se convirtieran en auténticas carnicerías para las tropas británicas atacantes, podría cuestionar la efectividad de esta unidad, pero nada más lejano de la realidad. El Cuerpo de Ingenieros se veía obligado a trabajar en unas condiciones lamentables, como ya lo menciona Napier en su Historia de la Guerra en la Península:

                        " (...) los más hábiles se toparon con la falta de todas las cosas necesarias para prestar un servicio real. Sin un cuerpo de zapadores y mineros, sin un soldado que supiese como llevar a cabo estas operaciones bajo el fuego, se vieron obligados a atacar fortalezas bélicamente bien defendidas  ... Los asedios llevados a cabo por los británicos en España fueron una sucesión de carnicerías, porque los materiales más comunes y los medios necesarios para su arte se les negó a los ingenieros "

                        La primera gran obra que realizaron en la Península se desarrolló en Portugal, en 1809, gracias a la maestra dirección del Teniente Coronel  Sir Richard Fletcher, quien resultará muerto en San Sebastián (31 de Agosto de 1813). Se trata de la realización de una línea defensiva fortificada, compuesta por más de 180 reductos con 600 piezas de artillería, destinada a parar el avance de las tropas imperiales francesas. Se la conoció como "Línea de Torres Vedras", y se extendía a lo largo de más de 40 kilómetros cerca de la desembocadura del Tajo, con capacidad para mantener unos 40.000 hombres tras sus posiciones. Esta colosal obra tuvo como resultado el primer revés importante de los ejércitos napoleónicos.

                          Durante la Campaña militar en España, destacan tres sitios desarrollados por los británicos por su importancia militar, así como por el enconamiento de los defensores y atacantes, lo que desembocó en una sucesión de carnicerías para ambos ejércitos. Son los de  Badajoz, Ciudad Rodrigo y San Sebastián.

                      Badajoz fue un verdadero dolor de cabeza para lord Wellington tras dos asaltos fallidos a sus defensas, con las nefastas consecuencias que esto trae a la moral de sus tropas. Durante esta acción, se pusieron en primera línea a 24 ingenieros reales, que pudieron ver como se aceleraban y mejoraban sus trabajos, a partir de este segundo fracaso, gracias a la incorporación de 115 artificieros, que iban a ser el germen de una nueva unidad, claramente necesaria e imprescindible, el Real Cuerpo de Zapadores y Minadores.

                        El historiador británico Charles Oman, en su obra titulada "El Ejército de Wellington", ya apunta como responsables de los fracasos de Badajoz a la administración y asesores militares, por no haber previsto la creación del Cuerpo de Zapadores y Minadores, que trabajarían mano a mano con los Ingenieros Reales.

                           En el asedio de San Sebastián participaron 18 Oficiales de Ingenieros, de los que cayeron muertos la increíble cifra de 11. Como ya he señalado, el Teniente Coronel Sir Richard Fletcher, el de más alto rango y reconocido prestigio, fue una de estas bajas, por lo que su muerte fue una de las más sonadas y lamentadas en toda la campaña, comparable a la del general John Moore en La Coruña, a pesar de sus diferencias en el escalafón militar.

                          La mayoría de los Ingenieros fueron destinados, una vez terminada la Guerra con Francia, a la nueva confrontación que esta vez se desarrollaría en territorio americano, la Guerra contra los Estados Unidos de América.

(Clica en las páginas inferiores para desplegarlas)

REAL CUERPO DE ARTILLERÍA

                          Su papel durante el asedio de San Sebastián fue importantísimo. La misión de abrir brecha en la muralla era vital para el buen fin de la acción. Por este motivo vemos que los ingenieros ingleses montarán constantemente nuevas baterías, tras la llegada de hasta tres trenes de artillería, principalmente en los arenales del Chofre, actual barrio de Gros de San Sebastián.

                          También se hicieron baterías en el alto de San Bartolomé y en la isla de Santa Clara. Incluso es digno de mencionar que nada más ser tomada la ciudad, se levantó una nueva batería, la última y más poderosa, en los terrenos del hornabeque de San Carlos, que cubría el frente de tierra, con la misión de batir el monte Urgull y su castillo, último refugio de las asediadas tropas imperiales.

                        Hay que distinguir el empleo de diferentes calibres, desde los más normales generalmente utilizados por la Royal Hors Artillery (RHA), a los destinados a asediar una plaza, de 24 y 18 pulgadas, que vinieron hasta San Sebastián en los ya mencionados tres trenes de artillería desembarcados en el puerto de Pasajes. El segundo de estos trenes, que vino a reforzar al primero en la segunda parte del asedio, vino exprofeso desde Inglaterra por petición de Lord Wellington.

10ª COMPAÑÍA DEL 5º BATALLÓN ROYAL ARTILLERY.

                        Su nombre se cambió en 1819 a 8ª Compañía, y a mediados del XIX se la conocía como 5ª Batería de la 5ª Brigada.

                          En su historial encontramos las siguientes acciones:

  • 1799 Expedición a Holanda.
  • 1809 Expedición a Portugal.
  • 1812 Sitio a Ciudad Rodrigo.
  • 1812 Asedio de Badajoz.
  • 1812 Captura de la Fortificaciones francesas de Alviarez.
  • 1812 Toma de las fortificaciones entorno a Salamanca.
  • 1812 Asedio de Burgos.
  • 1813 Asedio de San Sebastián.
  • 1814 Asedio de Bayona.

                        Cuando sirvió en el asedio de San Sebastián se encontraba a las órdenes del Capitán Frederick Glubb.

                       La Real Artillería Montada también participó.

                     La RHA (Real Artillería Montada), estaba dividida en "Troops", distinguidas por una letra. Desde la A hasta la M, de las que nos interesan por su actuación en San Sebastián las denominadas como "F" e "I".

                     La composición y el número de efectivos que componían una "troop" varía a lo largo de la campaña, por lo que solamente podemos aventurar unas cifras aproximadas. Nos basaremos en la obra del Mayor John H. Leslie titulada  "The services of the Royal Regiment of Artillery in the Peninsular War 1808 to 1814" y publicada en Londres en 1908.

  • Capitanes                                                           2
  • Oficiales Subalternos                                            3
  • Sargentos Servicio Personal                                   2
  • Sargentos                                                           3
  • Cabos                                                                 3
  • Bombarderos (jefes y apuntadores de pieza)            6
  • Artilleros                                                            80
  • Conductores                                                      60
  • Auxiliares (herrador, guarnicionero, etc)                  8
  • Caballos                                                             56
  • Caballos de tiro                                                 108     
  • Total                                 167 hombres

Galope del Teniente Ramsay con la Batería "I" por medio de la caballería francesa.
Curiosamente este valiente y apreciado oficial se encontraba arrestado por orden directa de Lord Wellington durante el asedio de San Sebastián, tras una errónea interpretación de las órdenes en la Batalla de Vitoria. Este oficial moriría en la Batalla de Waterloo.

"F" TROOP ROYAL HORSE ARTILLERY.

                           Se formó el 1 de noviembre de 1794, en Woolwch, bajo el mando del Capitán James Butler. Su principal destino era la defensa del territorio metropolitano.

                           Cuando desembarcó en la Península en 1813, al mando se encontraba el Capitán James Webber-Smith, que desempeñó este cargo entre los años 1809 a 1825. A partir de su llegada su actividad es continua, por lo que la vemos participar en la Batalla de Vitoria, en el Sitio de San Sebastián, el Paso del Bidasoa y la Batalla del Nive. Ya en 1814 está presente en el Bloqueo de la ciudadela de Bayona, el último acto de la Guerra Peninsular contra las tropas Imperiales.

                       Tras la caída de Napoleón y su posterior fuga de la isla de Elba su última misión en las Guerras Napoleónicas la desarrolló en la Batalla de Waterloo (1815), que supuso el final del Imperio de los "Cien Días", para terminar en la toma de Paris.

                        A mediados del s. XIX servirá en la India. Allí verá acción en Secundra Gunge, Futteypore Chersey, Lucknow, Arrah, Judeespore, etc. Nuevamente vemos que es muy activa su participación en estos acontecimientos tan sangrientos que desarrollaron en 1858.

 "I" TROOP ROYAL HORSE ARTILLERY.

                           Se formó en Junio de 1804, bajo el mando de los capitanes William Millar y Robert Bull, actuando continuamente en la Península desde su llegada en Agosto de 1809. De todas las baterías de la R.H.A. británica, es la que más acciones tiene en su palmarés.

                       El año 1810, participa en doce acciones, entre las que destacaremos su participación en la Batalla de Busaco.

                         En 1811 participa en diez y seis enfrentamientos, como Pombal, Redinha, Foz de Arounce, Sabugal, Almeida, Fuentes de Oñoro,etc. En Fuentes de Oñoro tuvo una actuación destacadísima, al escapar de las tropas francesas gracias al Teniente William Norman Ramsay, quien dirigió la batería al galope por medio de la caballería francesa.

                          El año 1812 la vemos en Ciudad Rodrigo, Badajoz, Salamanca, la toma de los fuertes de Salamanca, Dueñas, Burgos, Osma, etc. En total participa en diez y siete acciones. De Noviembre de este año a Abril del siguiente su oficial al mando es el Teniente Coronel Augustus Simon Fraser. A partir de esa fecha asumirá el mando de todos los efectivos de la R.H.A. en la Península hasta Abril de 1814.

                          En 1813 participa en la Batalla de Vitoria, en San Sebastián, en el Paso del Bidasoa, en la Batalla del Nive, y en la batalla de Adour, etc, sumando seis participaciones.

                          En 1814 está presente en el Bloqueo de Bayona.

                     En 1815 participara en la Batalla de Quatre Bras, en Waterloo y en la ocupación de Paris, quedándose en Francia como parte del ejército de ocupación.

                        Apareció mencionada continuamente en los Despachos oficiales del Duque de Wellington por sus destacadas y valientes actuaciones.

                      San Sebastián es la acción bélica de la Guerra de Independencia que más fuego artillero sufrió. San Sebastián se convirtió en la ciudad más bombardeada de toda la Campaña militar de Wellington, y seguramente de todas las Guerras Napoleónicas, superando a muchas otras ciudades con famosos asedios, ya sean nacionales o fuera de nuestras fronteras.    En esta acción intervinieron conjuntamente el Real Cuerpo de Artillería a Pie y el de Artillería Montada.

                      Los británicos utilizaron profusamente un tipo de proyectil que hizo mucho daño entre los defensores franceses,. Los oficiales galos se quejaban continuamente de la efectividad del mismo en comparación con el francés, de características similares, pero mucho menos mortal. Se trata de las latas o botes rellenos de metralla, que estaban rellenados con balas de plomo esféricas, de características similares a las empleadas por la fusilería.

                      (Clica en las páginas inferiores para desplegarlas)